¿Cambias frecuentemente de trabajo?

cambias_frecuentemente_trabajo

Hace un par de décadas lo normal era que la persona que trabajaba por un sueldo hacía toda su carrera laboral en la misma empresa, pero en esta época lo más común es lo contrario, y lo raro son los currículos con pocos trabajos a través de muchos años. En la práctica, un colaborador pasa una media de entre 2 y 5 años en una empresa.

Antes resultaba difícil explicar tantos cambios a los reclutadores, pero ya no debe ser así, puesto que un salto profesional puede indicar que has cambiado de empresa o cargo para ganar más experiencia y desarrollar otras habilidades necesarias para tu plan de carrera.

El cambio constante ya no tiene por qué ser un estigma en tu currículum: deja que te ayude a buscar el empleo ideal.

Muchos cambios producen desconfianza

La mayoría de las empresas tradicionales ven los saltos de trabajo en trabajo como una bandera roja que indica que el candidato no es el idóneo. Las compañías buscan a gente comprometida y leal, que reme para el mismo lado y busque un empleo estable y con posibilidades de crecer dentro de la empresa.

La frecuencia aceptable depende de cada reclutador o manager, pero según una encuesta de la consultoría de Recursos Humanos Robert Half a gerentes, un promedio de cinco cambios de trabajo en 10 años es el límite de la “inestabilidad virtuosa” de un candidato.

Cada carrera es diferente, pero muchos gestores consideran que a medida que una persona avanza, cualquier período de menos de dos a tres años llama la atención y puede ser motivo de alarma.

Pero si analizamos la el mercado de trabajo actual, los cambios de empleo demasiado seguidos y con menos tiempo en cada empresa no quieren decir que no seas buen candidato. Lo único que necesitas es saber compartir esta visión durante la entrevista.

El porqué de cada cambio

Hay muchas situaciones distintas, una para cada persona. A veces los cambios pueden deberse a que el proyecto no encajó contigo, no te gustaba el ambiente laboral o la relación con tu jefe era difícil. Es algo que se ve a cada rato.

Ahora bien, plantear estas cuestiones en una entrevista de trabajo no es nada fácil, porque suelen ser temas tabú y y da la impresión de que el problema es tuyo y de tu imposibilidad para adaptarte a las circunstancias. Pero si sabes que no es así, ¿por qué dejar que mantengan esa opinión errónea sobre ti?

Es importante que le cuentes de forma sincera a la persona que te entrevista si alguno de los cambios se ha debido a alguno de los casos ya mencionados: proyecto, ambiente o jefatura.

Por ejemplo, este es un caso que encontramos en LinkedIn:

“Cuando me contrataron me explicaron una realidad que luego no ha sido así. Intenté aguantar en el trabajo, pero me di cuenta de que no estaba dando lo mejor de mí porque no compartía los valores de la empresa”.

Esta respuesta fue dada por una persona en una entrevista de trabajo cuando le preguntaron por qué su última experiencia laboral había sido de tan solo 8 meses.

“No es una situación ideal y lo medité mucho antes de buscar otro trabajo. Pero estaba perjudicando mi carrera y también a la empresa, porque no podía entregar mi estándar normal de trabajo”.

Atención, en estas cuestiones no se trata de criticar a la anterior empresa, sino de dar tu versión de los hechos y mostrar con madurez la dificultad que supuso para ti tomar la decisión y cambiar.

Optimiza tu currículum

Sin embargo, antes de llegar a la entrevista necesitas enfocarte en tu currículum.

El primer paso para explicar tus frecuentes cambios es no centrar la atención en eso. La mayoría de currículos enumeran las experiencias laborales, educación y logros, ordenándolos cronológicamente, de más reciente a más antigua.

Si bien este formato es el mejor para la mayoría de los candidatos, en este caso enumerar tantas experiencias puede acabar con tus posibilidades de entrevista.

Enfoca tu CV en tus habilidades y logros en vez de enumerar los lugares donde has trabajado. Este tipo de formato se llama Currículum Vitae funcional y puede ayudarte en tu candidatura. Es lo que hacen los consultores independientes, que han realizado decenas de proyectos para otros tantos clientes y en el currículum ponen solo a los más importantee.

Incluye un resumen de carrera y las áreas de especialización para mostrarles a los gestores de talento qué es lo que sabes hacer.

¿Qué es un resumen de carrera? Son párrafos de entre 5 y 10 frases que se centran en las principales habilidades con las que cuentas. Las áreas de experiencia son normalmente una tabla o viñetas con las skills de cada área.

Adapta este contenido a cada vacante, personalizando así cada currículum a cada una de las candidaturas.

Consejos para enfrentarte al reclutador

  • Crecimiento profesional

Los profesionales que suelen producir desconfianza son aquellos que se mueven mucho de trabajo, pero en la misma industria y desempeñándose en el mismo cargo una y otra vez. Sin embargo, si los cambios de trabajo reflejan un avance o que estás probando un campo nuevo, es probable que el gestor se muestre receptivo a considerar la cantidad de habilidades y experiencias que has tenido.

El cambio de sector o cargo puede reflejar el deseo de desarrollar tu plan de carrera y también la capacidad de salir de tu zona de confort para buscar nuevos retos, que te permitan desarrollar skills que en trabajos anteriores no podías aplicar.

Los reclutadores quieren ver en tu currículum evidencias de tu crecimiento profesional, eso les da pistas sobre tu siguiente paso y tu carácter. Durante la entrevista, seguramente, una parte importante del tiempo estará dedicada a conocer con más detalles esos cambios y ese crecimiento. Es tu momento para demostrar el porqué de cada uno de los cambios.

  • Sinceridad

Si tu CV esta lleno de experiencias laborales cortas, cuando el reclutador te pregunte sobre ello aplica sinceridad y explícale por qué. Si le cuentas las circunstancias de lo que viviste seguramente sea más fácil que se ponga en tu lugar y lo entienda. Pero insistimos, plantéalo en términos de diferencias entre tu manera de trabajar y la manera de la empresa.

Cuéntale cada movimiento y lo que has aprendido con él. Cada paso ha formado parte de tu carrera y moldeará tu futuro.

Una de las explicaciones de los constantes cambios puede ser tu necesidad de experimentar con nuevas tecnologías (esto es muy cierto en perfiles de TI), o la necesidad de desarrollar nuevos proyectos, si a ti lo que te mueve es trabajar por proyectos y no por objetivos.

  • Demuestra tu compromiso

La gente de recursos humanos dedicas mucho tiempo y esfuerzo para en cada contratación y lo último que quieren es que la persona abandone a los seis meses. Esto hace que sea muy importante que demuestres tu compromiso y le cuentes al gestor tus motivos para acceder a tal o cual empleo.

Todas las experiencias que has tenido comparten un hilo conductor, que es positivo. Reflexiona sobre cómo conectarlo con el cargo que estás buscando, cómo hacer que se refleje en un aporte a largo plazo. En el fondo, eres una persona con más mundo: úsalo a tu favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *