¿A qué se debe esa laguna en tu CV?

paron_cv

Puede que a lo largo de nuestra carrera laboral haya algún periodo de inactividad que termine reflejado en nuestro currículum, y esto significa que vas a tener que enfrentar ciertas preguntas durante la entrevista de trabajo. Hoy vamos a ver cómo darles respuesta.

Las entrevistas provocan nervios e inseguridad. Es importante tener preparadas algunas respuestas desde antes para que esos nervios no nos jueguen una mala pasada.

Entre las preguntas para las que necesitamos llevar preparada la respuesta, está la de las lagunas en nuestra vida profesional. Es una buena decisión tener claridad cuando nos pregunten por las épocas sin actividad que aparecen en el currículum.

¿Ocultar o no las lagunas?

Guillermo Ceballos, Managing director y headhunter en Taléntika, confirmó en uno de nuestros webinars que es necesario que incorporemos ese periodo de tiempo en el currículum y que expliquemos qué hicimos.

Puede que hayas estado cesante, pero está claro que también habrás dedicado ese tiempo al crecimiento personal y/o profesional. Embarazo, crianza, cuidados a otras personas, emprendimientos, estudios, crecimiento personal, labores cívicas: algo habrás hecho y dar a conocer esta información a los reclutadores los ayudará a tener una visión más amplia de ti como candidato, lo cual a su vez te ayudará a ti.

Cuando los candidatos aparecen con un período sin actividad laboral no da motivos para descartarlos un candidato, opina Ceballos, pero es inevitable fijarse en eso cuando se analiza y se y revisa el CV.

Lo que no se dice en el currículum crea dudas y los gestores de talento reflexionan sobre qué ha podido suceder en ese tiempo.

En las entrevistas debemos responder con honestidad, y ante la pregunta debemos responder a qué hemos dedicado ese tiempo. Todos los motivos son entendibles y, al fin y al cabo, somos personas, así que es fácil empatizar con alguien que expone sus razones.

Hay gente que se toma un tiempo para estudiar un magíster, encontrar su vocación, cuidar a alguna persona enferma, a mejorar su la salud física o mental.

Hay gente que, ante estos vacíos, crean un CV funcional, basado en habilidades y con un breve resumen laboral. Para Ceballos, es importante exponer la experiencia profesional en orden cronológico, de más a menos reciente. Al hacerlo de este modo facilitamos la lectura a los reclutadores..

En estos casos es importante destacar los hitos profesionales y qué aprendiste en cada lugar: que los ojos del reclutador se centren en esa información más que en las fechas y lagunas.

Gap year

En algunos países es muy habitual tomarse un año sabático. En Australia, por ejemplo, muchos estudiantes universitarios dedican un año a viajar y conocer mundo.

Esto es algo habitual que se da en otras comunidades. Por ejemplo, los Amish consideran un período para familiarizarse con modos de vida “de afuera”. Conocer mundo te da una mayor perspectiva y te ayuda a sentir mayor paz ante las decisiones que tomes.

“El mundo es como un libro abierto, quien no viaja sólo ha leído la primera página”

San Agustín

Sin embargo, estamos en Latinoamérica y nos cuesta entender (y financiar) este gap year. Poco a poco la percepción va cambiando, pero la verdad que se espera una experiencia laboral más lineal, con menos cambios.

En nuestros países, puede suceder que ese año libre se deba por un despido o por la imposibilidad de encontrar empleo en ese tiempo.

Todos somos conscientes de que ha habido periodos donde las crisis económicas han afectado a los profesionales y los reclutadores son conscientes de que en esos momentos no es fácil volver a empezar cuando el mercado no está contratando. Ármate un relato al respecto y sobre lo que hiciste para salir adelante. Lo que realmente se valora mal es cuando la persona se echa a morir.

El momento de la entrevista

Es importante que respondamos siempre en positivo y que los nervios o la improvisación no tengan un impacto contraproducente en el mensaje que damos.

Normalmente, las empresas buscan contratar a personas resolutivas y honestas, que se sobrepongan a los inconvenientes y crezcan ante las dificultades. Así pues, las lagunas pueden ser una buena instancia para demostrar esas capacidades.

En una entrevista de trabajo tenemos que mostrarnos como personas proactivas, con ganas de formarse y seguir creciendo como profesionales. Es normal que en ciertas etapas de nuestra vida prioricemos algunos aspectos por encima de otros y en la entrevista eso es precisamente lo que debemos decir.

Todos somos conscientes de que a veces nos encontramos con situaciones que no dependen de nosotros: un familiar enfermo, un despido, una restructuración de plantilla. La manera en que las enfrentemos y lo que aprendamos de ellas puede suponer un gran aliciente para contratarnos.

También debemos ser consecuentes con las decisiones que hemos tomado. Así pues, si pensamos que un año sabático era necesario para nosotros, será fácil justificarlo ante el reclutador.

Eso sí, es importante hacer una lista mental o física de lo que queremos destacar de ese periodo de inactividad laboral. Si, por ejemplo, lo usamos para estudiar un magíster, contar por qué era importante para nosotros, de qué nos dimos cuenta y cómo vivimos ese año estudiando.

5 consejos para preparar tu respuesta

1. Muestra tus lagunas laborales con orgullo. Da explicaciones claras y honestas sobre a qué dedicaste el tiempo, qué habilidades ejercitaste, cuál fue tu objetivo y la experiencia que ganaste.

2. Céntrate en las habilidades. Es importante identificar qué habilidades, blandas y duras, usaste durante ese período. Por ejemplo, si fuiste mamá o papá puedes añadir la capacidad de gestionar momentos de estrés, de planificar rutinas, de ejercitar la paciencia… al fin y al cabo, toda experiencia deja huella en nosotros y eso se ve reflejado en qué tipo de profesionales somos.

3. Incluye tus logros. Ya hemos comentado anteriormente que es importante destacar los logros laborales en el CV. También añade logros durante tu año sabático: si por ejemplo has estudiado un magíster, inclúyelo como formación y pon énfasis en lo que aprendiste.

4. Deja los detalles para la entrevista. No incluyas historias o anécdotas en el CV, deja eso para la entrevista, cuando los reclutadores te pregunten más detenidamente sobre la experiencia. Debemos pensar que los gestores de talento cuentan con un tiempo determinado para revisar el currículum vitae, por lo que debemos esquematizar la presentación.

5. Demuestra que tu interés es a largo plazo. Muchas empresas pueden considerar que tu inestabilidad laboral se debe a que no tienes suficiente compromiso con tu trabajo. En tu carta de presentación y en tu entrevista debes enfatizar que tus planes son a largo plazo y que quieres formar parte de la empresa.

Termina este tutorial y ya tienes una nueva herramienta para enfrentarte a las entrevistas de trabajo. Ten en mente tus motivaciones y responde de forma honesta y resolutiva las preguntas de los reclutadores. Y no les tengas miedo a las lagunas: como vimos, no tienen por qué ser un inconveniente en tu búsqueda de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.