¿Estás perdido en tu plan de carrera? Reorienta tu futuro

perdido_plan_carrera

Te despiertas una mañana y te das cuenta de que la inercia y la rutina te están llevando a una realidad que no te satisface. Sientes que estás perdiendo el tiempo, no sabes qué hacer para cambiar esa sensación que se apodera de ti y no se va ni, aunque te tomes vacaciones.

Hay carreras que tienen un fuerte componente vocacional como, por ejemplo, médico, profesor, enfermera… Pero cuando ese no es tu caso, es normal que en algún momento de tu vida profesional te surjan dudas.

¿Sientes la necesidad de cambiar de trabajo? ¿Estás pensando en elegir una carrera distinta? Este artículo es para ti.

Analiza dónde y cuándo perdiste tu pasión

Puede que en tu trabajo ya no sientas la motivación que tenías antes. No es nada tan extraño, pero debes analizar el porqué de esta situación.

¿Es por tus tareas diarias? ¿Por tu jefe? ¿Tus compañeros? ¿Te sientes decepcionado con la empresa? ¿Te gusta lo que haces, pero no cómo lo haces?

Si el motivo solo corresponde al ambiente en el que estás, la respuesta es sencilla: cámbiate de empresa. Tu problema no es la desorientación profesional ni vocacional, sino que necesitas un cambio de aire, nuevos retos a los que hacer frente.

Sin embargo, tu situación puede ser más compleja, de modo que el trabajo que haces es lo que ya no te gusta, independiente de dónde te desempeñas. En este caso sí debes reorientar tu plan de carrera para encontrar lo que te apasione realmente. Tal como dicen, trabajar a gusto no es trabajar.

Los psicólogos advierten que en esta parte del proceso debes conectarte con tu niño interior. ¿Qué es lo que realmente te gusta? Piensa como si no tuvieras obligaciones, deja la mente en blanco y sueña un poco.

Define tus habilidades

En la vida laboral a veces nos sentimos como actores encasillados en un solo rol, como si únicamente sirviéramos para un trabajo concreto y ningún otro. Es momento de alejar ese pensamiento y de evitar que esa sensación domine tu plan de acción.

Haz un listado de las habilidades que posees. No eres solo un comercial, un programador o un conductor. Tus habilidades van más allá de la categoría laboral.

Por ejemplo, si eres comercial tienes habilidad para crear valor alrededor de un producto o servicio, tienes don de gentes, capacidad de comunicación… Lo importante es saber tus puntos fuertes para buscar una nueva salida profesional.

Añade a estas habilidades tus talentos naturales, los que traes de fábrica y que desde niño se te han dado bien pero que a lo mejor no has alimentado tanto como otros.

Imagina tu futuro

Cierra los ojos e imagina como será tu futuro dentro de 5, 10, 15 años. No te centres en tu futuro más próximo, no pienses en tu próximo ascenso o en el cargo que quieres.

Intenta visualizar todo lo que te gustaría conseguir. Pero no te limites al aspecto profesional: pon tu mente en los proyectos que quieres desarrollar, las habilidades que usarás, el equipo de trabajo que quieres tener y cómo te quieres sentir.

Es importante establecer los objetivos, ya que hacerlos tangibles los vuelve reales y por tanto te acerca a la meta. A veces lo importante no es conseguirlos, sino el trabajo que realizas para llegar hasta ellos.

Recuerda que cuando alguien planteó que el ser humano llegaría a la luna, muchos pensaron que era una locura. Pero el plan de acción de la NASA se dividió en objetivos más pequeños, para hacerlos asequibles a corto y mediano plazo, y a la larga el éxito se hizo evidente.

Test vocacional

Una vez que has trabajado los puntos anteriores, nunca está de más que, para reafirmar tus conclusiones, realices un test vocacional. Si estás a punto de empezar la universidad, tomar uno de estos test también te puede ayudar a orientar tu educación.

Te recomendamos las siguientes páginas que te ayudarán a identificar tu vocación:

Si para encaminar tus próximos pasos prefieres una evaluación más profunda, puedes recurrir a un orientador profesional o a un coach.

Estos profesionales analizan tus puntos fuertes y débiles y las tendencias naturales hacia un tipo de trabajo. Sus servicios resultan de gran ayuda cuando necesitas analizar qué te motiva y qué es importante para ti a la hora de escoger un empleo o carrera.

Un buen ejercicio que plantean estos profesionales consiste en escribir en una hoja en blanco qué es lo que valoras de un trabajo. ¿Qué debe tener tu trabajo ideal? Apunta todo lo que desees: horario, ambiente laboral, habilidades que debes usar, cómo quieres sentirte….

Una vez hecho esto intenta encajar ese trabajo ideal con uno real. Este ejercicio de introspección te guiará hacia el siguiente paso.

Ponte en acción

Ya sabes cómo es tu trabajo ideal y has encontrado algunos sectores compatibles con tus deseos. Ahora focaliza tu búsqueda de empleo en ese nuevo paso de tu carrera.

Realiza, si es necesario, algunos cursos para reorientarte. Recuerda que la microformación te puede ayudar a desarrollar alguna habilidad de manera rápida y a tu propio ritmo.

También puedes plantearte cambiar de carrera o realizar algún posgrado o magíster que te ayude a dar el giro profesional que necesitas para sentirte realizado.

En CompuTrabajo somos parte activa de tu cambio de carrera, así que no te olvides de modificar tu perfil: cambia la casilla que corresponde al nuevo trabajo en el que estás interesado y crea alertas para poder postular a las ofertas que mejor calcen con tus objetivos.

Haz seguimiento a tus objetivos

Este plan no es cualquier plan; se trata de tu futuro, se trata de tu felicidad, así que necesitas hacerle seguimiento. No hay excusa. Esta no es la lista de deseos que haces el 31 de diciembre a las 11 de la noche, no la puedes descuidar.

Por eso es importante que analices cómo vas avanzando hacia tus objetivos. Al cumplir uno, recuerda que tienes que añadir tu próximo paso al listado, de modo que alcances lo que te propusiste a 15 años plazo.

Imagínate si se hubiesen contentado con inventar los cohetes: no se habría llegado a la luna jamás. No se trata de buscar la felicidad como resultado final, se trata de ser feliz mientras trabajas para llegar a ese punto lejano.

“¿Qué es un hombre sin sueños?” – Albert Einstein

Es lo que también nos preguntamos, porque sin un sueño la vida pierde sentido. No hace falta que tu objetivo sea grandioso: debe ser algo que quieras tú, no algo que te haya impuesto la sociedad o la publicidad.

¿Qué es lo que va faltando? ¡Dar el primer paso! Enderézate, respira hondo y piensa: ¿qué te hace feliz?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *