¿Odias los lunes?

odias_los_lunes

Y así es como, de repente, te despertaste en el año 2020. Y, sea que vengas de tomarte días en diciembre, o que estés a punto de tomarte vacaciones, o que tu situación laboral esté en proceso de cambio, este es el momento más adecuado para hacer balance de tu vida profesional y plantearte tus propósitos al respecto para este año. Sea lo que ocurra, la rutina volverá y te hará tomar consciencia de lo que realmente te depara el mundo laboral.

La rutina volverá, y lo bueno de eso es que te permitirá alcanzar metas. ¿Por qué no planteártelas desde ya y reflexionar sobre ellas?

A propósito de rutina, al leer esa palabra, ¿qué sentiste? ¿Tuviste el malestar físico de “odiar los lunes”? El trabajo, idealmente, es un medio para alcanzar sueños, no para calzarse grilletes. Mal que mal, estamos en el futuro. Pero si es el malestar lo que prevalece, aprovecha la oportunidad de replantearte qué tipo de realidad quieres para este año y cómo lograr que exista.

Ahora bien, si ya vives en el futuro y sientes pasión por tu empleo, esta pausa es para ti el momento de reactualizar tu éxito, mejorar tus propósitos laborales y plantearte nuevos retos. Como en este blog estamos para aportarte métodos para todo tipo de procesos laborales, más abajo te mostramos unas preguntas para guiarte en ese sentido y reflexionar sobre qué destacó en 2019 y como mejorarlo este año.

Si no sabes lo que quieres, responde estas preguntas

¿Estás a punto de elaborar un listado de metas normalmente inalcanzable o poco realista? Es lo más normal del mundo, pero convengamos que no sirve de mucho. Lo que funciona es evaluar la situación en que te encuentras y saber de forma objetiva si ese trabajo es para ti y si disfrutas con él.

Cuando somos felices en el trabajo tenemos un mayor impacto laboral y mayor éxito en nuestra carrera. Además, tener una relación sana y feliz con el trabajo suele comportar un aumento de felicidad en el ámbito personal.

En la práctica, cualquier experto en recursos humanos te dirá que no hay dos vidas, personal y laboral, sino que son una misma. Somos humanos y no electrodomésticos. Un ámbito influye en el otro y viceversa.

Antes de empezar con las metas y los cambios es necesario saber qué has conseguido este último año, cuáles han sido tus logros alcanzados y tus metas que quedaron por obtener. No se te ocurra culparte por los errores o por lo que no has conseguido: el propósito de esta reflexión es permitirte trazar una línea de mejora o advertirte sobre la necesidad de un cambio.

Aquí van las 10 preguntas. Si las contestas a consciencia, te ayudarán a tener un mapa más completo de tu vida profesional y hacia dónde debe dirigirse:

  • ¿Cuál fue tu mayor logro de 2019?
  • ¿De qué estás más orgulloso profesionalmente?
  • ¿Para quién marcó la diferencia ese trabajo?
  • ¿Qué nuevas habilidades aprendiste?
  • ¿Qué crecimiento tuviste durante el año pasado?
  • ¿Quién te ayudó a conseguir ese crecimiento?
  • ¿A quién admiras profesionalmente?
  • 5 cosas que te gustaron de 2019 y que quieres repetir laboralmente en 2020.
  • ¿Qué deseas cambiar laboralmente durante este nuevo año?
  • ¿Qué harás para ser feliz en el trabajo?

¿Estoy en el trabajo adecuado?

Si tras responder esas 10 preguntas aún dudas de si estás en el trabajo adecuado, no te preocupes. Hay algunos indicadores que pueden ayudarte a convencerte de ello:

  • ¿Te has preparado para este trabajo? Llevar muchos años estudiando o preparándose para un trabajo suele ser un indicativo de la pasión que sientes por esa área. Aunque hay excepciones a esta regla, si has invertido tiempo en desarrollar habilidades y conocimientos, seguramente es la profesión que deseas. Recuerda que el esfuerzo y la constancia suelen ser grandes aliados para conseguir lo que te propones.
  • Crecimiento personal y profesional. Si el trabajo que estás realizando actualmente te permite crecer, aprender cosas nuevas y mejorar cada día, lo más seguro es que a pesar de las dificultades puntuales sea un buen trabajo. Sentirse realizado es necesario para saber qué estás en el buen camino profesional.
  • ¿Inviertes tiempo libre en aprender cosas de tu sector? Seguir formándose es un indicativo más de que el trabajo te motiva y quieres mejorar tus habilidades. Piensa si esta formación es voluntaria u obligatoria y si disfrutas con ella.
  • ¿Hay un entorno agradable en tu oficina? Este punto también puede indicarte si estás en la empresa correcta y si compartes los mismos valores. Aunque te guste tu profesión es posible que el problema sea la empresa u organización donde estás desarrollando tu plan de carrera.
  • Libertad de expresión. ¿Se te hace cómodo expresar tus ideas en voz alta? ¿Te escuchan? ¿Hay vías de comunicación entre colaboradores y empresa? Tu experiencia como parte del equipo de trabajo debe ser tenida en cuenta por parte de la empresa, si no es así, entonces puede que tu sino sea cambiar próximamente de empleo.
  • ¿Los domingos por la noche son un calvario? Este es un claro indicativo de que no estás en el puesto adecuado. Ir a trabajar no debe suponer malestar constante ni echarte a perder los días festivos.

Necesito un cambio

Si has llegado hasta aquí y tienes claro que necesitas un cambio debes saber que hay cosas que puedes hacer para que tu vida laboral sea mucho más gratificante que la que tienes ahora.

Primero es necesario que sepas qué quieres hacer. ¿El cambio se debe a una necesidad de buscar otra empresa o incluso una nueva profesión?

Si lo que necesitas es cambiar de empresa entonces te recomiendo que elabores un listado de características imprescindibles que debe tener esa compañía para hacerte feliz como parte de su equipo. Anota el salario emocional que debería tener, el horario óptimo para compatibilizar la parte laboral y familiar, las tareas que te gustaría realizar y el tipo de liderazgo. Una vez tengas las características que buscas, entra a CompuTrabajo e investiga a las empresas que te interesan.

Si por el contrario lo que ha dejado claro este artículo es que necesitas un cambio de profesión, no pierdas más tiempo: decide lo que realmente quieres y qué formación necesitas para llevarlo a cabo.

Usa nuestro portal para ver los empleos más demandados y qué formación y experiencia necesitas para poner el primer pie en esa área. A veces puedes darte cuenta de que ya poseías la mayor parte de las habilidades para empezar una vida laboral totalmente distinta. Usando esas mismas vacantes, saca las palabras clave y elabora un CV personalizado para ese sector específico.

Propósitos laborales para 2020

Tanto si quieres o no cambiar de empleo, hay 12 propósitos laborales que tienes que adoptar. ¿Suena un poco intrusivo? ¡No nos importa! Lo que nos importa es ayudarte en tu carrera. Hay algunos que son recurrentes en la lista de objetivos anuales y otros que te pueden sorprender un poco más, pero te aseguramos que todos son útiles. Léelos, aquí van:

  • Aprender un nuevo idioma o mejorar alguno que ya sepas.
  • Leer más, ya sea sobre temas laborales, no ficción o literatura. La lectura, aunque no siempre especializada, te puede ayudar a ampliar el conocimiento y la comunicación. Leer es una buena forma de entrenar al cerebro y dotarlo de otras habilidades como la imaginación, la creatividad, el lenguaje, la comprensión del mundo y muchas más..
  • Realizar algún curso de formación relacionado con tus intereses o hobbies. También microformaciones para mejorar tu día a día y tu productividad.
  • Realizar más ejercicio físico. Practicar algún deporte te ayudará a focalizar tu energía y tener más productividad y energía en cualquiera de tus nuevos retos, incluidos los laborales. Para qué decir que esto es una verdad científica.
  • Aprender a controlar el estrés y tener herramientas para gestionarlo. El día a día hace que el estrés y la presión tengan un influjo mayor en el trabajo y en la vida personal. Desarrollar técnicas y herramientas para gestionarlo puede suponer un gran cambio.
  • Disfrutar del trabajo y la familia. Buscar un buen balance entre estos dos ámbitos de la vida debe ser un propósito para este 2020. A medida que las personas exijan este balance, las empresas cada vez lo irán teniendo más en cuenta, porque se volverá fundamental y es cuidar de la experiencia de sus colaboradores.
  • Aliméntate de forma sana y equilibrada. Esto te permitirá tener más energía y gestionar mejor los problemas diarios, además de mejorar de inmediato tu calidad de vida. Además, ¿te has dado cuenta de que resulta más barato?
  • Haz voluntariado. Realiza una actividad que te llene. Según estudios internacionales las personas más felices son las que dedican parte de su tiempo a ayudar a otros. Este 2020, como nos hemos dado cuenta, es el momento ideal para abrirse a los demás. Aprovéchalo.

Esperamos que todos estos consejos te ayuden a encontrar tu camino laboral, a mejorar el que tienes y, humildemente, a que tu vida sea más plena, tanto dentro como fuera del trabajo.

Ya que empezaste a revisar estas dos listas y a tomar acciones, ¿por qué no te haces también una lista de propósitos personalizada? Y si entre ellos está cambiar de trabajo, abre el sitio o la app de CompuTrabajo. Siempre tendremos ofertas que te inspiren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *