Encontrar un buen trabajo en 7 pasos

pasos_para_encontrar_empleo

Encontrar empleo es una tarea que necesita dedicación, paciencia y confianza en uno mismo. Pero, sin embargo, para que todo lo que ponemos valga la pena, hay que partir con organización. Hoy hablaremos de todos los pasos para crear un plan de carrera, encontrando un nuevo trabajo y creciendo profesionalmente.

Este artículo vale tanto para la búsqueda del primer empleo como para mejorar tu carrera laboral.

Ya cuentas con confianza en tu persona y con la perseverancia en conseguir sus sueños.

Ahora falta que te tomes el tiempo de leer bien estos pasos y llevarlos a la práctica. Síguelos sin frustrarte, porque el mundo laboral es muy exigente y tienes que prepararte para recibir los no y también los sí.

Tras la crisis, nuevas oportunidades

La crisis del Covid-19 ha marcado a muchas empresas y, aunque la situación no es la ideal, poco a poco el mercado se va recuperando.

Ante la situación actual han ido surgiendo nuevas empresas digitales y profesionales híbridos. La pandemia no solo ha hecho que el sector salud busque nuevos profesionales; algunas organizaciones necesitan líderes para el cambio digital y trabajos operativos. Como hay que adaptar los mensajes y la publicidad, también han vuelto a surgir los cargos creativos.

Plan de acción para encontrar empleo

1. Organizar la agenda

Tanto si estás trabajando actualmente como si no, es importante organizar el tiempo para tener más productividad.

Si nos fijamos objetivos diarios será más fácil cumplirlos y evitar procrastinar, dejando para otro momento lo que podemos hacer hoy.

La búsqueda de trabajo necesita la misma dedicación que estar trabajando: constancia, perseverancia y horas útiles.

Es necesario crear una rutina para destinar el tiempo que tenemos disponible a revisar las ofertas, conocer la empresa, preparar el currículum, redactar cartas de presentación, etc.

Uno de los mejores consejos que les podemos dar es que dediques tiempo a tu propia persona, a cuidarte y a fortalecer tu autoestima. Buscar empleo puede menoscabar el amor propio, así que intenta hacer cosas que realmente te gusten y te ayuden a tener una actitud positiva.

Practica deporte, come sano, sal a caminar tomando sol, lee, baila… Tener tiempo para ti te permite focalizarte cuando sea necesario e identificar tus prioridades.

2. Autoconocimiento

Hoy en día las habilidades blandas o soft skills son muy valiosas y los reclutadores las toman mucho en cuenta. Las empresas valoran la curiosidad, las ganas de aprender, la capacidad de resolución, la resiliencia…

Es importante que conozcas y des a conocer tus habilidades, tu personalidad y lo que más te gusta de tu trabajo. Además, necesitas poder describir las competencias que posees (actitudes, conocimientos y destrezas) y que te permiten realizar con éxito un conjunto de tareas.

Antes de enviar tu currículum a una oferta de trabajo debes saber por qué quieres trabajar allí y qué competencias hacen de la tuya una buena candidatura.

3. Prepara un buen CV

Si nunca has hecho un currículum antes, estás justo en el momento de dedicar la primera jornada de tu búsqueda de trabajo a redactarlo correctamente.

Si ya estás trabajando, esta va a ser la parte más latera, qué le vamos a hacer. Recupera tu antiguo CV y conviértelo a un formato actual, con todos los elementos necesarios para superar los filtros de reclutadores y ATS.

Si bien tanto el diseño como la presentación son importantes, lo que siempre va a prevalecer  es el contenido. Revisa que estén actualizados tus datos, tus habilidades, tus conocimientos y tu experiencia, agregando las tareas que hayas realizado con anterioridad.

Otro punto importante en este paso es actualizar tu perfil en los portales de empleo donde estés presente, como CompuTrabajo o LinkedIn.

Los reclutadores tendrán en cuenta muchas variables al momento de contactar con una persona: el perfil actualizado es una de ellas.

4. Networking

Antes de empezar a postular te recomendamos hacer un repaso a tu lista de contactos. Indícales que estás en busca de una nueva oportunidad laboral y que te informen si saben de alguna oferta.

Más del 50% de candidatos accede a una oferta de trabajo porque se lo ha indicado un conocido, ya sea enviándole el enlace de la vacante o facilitando el contacto con la persona responsable.

Relacionarse con gente del mismo sector o perfil es necesario para mantener una buena conexión e ir creando una red de contactos que más tarde pueden ser de gran ayuda, no solo para buscar empleo sino también para mantenerse al día.

Recuerda que una relación es bidireccional: cuando tú sepas de algún empleo disponible o de una vacante publicada, compártesela a los contactos de tu grupo para que puedan acceder a ella.

5. Referencias

Antes de postular a una oferta piensa quiénes serán tus personas de referencia cuando te las pidan.

Si recién egresaste o si nunca has tenido un trabajo antes puedes preguntarles a profesores, mentores o profesionales que te conozcan y crean sinceramente que vas a realizar un buen trabajo.

Es importante que tengas en mente quién y por qué la persona te recomendaría para ese trabajo en particular. Aunque tengamos varias referencias, no todas destacarán de la misma forma así que ten en cuenta a quién escogerás según las funciones y los requisitos de la vacante.

6. Carta de presentación

Antes de pensar en la entrevista es importante que cuentes con una carta de presentación que les permita a los reclutadores conocerte un poco más.

En este documento ampliarás lo que dice el currículum pero, sobre todo, contarás tu historia. Está bien que una carta de presentación contenga elementos personales, que hablen de tu motivación.

¿Quién eres? ¿Qué te define? ¿Por qué serías ideal para el empleo? ¿Qué es lo que te motiva a trabajar en tal lugar?

Es en la carta donde debes responder a estas preguntas.

7. Postular y preparar la entrevista de trabajo

Una vez que has pasado por los 6 puntos anteriores, como ya tienes un momento del día dedicado a tu búsqueda postula a las vacantes que más encajen con tu perfil y tu plan de carrera.

Investiga sobre la empresa, prepara posibles preguntas que te harían en una posible entrevista y ensaya las respuestas. Ese es el modo de que no te pillen de sorpresa cuando te llamen.

Aprovecha la entrevista para hacer preguntas sobre el cargo, los objetivos y el organigrama…. No dejes que solo el reclutador te haga preguntas, muestra una actitud proactiva.

La actitud es un factor determinante, así que muéstrate con seguridad, responde acorde a las preguntas e intenta mantener una conversación educada con los reclutadores antes y después.

Una vez que terminen pregúntales sobre cómo evolucionará el proceso de selección y cuándo tienen previsto tomar la decisión final. Agradéceles por el tiempo dedicado a tu candidatura y pregúntales si puedes ponerte en contacto con ellos si en el plazo previsto no recibes ninguna respuesta.

En el fondo, será el momento de demostrar buena actitud, educación y proactividad.

Esto te hará avanzar pero, como con todo en la vida, no está escrito en piedra. Aunque hayas realizado la entrevista no dejes de dedicar tiempo a revisar las nuevas ofertas y a cuidar de tu salud mental. Verás que funciona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *