¡Construye tu futuro profesional y reescribe tu historia!

construye_tu_futuro

Y así fue que nos tocó reflexionar en masa. Por si los últimos meses no nos habían convencido del todo, el cambio de época se nos vino encima en forma de virus, de cuarentena, de encierro. Todo lo que pensábamos que era de una forma ahora nos llega reinventado, dentro de una realidad nueva y reinventada.

Este mundo nuevo ha propiciado que nos hagamos una serie de preguntas profundas acerca de nuestro presente y de nuestro futuro, de la dirección que hemos tomado y de la que queremos tomar. El cambio llegó para quedarse y lo vivimos de forma muy rápida. Sin ir más lejos, en un dos por tres terminamos convirtiendo nuestros hogares en lugar de trabajo, en sala de clases y en espacio público.

Imposible no reconocer que este último par de meses ha sido de emociones encontradísimas. Y seguro que, dentro de esos estados emocionales, los planteamientos que nos hemos hecho han sido múltiples: ¿qué hay de mi carrera profesional?, ¿siento realmente que mi trabajo actual me hace feliz y me realiza? ¿qué pasa si estoy a punto de terminar la carrera y me he dado cuenta de que no me gusta?

Si algo en tu interior te dice que no estás haciendo lo que realmente te gusta, es momento de tomar decisiones y darle un rumbo diferente a tu vida profesional. Pero antes de que eso suceda, debes analizar cada uno de los pasos que has dado y averiguar cómo es que llegaste al punto en que te encuentras en este instante. A continuación, te mostramos las señales precisas que te indicarán si el camino que decidiste tomar es el correcto o si es momento de propiciar un cambio.

Principios básicos para construir tu futuro profesional

1.- Si tu trabajo o tu carrera profesional te inspira, el éxito está garantizado. Hay quienes en el camino experimentamos estancamiento y hemos visto cada vez más lejana la posibilidad de llegar donde nos visualizamos en algún momento de nuestras vidas. Esto sucede por lo general cuando hemos terminado instalándonos en la famosa “zona de confort”, la posición cómoda pero poco interesante, que a fin de cuentas significa un lastre para avanzar.

Salir de nuestra zona cómoda representa despertar la curiosidad hacia lo desconocido, y salir a buscar oportunidades nos dará cada vez más posibilidades de llegar a nuestra meta. Todo depende de que mantengamos los ojos bien abiertos, que tengamos claro dónde están nuestras fortalezas y que estemos dispuestos a movernos al lugar en que los valores y las prioridades que habitan en nuestro ser encuentren coherencia.

Si en tu trabajo o en la sala de clases experimentas momentos de felicidad porque sientes que verdaderamente estás haciendo un aporte, te encuentras en el lugar correcto. Pero si no es así, no dudes en moverte hacia un lugar donde sientas, de veras, la plenitud.

2.-  Si tu decisión ha sido tomar otro rumbo asegúrate de lo que buscas. Para ayudarte en esta tarea puedes hacer una lista donde incluyas qué es lo que no te gusta de tu carrera o profesión actual. No te olvides, al hacer la lista, de los motivos por los que crees que dichas actividades no te están aportando valor. Por ejemplo, si los desplazamientos de tu casa al trabajo te provocan una serie de malestares o si el clima organizacional que se respira en tu empresa no se alinea con tus valores, tienes todos los motivos del mundo para dar vuelta la página.

Con este ejercicio vas a poder acercarte a una primera lista de requisitos a cumplir para que tu vida profesional se torne muy distinta.

3.- Descubre tus más grandes pasiones. Sentirse realizado va más allá de hacer lo que nos gusta, es más bien descubrir lo que realmente nos apasiona. Para acceder a ello puedes empezar por tus recuerdos: haz un esfuerzo para trasladarte a tu niñez y ten una visión de lo que realmente te entusiasmaba en aquel tiempo y presta atención en si esa actividad todavía despierta algo dentro de ti.

Atrévete a probar cosas nuevas y quédate con las que te generen placer. Por ejemplo, puedes tomar cursos o realizar actividades que nunca antes hayas hecho. Utiliza ese periodo para construir un proceso de autodescubrimiento y profundiza en los temas que realmente te llenen el espíritu, porque cuando te dedicas a algo por completo, la pasión que pones comienza a llenar todos los demás espacios de tu vida.

4.- Deja que la parte monetaria pase a segundo término. A menudo sucede cuando generamos resistencia a atrevernos a explorar nuevos horizontes, lo que nos frena es el factor plata, ya que en algunas ocasiones “volver a empezar” puede implicar el sacrificar parte de nuestro bolsillo. Ahora bien, piensa que todo el mundo está sacrificando parte de su bolsillo o su bolsillo completo, y que de una u otra forma este sacrificio es temporal: vivimos en un mundo lleno de recursos.

Busca un trabajo donde tengas plena seguridad de que vas a tener libertad para dedicarte a lo que más te hace sentir realizado, tanto profesional como personalmente. No pierdas nunca de vista que el éxito se construye a través de los momentos de felicidad que somos capaces de generar; el dinero será simplemente una consecuencia de estos.

5.- Adopta la paciencia como una de tus más grandes virtudes. En ocasiones el cambio que tanto esperamos no llega en el momento que tenemos pensado. Puede suceder que de pronto nos empeñemos en cambiar el libro completo cuando en realidad es bastaba con pasar a la siguiente página.

A veces el cambio no se propicia dejando una carrera por otra o con un nuevo empleo, sino teniendo la disposición de aprender y sacarle provecho a todas las actividades que realizamos en vez de tirar la toalla y abandonarlo todo. Aprende a escucharte y a mantener tu mente muy abierta y, sobre todo, nunca dejes la lucha para alcanzar tus más grandes deseos: cuando menos te lo imagines estarás en el lugar donde hoy quieres estar.

Nunca es tarde para un nuevo comienzo

Identificar cómo queremos vivir siempre será un elemento imprescindible para que logremos tomar las mejores decisiones en cuanto a nuestra actividad profesional. Es que, como te habrás dado cuenta, el objetivo de la vida misma es tan sencillo como dedicarte a las cosas que verdaderamente disfrutas.

Nos dice James-Matthew Barrie, el autor de Peter Pan: “La felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace”.

Ahora que cada momento sobre esta tierra tiene nuevo valor, haz que cada uno de tus pasos paso merezca la pena y no permitas que tus ataduras con el pasado determinen tu futuro. La historia es tuya, escríbela.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *