Conviértete en un profesional polivalente y elige en dónde quieres trabajar

ardilla_purpura

El nuevo contexto laboral está cambiando: las empresas están buscando profesionales híbridos, es decir, que tengan capacidades y habilidades múltiples, relacionadas entre sí.

En el fondo, se trata de las personas que tienen los conocimientos de su puesto actual, pero que a la vez van aprendiendo las habilidades para poder aspirar a un nuevo trabajo.

Ya que puede hacerlo, este perfil está acostumbrado a cambiar de posición. Como en inglés hay términos para todo, le pusieron  Purple Squirrel o “ardilla púrpura”.

¿Qué caracteriza a una ardilla voladora?

El perfil del que estamos hablando es una persona profesional con conocimientos amplios y polivalentes. Esto hace que pueda ocupar distintas posiciones dentro de una misma organización.

Se trata de un perfil muy buscado y demandado por parte de las empresas, sobre todo ahora que muchas están cambiando las formas de liderazgo, adaptando su estructura a una más horizontal.

Como su nombre lo indica, las ardillas púrpuras son capaces de volar de un árbol a otro. Los reclutadores que crearon esta terminología quieren comparar la naturaleza del animal con la capacidad de este colaborador de saltar de cargo en cargo.

Tantos cambios van de la mano con la tendencia del mercado a no tener un trabajo para toda la vida, sino a necesitar nuevos retos una vez que alguien ha tocado techo en una cargo determinado.

Las empresas están promoviendo estos perfiles dentro de las organizaciones, ya que así se estabiliza la rotación de personal y la persona puede cambiar de puesto sin cambiar de empresa, lo que le da mayor estabilidad.

Brecha de talento

Lo negativo es que las empresas están constatando que existe una brecha de talento. Hay un espacio que separa lo que necesitan las empresas de lo que pueden aportar los colaboradores en experiencia y conocimientos.

Lo positivo es que ese espacio puede llenarse: por un lado está la voluntad para aprender de los  trabajadores, y por otro la disposición de la empresa en dar herramientas para que la persona absorba conocimientos durante el desarrollo de su labor.

Según Manpower Group la brecha es actualmente del 52% en Estados Unidos, porcentaje que irá creciendo. En la Unión Europea, por ejemplo,  legará a más de 900.000 puestos en 2020.

Según las conclusiones de Buring Glass, consultora que elaboró el informe sobre trabajo híbrido, el cambio de tecnología hará que más de 250 ocupaciones se vean afectadas. En el futuro se requerirán múltiples habilidades y los empleos híbridos aumentaran un 21% durante la próxima década.

¿Cómo puedo convertirme en “ardilla voladora”?

Parece lógico preguntarte cómo te puedes convertir en ese profesional, ya que sus habilidades lo convierten en el candidato ideal en múltiples puestos de trabajo.

Además, las ardillas voladoras son remuneradas entre un 20 y un 40% más que sus pares.

Los roles que cumplen suelen ser más especializados. Son versiones renovadas de anteriores puestos, pero con el conocimiento y las habilidades técnicas de esta década.

Entre las habilidades que poseen destacan: la persuasión, la capacidad de atraer y vender, aunque no sean perfiles enfocados al sector de las ventas.

Ese poder de atracción se ve también en su capacidad de negociación y en la necesidad de estar constantemente aprendiendo, independiente de si se trata de su área de especialización o no.

Esa formación multidisciplinaria permite implantar medidas pensadas para otros ámbitos al suyo, creando sinergias entre sus distintos campos de conocimiento.

Este nuevo perfil llega a un mundo donde todo lo establecido anteriormente se cuestiona. Ni los jefes solo mandan ni los colaboradores solo ejecutan.

Lo que se considera un equipo ha cambiado y por ende también deben hacerlo los profesionales.

La solución: formación y actividad

Tal como hemos indicado anteriormente, la formación práctica es la solución para saltar la brecha y convertirte en una ardilla voladora.

No se trata solo de ir añadiendo másteres y posgrados en tu currículum, sino de ir acumulando habilidades y conocimientos prácticos que se ajusten al mercado al cual te quieres enfocar.

Al entrar a trabajar en una empresa, es importante conocer el todo para poder enfocarte en una parte, ya que al igual que un organismo vivo, la empresa evoluciona  y una implementación en un departamento afectará a otro.

Un colaborador transversal, en eso consiste ser una ardilla púrpura, es decir, alguien cuyos conocimientos pueden servir a un área u otra. Su especialización y a la vez su amplitud de miras convierten a este perfil en un espécimen muy buscado en las grandes empresas.

No puedes olvidarte en trabajar tu marca personal en redes sociales y grupos de profesionales. Estar activo, compartir artículos y participar en discusiones te puede ayudar a crear conexiones y una imagen personal muy potente.

3 consejos para trabajar tu marca personal:

                1. Escribe, ya sea en tu blog, en blogs de terceros o en redes sociales. LinkedIn puede ser un gran medio para escribir sobre tu sector o sobre tus pasiones, eso sí, siempre y cuando estén relacionadas con algún ámbito profesional.

                2. Construye una red de profesionales afines con los que puedas discutir temas relacionados con tu trabajo. ¡Nunca sabes de dónde pueden surgir las nuevas ideas!

                3. Identifica tu propuesta de valor y trabaja en ella. Es importante conocer lo que puedes aportar, cuáles son tus puntos fuertes y en qué te diferencias del resto.

Demasiado bueno para ser verdad

Convertirse en ardilla voladora es difícil ya que ese el candidato ideal, el que  encaja a la perfección en la empresa: es decir, el santo grial para los reclutadores.

Paradójicamente, esto plantea ciertos problemas. Por ejemplo, la adaptación a la empresa: aunque seas un profesional híbrido, el Onboarding es esencial para que superes el periodo de adaptación al equipo y a la forma de trabajar de la empresa.

Tomar decisiones también se hace más difícil, ya que tu perfil es deseado por muchas empresas y queda prácticamente en tus manos decidir si encajas o no con esa empresa. Revisa la información que tienes a tu alcance para saber si ese puesto de trabajo cuadra con tus necesidades y con tu carrera profesional, si te sirve como siguiente paso para conseguir tus objetivos y si los valores que tienen concuerdan con los tuyos.

Puede sonar ridículo que con un currículum tan atractivo te equivoques al elegir empresa, pero puede ocurrir. Por eso recuerda, antes de postular, recabar información sobre la empresa. Revisa los comentarios de colaboradores y ex trabajadores en CompuTrabajo, pueden ayudarte a tomar la decisión correcta.

3 comentarios en «Conviértete en un profesional polivalente y elige en dónde quieres trabajar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *