Cómo encontrar empleo y superar los filtros de un ATS

encontrar_empleo_ats

Hay cada vez más empresas que cuando hacer la selección de los mejores candidatos usan un ATS o software de reclutamiento. Para encontrar empleo necesitas tener en cuenta esta tecnología, y hoy te contamos cómo.

Conocer el funcionamiento de estas herramientas te dará una ventaja competitiva cuando postules a las vacantes y te ayudará a superar los primeros filtros.

Antes que nada, es importante que, si has mandado muchos currículos y no te han llamado, lo más seguro es que tu CV no esté correcto y no pase los filtros previos. Puede que hayas revisado y actualizado el documento muchas veces, pero aquí el problema no reside en la cantidad sino en el resultado obtenido. Parte por prestarle atención a este punto, seguro que tendrás más oportunidades la próxima vez.

¿Qué es un ATS o Software de Reclutamiento?

Se trata de un sistema de seguimiento de candidaturas. ATS proviene de las iniciales de Applicant Tracking System y permite digitalizar el reclutamiento, reduciendo el tiempo que invierten los reclutadores en algunas partes del proceso, a la vez que mejora la selección de los CVs.

Estas herramientas ayudan a los gestores a diseñar las etapas de reclutamiento, determinar si una candidatura supera o no una prueba e incluso les permite crear una base de datos con tu currículum y todas las interacciones que has tenido con la empresa.

El reclutamiento deja de ser 100% manual y se sirve de la tecnología para reconocer mejor a las personas a través de sus candidaturas.

Los gestores ya no necesitan revisar los hasta 800 CVs que pueden recibir para una vacante. Gracias al ATS pueden quedarse con los más aptos y los que cumplen con la información requerida a lo largo de todo el filtraje.

¿Cómo afecta a mi candidatura?

Tienes que pensar que tu “receptor” ha cambiado. La atención de los reclutadores es algo que tienes que captar una vez que un programa ya ha revisado tu currículum vitae, es decir que tu principal receptor es una herramienta digital. Esto afecta principalmente a la redacción y visualización de tu CV.

Los algoritmos buscan dentro del documento las palabras clave que determinan si tienes el perfil ofertado o no. Es decir, en tu currículum aparecen, los años de experiencia y las palabras determinantes que aparecían en la oferta de trabajo.

Todo esto hace que debas plantearte de nuevo la forma de mostrar tus conocimientos, habilidades y experiencias.

Al mismo tiempo, necesitas volver a titular los apartados o secciones, para que así el sistema pueda determinar dónde buscar esa información.

Sucede un poco lo mismo con el perfil de CompuTrabajo: como los gestores buscan en un apartado, si este no se encuentra correctamente cumplimentado, aunque esté en otro lugar, lo más posible es que no lo vean.

Es necesario fijarnos en ofertas de trabajo de nuestro perfil y sector para saber qué palabras buscan: no tenerlas puede hacer que descarten nuestra candidatura en menos de 10 minutos.

Calidad y no cantidad

Muchos candidatos asumen que enviar un montón de currículos les da más oportunidades de encontrar trabajo.

A veces no se trata de una cuestión de número, sino de enviar un documento que realmente responda a la oferta de empleo.

Ya no es válido enviar el mismo currículum para todas las ofertas, debemos personalizarlo y adaptarlo a la vacante. Esto te será de gran utilidad para pasar los primeros filtros.

A veces, en lugar de postular a muchas vacantes, es importante leer bien la oferta, revisar la empresa, leer de nuevo nuestro currículum y adaptarlo para que encaje en esos requisitos… sin inventar nada, por supuesto, porque la sinceridad sigue jugando un papel importante en los procesos: la tecnología no cambia eso.

Test y psicometrías

Para mejorar el proceso de selección, las empresas han empezado a usar test de conocimientos y habilidades para detectar el nivel de una candidatura.

Si en tu CV te describes con una habilidad, puede que necesites demostrarla en las próximas etapas de tu proceso.

No tomes este paso como desconfianza hacia ti, sino más bien como la herramienta que tiene la empresa para asegurarse de que puedes realizar el trabajo y que disfrutas de él. Mentir en alguna habilidad puede llegar a ser causa de estrés o depresión más adelante, por el miedo a que “te pillen”.

Otra de las razones para usar estas pruebas es comprobar las habilidades blandas de una persona. El 2020 nos enseñó la importancia de las soft skills y la forma de enfrentarnos a situaciones complicadas.

Lo importante es plantearte este paso como un reto y una oportunidad. Deja atrás el miedo e intenta demostrar que tú eres la persona que necesitan.

Lo mejor: la experiencia del candidato

Una de las consecuencias del uso de ATS por parte de las empresas es que la experiencia del candidato durante su proceso de selección ha mejorado muchísimo.

Por ejemplo, en una encuesta realizada por LinkedIn, los profesionales candidatos aseguraron que el 75% nunca había recibido ningún mensaje por parte de la empresa sobre si había terminado o no el proceso.

El uso de un software permite a los gestores enviar comunicaciones a todos los candidatos y contarles cómo evoluciona el proceso y si han sido seleccionados o no.

La comunicación, muy dejada de lado en algunos procesos, ahora cobra importancia y mantiene a los candidatos actualizados sobre todo lo que sucede en el reclutamiento.

Por otro lado, la tecnología permite a los candidatos realizar las pruebas y las entrevistas desde su casa, evitando así los costos y riesgos del transporte y manteniendo las distancias de seguridad adecuadas.

De este modo, en el momento en que una persona va a una entrevista, la empresa tiene a mano su currículum, sus test y todas las interacciones que haya tenido con anterioridad con el departamento de RR.HH. de la empresa. Este historial hace que puedan tenerte en cuenta para futuras vacantes y te conozcan más, de manera que las entrevistas sean más personalizadas.

Humanización y digitalización

Claro, llegando a este punto es natural pensar que ahora todo el reclutamiento depende de una máquina. Sin embargo, en realidad no es así; de hecho, lo más importante sigue en manos de personas.

Si bien la tecnología les da una mano a los reclutadores, su experiencia y humanidad siguen estando presentes durante la selección, y ahora más que antes.

Hay etapas que se han automatizado para darles a ellos más tiempo para conocerte como persona. Los filtros los ayudan a discernir las mejores candidaturas, pero la entrevista y las respuestas dadas siguen siendo evaluadas por ellos.

No olvides esa parte humana dentro de tu búsqueda de trabajo. Redacta un buen currículum, enfréntate a las pruebas con entusiasmo y recuerda que en la entrevista habrá una persona viéndote e interactuando contigo.

Si llevas tiempo enviando CVs que no pasan de las primeras etapas, no hay computador o persona que valga: es el momento de replantearte esa tarea y dedicar tiempo a rehacer tu currículum vitae y tus cartas de presentación.

La tecnología juega a nuestro favor cuando la conocemos y la sabemos usar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *