Cómo superar un despido y reenfocar tu carrera

como_superar_despido

El despido puede ser un duro golpe para ti. Sin embargo, abre la posibilidad de encontrar un trabajo mejor, reenfocar tu carrera y llevarte a nuevas oportunidades laborales.

Un despido supone un momento de desilusión: es cuando la relación con la empresa se rescinde y tu superior te comunica que el recorrido en común se ha terminado.

Con la pandemia muchas empresas han tenido que enfrentar una reducción de la plantilla. Para los colaboradores, que han dedicado su esfuerzo y conocimiento a esa empresa, la difícil decisión supone un gran impacto en su economía familiar. Pero además de eso, representa un golpe en su autoestima y en su percepción como profesional.

A esto se añade la presión de tener que encontrar un nuevo empleo en un mercado que se encuentra en crisis y donde la movilidad está restringida.

Es un oscuro panorama el que describimos, pero describir panoramas como ese no resulta operativo. Sin motivación ni optimismo no obtenemos nada. Lo que conviene es considerar el despido como la oportunidad de reenfocar tu carrera laboral y encontrar un puesto que te llene y te haga feliz.

Como en todas las situaciones, tenemos dos grandes enfoques. O bien nos lamentamos y maldecimos la empresa o bien nos tomamos este nuevo reto con ganas y establecemos objetivos que nos ayuden a mantener la motivación, ya que lo que deseamos es superarlo y encontrar una nueva oportunidad laboral.

Consejos para superar el despido

1. Actitud positiva, resultados positivos

Sabemos que no es fácil enfrentarse al momento del despido. Tampoco asimilarlo y contarlo. Esta presión social sobre el empleo puede hacer que te apresures a la hora de aceptar un nuevo trabajo o bien que te enfrentes a la situación de manera pesimista.

Según una corriente en psicología, los mensajes y la actitud positiva ayudan a enfrentarse a estos retos con mejor actitud y, por lo tanto, con resultados mejores en menor plazo.

En la mayoría de los despidos, las decisiones son empresariales. Es más bien una cuestión de finanzas que de tu capacidad como profesional. Este dato te puede ayudar a abordar con más claridad las próximas entrevistas de trabajo y también ayudarte a racionalizar la situación.

Si es posible, pregúntale a la empresa los motivos. Deberían poder darte una carta de recomendación para cuando vuelvas a salir al mercado laboral.

2. Organiza tu documentación y prepara el siguiente paso

Es importante, antes de empezar a buscar empleo de nuevo, organizar tu documentación, actualizar tu currículum y revisar el plan de carrera que tenías en mente.

Si tienes la carta de recomendación, adjúntala a tu currículum. No te olvides de actualizar el CV con las responsabilidades que tenías antes y lo que aprendiste. Elabora un listado de retos que supiste sacar adelante, para que los menciones en las próximas entrevistas.

Revisa en CompuTrabajo cómo se llama ahora tu perfil profesional y qué habilidades y conocimientos debe tener. A partir de esa información te será más sencillo elaborar una hoja de ruta con los próximos pasos para buscar un empleo acorde a tu experiencia.

También deberás poner al día los papeles oficiales. Liquidaciones, finiquitos, contratos, cartas, etc. Es importante que esto lo tengas a mano y bien organizado para facilitar los próximos pasos legales.

3. Asimilar y pensar en frío

A la mayoría nos sucede que, tras el despido, activamos el resorte para volver a empezar lo más rápido posible. Esa actitud es sana aunque no la más práctica: es necesario tomarse un breve tiempo para asimilar lo que ha pasado.

Es verdad que a veces el tema económico apremia, pero hay un dicho mexicano muy apropiado para la contingencia: “vísteme despacio que tengo prisa”. Si empiezas un proceso sin asimilar lo que ha ocurrido o sin haber reflexionado sobre tu carrera laboral, puede ser que no pases la entrevista o que aceptes un cargo en una empresa que no encaja nada contigo.

Claro, nos dirás, este consejo es muy fácil de decir, pero no es lo mismo intentar ponerlo en práctica. La velocidad con la que pasa la vida hace que sintamos que cada día sin resultados es un día perdido.

Sin embargo, lo mejor para evitar que pases de nuevo por este periodo de incertidumbre es que pienses qué es lo que quieres realmente, qué debe tener y ofrecer una empresa y qué responsabilidades y tareas quieres realizar. Puede que no haya ningún puesto que encaje, al inicio, al 100% con esa lista, pero que con el tiempo se dé un acomodo.

Embarcarte en un nuevo empleo es una decisión importante y que afectará a tu vida más allá del salario.

4. Evaluación y reorientación

Llega el momento de empezar a pensar en un nuevo reto. Es importante que hayas evaluado tu paso por la empresa anterior y tus conocimientos y reorientes, en caso de ser necesario, tu carrera.

Aprovecha esta encrucijada para actualizar los conocimientos, mejorar el uso de algún programa o poner en práctica algunas de tus habilidades blandas como la resiliencia, la creatividad o incluso la paciencia.

5. Mantén el contacto

Una vez que tengas tu currículo actualizado, tus conocimientos a punto y sepas con claridad cuál es tu próximo paso en el mundo laboral, es el momento de postular a las ofertas de trabajo.

Recuerda que en CompuTrabajo tenemos miles de empleos a los que puedes acceder. La plataforma puede acompañarte durante gran parte de los procesos de búsqueda laboral.

Por otro lado, también es importante mantener el contacto con tu red y hacer networking con profesionales de tu sector. A veces hay ofertas de empleo que llegan por recomendaciones de gente conocida. Dicho en simple, cuenta que andas buscando pega.

Pero no solo por eso es necesario mantener una red de contactos profesionales, también porque te ayudará a trabajar tu marca personal, a posicionarte en ciertos círculos y aprender nuevas técnicas y metodologías que se estén implementando en las empresas.

¿No seré yo?

A muchas personas que han sufrido un despido las persigue el síndrome el impostor. No creen en su capacidad profesional para realizar el trabajo.

Sí has hecho una evaluación de tu paso por la empresa, has actualizado tu currículum y perfil y sabes qué quieres en tu carrera, entonces sí, conservas tus capacidades.

Es vital que realices este ejercicio de reflexión. En muchas entrevistas de trabajo aparece y, si no se ha trabajado antes, el resultado dentro del proceso puede ser muy desalentador.

Los buenos reclutadores te harán las preguntas cruciales para saber si has llegado a ese autoconocimiento y lo que has extraído de la situación. Practica la respuesta difícil de por qué te despidieron, ese puede ser un punto definitorio en tu proceso de nueva contratación.

Este paréntesis en tu vida laboral te ha dado más sabiduría. Ocúpala como arma y recupera tu carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *