Es momento de cambiar de trabajo: ¿qué debes tener en cuenta?

hora_de_cambiar_de_empleo

17. Diecisiete. Esta es la cantidad de veces, durante el año, que cualquier colaborador piensa en cambiar de trabajo. No tiene nada de raro: de hecho, los expertos sitúan en 35 años la edad para empezar a odiar el lugar donde se trabaja.

Si el domingo sientes depresión o si la semana se te hace tremendamente larga, puede que haya llegado el momento de cambiar de empleo.

Pero a veces este cambio no se produce por decisión propia. Un despido o una reorganización de la empresa pueden ser las causas para que se precipite la necesidad de un nuevo reto.

Estos cambios son algo que los Millennials, según datos de Deloitte, realizan cada 28 meses. “La generación anterior cambiaba de puesto cada seis o siete años, pero se prevé que estos se van a reinventar, de media, unas seis veces a lo largo de su trayectoria profesional. Algo que en Estados Unidos ya está sucediendo”, explica Gema Campos Lara, consultora en Recursos Humanos.

Pasos antes de cambiar de trabajo

Te damos las claves para saber si es el momento de cambiar o no de empleo.

1. Tu cuerpo. Es importante escuchar lo que dice tu cuerpo, aunque no debes confundirlo con una mala etapa. Si crees que estás desmotivado o si tu trabajo te aburre es el momento de cambiar. Puede haber otras señales como la frustración, la irritabilidad y la tristeza. Si los domingos por la tarde se vuelven grises y no puedes dejar de pensar en el lunes, es el momento de buscar una nueva oportunidad laboral.

2. No todos quieren lo mismo. Las comparaciones pueden frustrarte  y crear en dentro de ti la sensación de que vas con atraso en la vida o que esta no es como debiera ser. En estos casos es importante saber realmente qué es lo que quieres y cuáles son tus objetivos personales, sin necesidad de mirar lo que hacen los demás.

Hay gente que querrá un puesto que exija mucho y otros que piensen que la flexibilidad y la conciliación son más importantes. La respuesta la tiene uno mismo.

3. Piensa a corto y largo plazo. Haz una lista de lo que quieres conseguir y plantéate los siguientes pasos, es decir, como te ves en 3 años, en 5 y en 10. Convierte esos pasos en metas en tu plan de carrera.

4. Sé realista. Raramente un trabajo te gusta al 100%, siempre hay tareas que te apasionan más que otras. Con la edad te das cuenta de que cada perfil y cada cargo tienen cosas positivas y negativas. En este caso sé realista y haz una investigación sobre cómo esta tu mercado, qué tareas hace alguien con tu perfil y cuáles son realmente las tareas que más te gustan.

5. La decisión de cambiar nunca se toma en caliente. Cambiar de empleo es una decisión que debe ser tomada con tiempo y después de haber reflexionado. No tomes decisiones precipitadas o sin haberles dedicado el tiempo de reflexión adecuado; cuando estamos estresados o enojados cuesta más pensar de forma racional. Puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Aceptarías un cargo con menor sueldo?
  • ¿Qué ocurriría si en un plazo de 3 meses no encuentras un nuevo trabajo?
  • ¿Sabes qué empresas encajan mejor contigo?
  • ¿Cuál es el próximo paso necesario para alcanzar tus objetivos?

6. Comunicación. Si finalmente decides cambiar de empleo o dejarlo, debes comunicarlo de la forma correcta. Siéntate con tu superior y exponle la decisión y el porqué necesitas el cambio. Redacta la carta y date el plazo de acuerdo a la ley o al contrato para dejar la empresa. Es importante terminar de la mejor manera posible, para así facilitar el cambio y cerrar bien una etapa de tu carrera profesional.

7. Trabaja en lo que te acomoda, aunque no necesariamente sea en “lo tuyo”. A veces la gente toma caminos de los cuales no esta muy segura y finalmente decide continuar, aunque no sienta pasión por lo que hace. Debes ser realista, no podrás dedicarte a la medicina si no has estudiado esa carrera. Sin embargo, este cambio puede ayudarte a encontrar algo que te acomode, aunque no sea específicamente lo tuyo.

Estos cambios no son fáciles y a veces la inexperiencia en otros campos puede dificultarnos encontrar el puesto que queremos. Pero si decides que este es el momento, dale.

Cómo hacer un cambio de carrera tras 15 años en el mismo cargo

Hay perfiles senior que llevan mucho tiempo en el mismo puesto de trabajo. Cambiar de empleo, de por sí, puede resultar abrumador, pero tras más de 15 años se convierte en algo aterrador.

La premisa es que nunca es tarde para trabajar en lo que te gusta.

La verdad es que hay edades en las que encontrar un buen empleo es difícil, pero no imposible. Lo primero de todo es decidir si quieres enfrentarte a ese miedo o no.

Lo segundo, pero no por ello menos importante, es conocer tu situación financiera y saber exactamente cuánto tiempo puedes estar sin trabajar. Lo ideal es mantener el trabajo hasta encontrar uno nuevo, pero como hemos comentado en la introducción, hay veces en que agentes externos precipitan esa decisión.

Una vez llegados a este punto, los pasos iniciales sirven perfectamente a todos los perfiles. Buscar lo que te apasiona, redactar un buen currículum vitae, conocer tus fortalezas y debilidades y ponerte al día con formaciones que te permitan reciclar y afianzar tus conocimientos.

Presta mucha atención a tu CV. Debe tener un formato moderno y es un plus si resulta fácil de leer en dispositivos móviles. No olvides incluir palabras clave y adjuntar cartas de recomendación.

Plantéate cada día un nuevo objetivo y una actividad. La acción es lo que hará que el cambio surja efecto y no se quede solo como una bonita intención.

Haz networking y habla con profesionales del sector. Asiste a charlas y aprovecha para ampliar la red de contactos; nunca se sabe dónde puede surgir una oportunidad.

Sobre todo: no tengas miedo al fracaso

Cuando somos niños aprendemos a montar en bicicleta porque, aunque nos da miedo caer, seguimos intentándolo.

Esa capacidad de aceptar los errores y continuar se va haciendo cada vez más pequeña con la edad.

Buscar una nueva oportunidad laboral es incompatible con el miedo al fracaso, ya que la incertidumbre y el pesimismo pueden hacer mella en la actitud y hacerte desistir de encontrar un nuevo lugar donde desarrollarte.

Pero no te quedes con la sensación de que continúas en un empleo solo por el simple hecho de que te asusta el cambio. Atrévete, hazlo por ti.

Un comentario en «Es momento de cambiar de trabajo: ¿qué debes tener en cuenta?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *