¿Qué falló en la entrevista de trabajo? Analiza los errores más comunes

errores_comunes_entrevista

Aunque pienses que eres el candidato ideal para un puesto de trabajo, resulta que no siempre te van a seleccionar. Una de las causas puede ser una mala entrevista de trabajo: para saber en qué fallaste necesitas analizar los errores para evitar cometerlos de nuevo.

A continuación te contamos en qué puntos clave puedes incidir para llevar la entrevista a buen puerto.

Ser puntual

A una entrevista debes llegar puntual. Planifica la ruta con anticipación, considera dificultades con el tránsito o con el transporte público; si puedes, ensaya el camino el día hábil anterior y tómale el tiempo. Llegar tarde da mala impresión y muestra una falta de respeto hacia la empresa y hacia el tiempo del reclutador. Y más allá de lo que piensen de ti, considera que ese atraso, por sí solo, te dejará fuera.

Recuerda llegar a la hora acordada, ni antes ni después, ya que la persona que te ha citado tendrá trabajo programado. Si llegas antes, espera cerca tomando un café, si es necesario, antes de subir a la oficina.

Si aunque hayas planificado tu viaje ocurre algún incidente que te impide llegar o hace que llegues tarde, comunícalo. Así podrán cancelar la entrevista, si lo consideran necesario, o bien asignarte un nuevo día u hora.

Para el área de Recursos Humanos es mejor saber que un candidato no llegará que no saber nada más de esa persona. Piensa que el mundo es un pañuelo y puede que más adelante te vuelvas a cruzar con ellos.

Tu actitud abre puertas

La actitud con la que te presentes a la cita da muchas pistas al gestor de talento. Recuerda que debes sobreponerte a los nervios, sonreír y llegar con buena predisposición al diálogo con el entrevistador. No es un interrogatorio, es una charla para conocerte y saber cómo puedes encajar allí.

Mantén la serenidad. Pero si tienes nervios y no consigues relajarte, mejor coméntalo, no va a pasar nada malo; todos somos personas, así que se comprenderá tu inquietud.

Cuando te reciban no te quejes del tránsito o del calor o de lo difícil que ha sido llegar. Si reclamas durante la primera conversación puedes dar la sensación de que no quieres ese trabajo, o incluso pueden llegar a pensar que si el encuentras tan malo el lugar antes de poner un pie dentro, en poco tiempo querrás dejar el trabajo.

A veces la actitud juega un papel más importante que la experiencia. El entusiasmo se palpa y el reclutador sabe si es fingido o si te apasiona realmente el proyecto.

Presentarse aseado y bien vestido

Recuerda que el aspecto y la higiene es importante. No hace vestirte como para ir a un matrimonio, basta con buen aseo personal y ropa planchada. Parece un consejo obvio, pero el cuidado físico hace inclinar la balanza.

Según los gestores de Recursos Humanos, presentarse con la ropa sucia o poco aseado son signos clave de que una persona no muestra interés por el empleo y seguramente le costará encajar en el equipo.

Esto no quiere decir que la buena pinta por sí sola te va a asegurar el puesto, sino que la higiene personal es importante cuando se busca empleo.

Para asistir a una entrevista siempre es mejor usar colores neutros y que denoten confianza en uno mismo. Evita los colores chillones o las extravagancias.

No te disfraces, porque se notará que aparentas ser otra persona. Utiliza ropa que sepas que te queda bien y te permita presentarte con comodidad.

Es importante que conozcas cómo es la empresa. Si es una empresa tradicional y su imagen se relaciona con hombres y mujeres trajeados, vístete formal. Por el contrario, si es una start-up y la gente viste casual, deja el traje en casa y apuesta por ropa un poco más informal, aunque sin perder de vista que quieres dar una imagen profesional.

Evita interrupciones y apaga el teléfono

Otra muestra de respeto es silenciar o apagar el teléfono o cualquier dispositivo que pueda interrumpir la conversación.

Haz esto antes de entrar a la oficina. No tengas el teléfono a mano a no ser que lo necesites para mostrarle algo al reclutador. Tampoco dejes el teléfono encima de la mesa, puede parecer que te interesa más lo que sucede fuera de la entrevista.

Lo mejor, en el fondo, es apagar el teléfono, dejarlo bien guardado y no volver a pensar en él hasta que haya finalizado la entrevista.

Prepararse para la reunión

Ten una actitud sincera y responde lo que piensas en cada momento. Sin embargo, hay preguntas para las que te debes preparar.

Las principales son las que tratan sobre la empresa. Esto es algo que hemos repetido muchas veces, pero no nos cansamos de decirlo: es muy necesario conocer la empresa, su cultura organizacional y sus valores.

Si te preguntan qué sabes sobre la empresa o porqué podrías encajar allí, que tu respuesta sea acertada dependerá del trabajo de investigación que hayas hecho previamente.

Los buenos candidatos son los que recogen información de distintas fuentes. Consulta su página web, su blog corporativo, sus redes sociales y las evaluaciones en CompuTrabajo.

Si quieres saber qué pasos seguir para conocer mejor la empresa, lee el artículo ¿Qué debo conocer de la empresa antes de ir a una entrevista de trabajo?

Encontrar el equilibrio entre los logros y los fracasos

Hasta hace poco, en las entrevistas de trabajo necesitabas venderte, decir todos tus logros y presentarte casi como un producto que la empresa no podía rechazar.

Esa concepción ha cambiado. Ahora la entrevista es más bien un diálogo para que tanto tú como la empresa se enamoren el uno del otro. Por ese motivo, no conviene presumir en exceso, aunque tampoco debes subestimarte.

La sinceridad es esencial: es importante que cuentes los objetivos alcanzados durante tu carrera profesional, así como enumerar tus fracasos si te lo preguntan.

La pregunta sobre fracasos y errores sirve al reclutador para saber qué aprendiste de esa experiencia y también comprobar tu sinceridad. Nadie ha tenido una vida profesional sin errores, así que usa a tu favor el conocimiento que has aprendido a través de tus tropiezos y enamora a la empresa.

Participa en la conversación

La entrevista no deja de ser una conversación donde el entrevistador suele hacer las preguntas.

Tus respuestas deben estar estructuradas y dar información. Si te limitas a contestar “sí” o “no”, no le estarás dando información al reclutador y eso puede desesperarlo. Alimenta la conversación y mantente abierto a la hora de responder y colaborar. Para ello:

  • Es importante que cuides tu lenguaje y des ejemplos detallados de tus experiencias o formaciones.
  • Es necesario que haya un equilibrio: ni demasiado callado ni demasiado parlanchín.
  • Las preguntas al gestor son importantes, ya que muestran interés. Piensa realmente qué te gustaría saber.

El sueldo y las vacaciones en el momento adecuado

Otro error común es preguntar sobre el sueldo y las vacaciones a los 5 minutos de empezar.

Antes de asistir, comprueba si esa información aparece en la oferta a la que postulaste. Si lo hiciste a través de CompuTrabajo puedes consultar las vacantes y sus características en tu área personal.

Si esa información no aparece, dale tiempo al entrevistador para tratar esos temas, seguramente llegará a ese punto. Pero si a los cinco minutos ya estás consultando por este aspecto puedes dar a entender que no te interesa otra cosa.

Lo normal es que el reclutador especifique, durante la reunión, los términos del cargo. Si no saca el tema, en ese caso puedes preguntar al final o bien esperar al siguiente contacto. Es un tema delicado y por eso requiere tacto.

De todas maneras, si para ti es un factor relevante puedes mencionarlo al final, cuando ya has podido ver si realmente te interesa trabajar allí o no.

¿Para qué dar una entrevista fallida, con lo que cuesta conseguir una, cuando puedes dar una entrevista exitosa? Repasa todos estos puntos y enfréntate a ella con optimismo y las tareas hechas.

8 comentarios en «¿Qué falló en la entrevista de trabajo? Analiza los errores más comunes»

  1. Siempre me muestro tal cual.soy: como hablo, mi simpatia con todas las personas, no finjo poses ni palabras.
    Comento lo adecuado para cada momento.
    Siempre, en todos los ordenes de la vida, muestro acercamiento y apertura, como si nos comocieramos, porque asi soy.

  2. Muy claros todos los puntos, solo en el tema de sueldos hay un mondo de temas, desde que te llama un reclutador que ya maneja los rangos de sueldos de sus clientes y verlo directamente con él, ya que sino cumple tus expectativas para que seguir en un proceso, por otro lado creo que si directo por una empresa, es importante dejarlo claro en la primera reunión, ya que no es un punto tabú, sino es lo mas normal.

    1. Hola Patrizio,
      Gracias por el comentario. Tienes razón, el sueldo no es un tema tabú, pero sí delicado. Nuestra recomendación es que no se trate el tema a los 5 minutos de empezar la entrevista, es mejor esperar al momento oportuno.
      Un saludo

    1. Como demandante de empleo nuestros servicios son totalmente gratuitos. Puedes dar de alta tu curriculum en nuestra base de datos para que cientos de empresas lo vean, y además suscribirte a nuestro servicio gratuito de envío de ofertas a tu buzón. Recuerda también que es importante leer la sección de Preguntas Frecuentes (https://candidato.computrabajo.cl/ayuda/). Para resolver cualquier otra duda te facilitamos el acceso a la guía de usuarios https://i.computrabajo.com/ayuda/computrabajo_chile_guia_candidatos.pdf.
      Un saludo.

  3. siempre que asisto a una entrevista de trabajo trato de responder con criterio , me muestro tal cual soy como persona me limito a responder adecuadamente las preguntas que me realizan, si tengo alguna duda pregunto sin temor, saludo y me despido amablemente y con una leve sonrisa, creo si he fallado en algo, es por que siempre hay algo excluyente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *