10 preguntas y respuestas para una entrevista con los CEO

entrevista_ceo

Las entrevistas suelen ser estresantes, todos lo sabemos, ¿para qué dar detalles? Ahora imaginémonos que viene la última, con la persona que tiene nada menos que el cargo de CEO. ¡Es como para tirar la toalla! Pero no, porque todo lo que hemos ganado nos obliga a prepararnos para esta última batalla, por intimidante que parezca. Porque si todo sale bien, ya que estamos en tierra derecha, obtendremos lo que buscábamos: el trabajo que queríamos.

Lo principal aquí es mantener los nervios trabajando a favor de nosotros. Preparémonos buen y anticipémonos a las preguntas.

Todas las recomendaciones que te hemos dado en artículos anteriores sirven para triunfar en esta última etapa del proceso. Pero en este artículo queremos aterrizar lo que puede ocurrir en esa instancia. Así que toma nota de estos consejos. Síguelos y te irá bien.

Preguntas de la entrevista

1. “¿Por qué has cambiado tanto de trabajo?”

Ya mencionamos que los reclutadores se fijaban en si habías cambiado de empleo con mucha frecuencia. Esta pregunta, al contrario de lo que pueda parecer a primera impresión, no implica una duda sobre tus capacidades si no comprobar si puedes comprometerte con una empresa.

Aplica sinceridad y cuenta por qué se han dado esos cambios. Evita, eso sí la crítica constante a tus anteriores empresas o managers… por mucho que la merezcan. Piensa que, como en toda relación humana, el conflicto no se da por mala voluntad sino por la diferencia de visión.

Enfoca tu respuesta en las experiencias que has tenido y en cómo han construido de forma positiva tu plan de carrera. Haz ver que has estado buscando un empleo en un lugar donde poder crecer y encajar a gusto.

Si los cambios se deben a una necesidad de crecimiento exponlo, mostrar que deseas avanzar en tu carrera es algo positivo

2. “¿Te han despedido alguna vez? ¿Por qué?”

Aunque esta pregunta no es habitual, a veces algunos directores quieren ver cómo reaccionas, si respondes con sinceridad, si aprendiste algo y cómo recuerdas el suceso. ¿Te sirvió para crecer o aún no lo has superado?

Hablar de experiencias pasadas puede suponer que te pregunten sobre el despido. Esto significa reflotar un suceso que en su momento te esforzaste por superar, lo cual dificulta hablar de este tema. Por ello, es recomendable que practiques en tu casa.

La respuesta influye, pero también la comunicación no verbal. Cualquier gesto desafortunado puede traicionarte y dar una impresión errónea al entrevistador.

La gente no suele mencionar el asunto, pero te aseguramos que más de la mitad de los profesionales han sido despedidos alguna vez, así que no tiene por qué darte vergüenza. Expón los motivos por los que sucedió, qué aprendiste en el proceso y cómo ese cambio ha aportado a tu carrera.

Aunque parezca raro, a veces los despidos pueden suponer un crecimiento profesional que por otro lado no se produciría.

3. “¿Qué expectativas tienes para este año?”

La mayoría de CEOs quieren saber qué esperan conseguir los candidatos una vez que han sido contratados.

Habla como si ya formaras parte de la empresa. Los reclutadores y jefes de departamento se han asegurado de que cuentas con la formación necesaria. Con este planteamiento quieren ver cómo puedes ayudar a la empresa a crecer.

Una buena respuesta es la que combine tus habilidades con tus fortalezas, creando una imagen potente en la mente del director. Usa experiencias pasadas y ejemplos concretos para justificar tu respuesta.

4. “¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?”

¿Tienes pasión por lo que haces? Esta pregunta solo quiere confirmar si lo que haces te gusta. Las empresas saben que los colaboradores motivados son mucho más productivos y tienen más posibilidades de llegar al éxito para todas las partes.

Debes ir más allá del salario y el crecimiento. Demuestra de manera contundente por qué te dedicas a esto y no a otra cosa.

5. “Cuéntame alguna ocasión en que sentiste que habías triunfado laboralmente”

Usa las técnicas de storytelling para responder. Presenta la situación, desarrolla el nudo (los problemas o adversidades que tuviste) y dale un final.

Contar una historia puede ayudarte a conectar con tu interlocutor y crear una relación de empatía entre ambos. No menosprecies el poder que esta pregunta puede tener en tu candidatura.

6. “¿Cómo te describiría tu último jefe?”

Esta puede ser una pregunta trampa, sobre todo si dejaste el último empleo con un sabor amargo. Pero plantearte este tema sirve para conocer mejor tu personalidad.

Es la manera de poder hablar sobre cómo tu personalidad y experiencia encajaban en tu último cargo. Si tuviste una experiencia negativa, comparte lo que aprendiste, cómo desarrollaste la habilidad de ser resiliente y cómo superaste los retos de trabajar con alguien incompatible contigo.

7. “¿Qué es lo que más valoras de esta empresa?”

Nos imaginamos que habrás investigado la empresa en profundidad. Solo así podrás salir de esta pregunta con la frente en alto.

Lo que quieren saber los CEO es si entiendes los valores y la misión de la empresa. Y, sobre todo, si los compartes. Muchos candidatos terminan abandonando la empresa por un problema de incompatibilidad de valores.

8. ¿Cómo te sientes los lunes?

66% de los reclutadores busca a candidatos automotivados y 72% quiere usarán como filtro la  actitud positiva de los candidatos.

Así ni se te ocurra hablar de la depresión de los lunes. Cuenta qué es lo que más te motiva de empezar de nuevo la semana. Los nuevos retos que tienes por delante, el trabajo en equipo, la posibilidad de aprender algo nuevo…

Nadie mejor que tú conoce por qué tus lunes son positivos. Además, sabemos que realmente estás cómodo con lo que haces y que estás en armonía con tu trabajo. Por el momento no todo el mundo lo logra, lamentablemente, pero cuando se logra es algo hermoso.

9. “¿A qué dedicas el tiempo libre?”

En los últimos años las preguntas sobre los hobbies se habían reducido, pero con el incremento de la necesidad de conocer mejor a los candidatos y apreciar sus habilidades blandas durante las entrevistas, es necesario hablar del tiempo libre.

Como hemos comentado anteriormente, hay hobbies que pueden ayudarte a desarrollar nuevas habilidades o mejorar las que ya tienes. Si practicas algún deporte cuenta que es lo que te gusta y qué es lo que te aporta.

Si te encanta leer habla sobre el último libro que ha caído en tus manos, o lo mismo sobre las películas y series que has visto o cualquier otra experiencia enriquecedora. Es la ocasión de mostrar un poco más de ti fuera de la faceta profesional.

10. “¿Qué es lo primero que harás cuando empieces a trabajar aquí?”

Aun no es el momento de saltar de alegría. Céntrate en responder esta pregunta y dar la sensación de que ya te ves allí, trabajando el próximo lunes.

No hay una sola solución correcta para esta pregunta, así que siéntete libre de mostrarte un poco más. Piensa en qué hiciste en otros trabajos o cómo se sintieron antiguos compañeros al llegar.

El compromiso que se genera los primeros meses con la empresa es vital para lograr una relación sana.

Por fin ha terminado la entrevista con los CEO. Quién sabe si este “por fin” se ha transformado en un “lamentablemente”, porque se formó un buen lazo. Como sea, no te olvides de los pasos que debes dar antes de irte. Agradece el tiempo que te han dedicado, ofrece la posibilidad de responder cualquier duda si les surge más tarde y abandona la sala con una gran sonrisa. Si llegaste hasta acá es por tus grandes cualidades, es cosa de confirmarlas para que todo salga como tú querías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *