Entrevista de trabajo en video ¡sin problema!

video_entrevista

¡Buenísimo! Postulaste a una empresa que te interesaba y ahora te llaman porque quieren conocerte mejor. Es momento de sacarte brillo en la entrevista de trabajo y demostrar que en definitiva eres la persona más indicada para el cargo y que quieres ser el mejor aporte al proyecto. Más encima, resulta que te estuviste preparando y tienes lista una presentación impecable. Pero resulta que… ya no existen las entrevistas presenciales. ¿Cómo lo vas a hacer ahora?

Con las pautas que te entregamos en este artículo, podrás actualizar tu preparación y lograr que tu entrevista a distancia también sea exitosa.

Una nueva modalidad de entrevista

Si estás leyendo esto, casi seguro que tenido que enfrentar una entrevista laboral, donde te presentas en la empresa donde estás postulando para que te evalúen ya sean los profesionales de reclutamiento o los líderes del equipo que aspiras a integrar.

Pero nos encontramos en una coyuntura distinta, la del Covid-19, y la convocatoria es a una entrevista virtual. Como ya habrás visto, la realidad ha cambiado  pero no es nada a lo que no podamos adaptarnos. Basta con que conozcas los nuevos factores clave y sabrás continuar comunicando una buena imagen.

Es una época de cuidarse mucho la salud, y en este sentido la video entrevista es lo ideal. Y no solo porque evita el contacto y el riesgo de contagio: la oportunidad de participar a distancia en el proceso de selección tiene la gran ventaja de ahorrarte desplazamientos, tiempo, pasajes…

Claves para la video entrevista

La entrevista por videoconferencia es una gran vitrina a la que puedes sacar mucho provecho. Pone a tu disposición una serie de aspectos donde tú eres quien tiene el control, así que no se te ocurra desaprovecharlos. Son los siguientes:

  1. Prepara el escenario. Como se trata de dar la mejor impresión por todo y con todo, recuerda cuidar los detalles. Busca un espacio apto para grabar la entrevista. Tu líving, tu terraza, tu escritorio casero… la idea es que el fondo sea sobrio y no distraiga a la persona al otro lado de la pantalla.
  • Prepárate a nivel vocal. Lo que pretendes es dejar claro que quieres el cargo y que eres la persona más apta. Como estamos hablando de claridad en los mensajes, practica ese punto: párate frente al espejo, vocaliza, ejercita la dicción y la modulación; así podrás comunicarte con claridad se entenderá todo lo que dices.
  • “Prodúcete”, “cacharpéate”. Así como nos esmeramos en nuestra presentación personal para asistir a una entrevista presencial, debemos “arreglarnos” para su versión virtual. Si bien estamos en nuestra casa, no daremos muy buena impresión si aparecemos con cara de recién despertarse o con la ropa de hacer aseo, para qué decir con piyama o similar. Pero por otro lado no, nadie va a creer que usas la cartera bonita o la corbata dentro de la casa.  Que se vea tu mejor cara y tu imagen profesional.
  • “Probando, probando. 1,2,3”.Imagínate, estás exponiendo el punto crucial, donde  el explicas por qué deben elegirte a ti, y la persona que te hace la entrevista necesita hacer lectura de labios. Si es alguien de poca paciencia, habrás perdido el tiempo  Así que antes de comenzar haz una prueba técnica: asegúrate de que el micrófono y la cámara funcionen correctamente, prueba llamando a alguien para garantizar la calidad del sonido y que se escuche fuerte y claro todo lo que quieres contar.
  • “Hágase la luz”. Imaginamos que no querrás dar una imagen sombría, apagada o triste. Busca que tu escenario cuente con una buena iluminación. En caso de no tenerla, ayúdate con una lámpara, una ampolleta de luz clara o un espejo que proyecte la luz natural que entra por tu ventana. Que la iluminación del espacio sume a tu brillo personal.
  • No te caigas. O, más bien, que el internet no se te caiga. Comprueba de todas las maneras posibles que tu conexión de red sea la mejor, para evitar que tu cara se quede congelada o pixelada en la pantalla o se vaya a negro, porque esto distrae del flujo normal de la entrevista y no querrás perder la atención de tu entrevistador. “Más vale prevenir que lamentar”. Pero sabemos cómo funciona la red a veces e ignoramos cómo funciona la red de la persona que te entrevista, así que es buena idea tener un número de teléfono por si algún tropiezo tecnológico obliga a reprogramar la entrevista o buscar una solución conjunta.
  • Mira a los ojos… aun en la distancia. Que no parezca que estás detrás de una pantalla. La recomendación en este sentido es que mires directamente a la cámara, así la persona que te entrevista tendrá la sensación de que la estás mirando a los ojos y de paso demuestras que estás al 100% de concentración. Evita parecer que estás en otra cosa, con atención vaga y la mirada perdida en el horizonte.
  • Tu mejor versión. Aunque suene cliché, “sé tú”. La autenticidad y la transparencia son mejor valoradas por las empresas de lo que podrías pensar. Mostrar una persona distinta de la que eres no tiene mucho sentido, ya que cuando llegues a convivir todos los días con tus compañeros inevitablemente vas a mostrar tus verdaderos aspectos. No busques “vender” una personalidad ajena a la tuya; eres alguien excepcional, así que haz que se note. Una cosa es cumplir con la cordialidad y el trato agradable entre seres humanos y otra muy distinta fingir. Opta siempre por lo primero, así no se perderán tus cualidades y habilidades.

Ten en cuenta que conviene seguir estas recomendaciones al pie de letra aun cuando la entrevista no sea en directo. Puede ocurrir que la empresa te envíe una batería de preguntas, para las cuales deberás grabar las respuestas. Este método te ofrece una gran ventaja  ya que te permite preparar el discurso y hacer la grabación después de ensayar. De esta manera, puedes mostrarte desde una posición de mayor seguridad y luego de haber analizado y corregido lo que quieres proyectar con tu comunicación no verbal. Recuerda que todo lo que expresas (lo que dices y lo que haces) les da a los entrevistadores información sobre ti.

Otro gran consejo es indagar sobre la empresa; qué hace, por qué lo hace y para qué lo hace. Llega la entrevista con la info en la punta de la lengua, cómo se manejan la organización y el sector en que opera. Esto confirmará el gran interés que tienes por ser parte del proyecto.

También es muy positivo que a la otra persona le hagas preguntas sobre algunos temas en concreto, poniendo cuidado en lo que te interesa saber. Por ejemplo, si hay algo de la empresa que no lograste averiguar en tu investigación previa, la video entrevista es una buena oportunidad de hacerlo. Con esto no nos referimos a preguntar por el sueldo, pero sí a conocer más, por ejemplo, sobre planes de carrera. Si la entrevista es grabada y los entrevistadores no están presentes, te sugerimos que les dejes formulada tu pregunta. De esta manera aprovecharás de hacerle ver iniciativa e interés de tu parte.

La cuarentena y el confinamiento tienen un aspecto muy positivo: funcionan como un ensayo de los cambios tecnológicos y sociales que venían insinuándose y que ahora, post pandemia, se convertirán en realidad. Así que ten confianza, acércate más a la tecnología y aprovecha el tiempo para desarrollar habilidades y competencias que puedas comentar en tu video entrevista y que puedas potenciar en tu futuro nuevo empleo. Esta es una oportunidad para ser mejores y la video entrevista es el momento ideal para que se note. ¡Muéstrate!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *