Consejos profesionales para dar una buena videoentrevista

videoentrevista

Si en los últimos meses no has pasado por una videoentrevista es porque no estabas buscando trabajo. Y si estás leyendo este artículo, quiere decir que muy pronto te tocará esa experiencia. Es la situación, pero también son los cambios tecnológicos.

En CompuTrabajo unimos dos mundos, el del talento, o sea tú, con el de los buscadores de talento, es decir, las empresas y sus profesionales de Recursos Humanos. Ellos nos entregan consejos, en esta ocasión, los que te servirán para superar con éxito la etapa de videoentrevista.

Estos consejos han sido obtenidos a través de meses de trabajo con este formato novedoso que no solo ha impactado la experiencia de los candidatos:  los reclutadores también han tenido que cambiar su forma de entrevistar para adaptarse a los nuevos tiempos, y ahora ya pueden entregar sus conclusiones.

Hablamos con Julieta Ivette Suárez, directora de las áreas de Staffing, Reclutamiento y Selección en Human Staff. Ella nos dio consejos que les servirán a los profesionales para enfrentar este nuevo reto y salir con éxito.

No des nada por sentado

Este es uno de los consejos más valiosos que podemos darte. Aunque hayas realizado más de una videoentrevista, asegúrate de que toda la mecánica funciona.

Revisa la conexión, la cámara del computador o del celular, comprueba que el internet tenga una velocidad decente, etcétera.

Es importante que te hayas instalado por lo menos 5 minutos antes de empezar la entrevista. Pero antes de esos 5 minutos es necesario que hagas por lo menos alguna prueba: pídele a alguien de confianza que te haga una videollamada con la aplicación que usarás para la entrevista y comprueba que todo funciona, se ve y se oye correctamente.

El espacio

Busca un lugar donde no haya mucho ruido. Es importante que haya luz, ojalá natural.

Recuerda que los reclutadores te conocerán solo a través de la pantalla, así que necesitas verte con nitidez para que la conversación resulte fluida.

¿Por qué la imagen, si es una conversación? Es que en el lenguaje no solo impacta la voz, también los gestos y las expresiones faciales. Así que reiteramos, una buena iluminación será esencial para que tanto tú como la persona que te entreviste puedan mantener una buena charla.

En referencia al espacio, busca un lugar que sea lo más neutro posible. Si tiene fondo blanco, mucho mejor. La idea es que en el “escenario” de la imagen no haya muchos elementos que puedan distraer a los gestores.

También recuerda que están viendo una parte de ti. Intenta que el espacio esté ordenado y limpio: puede que sea inevitable un poco de desorden, pero esta es una ocasión especial y cae bien demostrar preocupación por lo que va a percibir la otra persona.

Un proceso de selección serio, pocas interrupciones

Es importante que durante la entrevista desactives todas las notificaciones: tu tiempo está dedicado a la persona que te entrevista, nadie más.

Piensa que este proceso equivale a cuando vas a una oficina a dar una entrevista de trabajo, nada debe molestarte.

Si vives con más gente, un consejo adicional es que pegues un papelito en la puerta donde diga que estás en una entrevista y no se puede molestar. Si hay niños pequeños, intenta que alguien esté con ellos durante esa hora.

Las interrupciones son más comprensibles ahora. Tarde o temprano van a ocurrir. Pero por esta ocasión lo que más juega a tu favor es demostrar que eres capaz de crear un espacio de trabajo tranquilo donde desarrollar tus tareas.

Una conversación distendida

En las entrevistas presenciales se da mucho lo de juntarse en la recepción de la oficina y de ahí tomar un ascensor o caminar por un pasillo hasta la sala de reuniones. Es el momento de hablar de cosas triviales, de romper el hielo y de que los reclutadores puedan hacerse una idea de cómo te desarrolla socialmente.

Por el momento, eso se acabó.

Ahora las reuniones virtuales empiezan con unas cuantas preguntas distendidas, de cortesía, para romper el hielo e intentar crear un ambiente más cómodo para realizar la entrevista.

Asegúrate de mantener esa conversación y evita responder con monosílabos. Tampoco demuestres tu nerviosismo o impaciencia para empezar, pero si es primera vez menciónalo: todo forma parte de un ritual que se está estableciendo poco a poco.

S.O.S.: problemas técnicos

Imagínate, verificaste todo pero igual se dio un problema técnico. No te preocupes y mantén la calma.

Lo mismo que te sucede a ti también le puede pasar a la persona que te entrevista, esto no va a ser ninguna gran sorpresa. Así que muestra tu mejor cara, intenta solucionarlo y si es posible continúa con la entrevista hasta el final.

Ahora bien, a veces la tecnología o la conexión realmente no andan a favor tuyo y no hay caso, no se puede proseguir con la entrevista. En este caso exponle a tu contraparte tu problema y dile que no tienes problemas en volver a agendar una reunión. Ya sabemos cómo son algunas compañías de comunicaciones, este inconveniente no te perjudica como candidato.

La vestimenta

Aunque respondas la entrevista desde tu casa, es importante que te vistas pensando en dar buena impresión. Recuerda todos los tips que te hemos ido dando para acudir a una entrevista con ropa cómoda pero formal.

Es útil revisar el código de vestimenta de la empresa para presentarte acorde a sus valores.

No descuides el peinado, todo forma parte del discurso narrativo que estás dando a los reclutadores.

De todas maneras, tampoco exageres. La impresión correcta es que te esmeras en agradar a la persona que te entrevista, no de que te estás disfrazando. Mal que mal estás en tu casa, demasiada producción transmite poca sinceridad.

Vocalizar, gestualizar y sonreír

Estos son 3 verbos que deben estar muy presentes en la entrevista. No hace falta que exageres, pero al transmitir a través de una videollamada es importante que vocalices, que dejes una pausa para ver si el reclutador quiere decir algo y también que uses esas pausas para evitar las interrupciones.

La gestualización te ayudará a dar énfasis a lo que estás contando. Usa las manos y las expresiones faciales para ayudar a la persona del otro lado de la pantalla a entender mejor lo que estás contando.

Sonreír es importante, muestra seguridad y hace que se cree un vínculo de confianza entre dos personas. Dentro de la labor de los reclutadores se considera que si un candidato no sonríe durante la entrevista eso puede ser motivo de que no pase a la siguiente fase.

La falta de sonrisas puede crear desconfianza en el interlocutor y puede que des una imagen que no corresponde con la realidad.

Responde con ejemplos concretos y conoce la empresa

Finalmente, el último consejo no tiene tanto que ver con cómo se hace la entrevista sino qué responder.

Recuerda que debes asistir habiéndote informado sobre cómo es la empresa, en qué sector se desarrolla y cuáles son sus valores.

Una de las principales preocupaciones de los gestores de talento es saber si la persona a la que están entrevistando encaja con la cultura de la empresa o no. Usa tus respuestas para demostrar que ese es el mejor lugar que puedes encontrar para desarrollar tu carrera.

Puede que todo esto sea mucha información de golpe, pero es importante tenerla en mente al momento de participar en una videoentrevista. Intenta relajarte, no te atropelles al hablar y apóyate con nuestros consejos.

Practica con alguien que te conozca para saber cómo hacer funcionar la tecnología y escoger el mejor ángulo para realizar la entrevista. Prepara la escenografía y úsala a tu favor.

Da siempre respuestas sinceras, de forma detallada y concisa. Te va a ir bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *