Supera la segunda entrevista de trabajo

segunda_entrevista

Has pasado por la primera entrevista y todo ha salido bien. Sin embargo, te llaman de nuevo para concertar la segunda. ¿Y ahora qué?

Llega el momento de preparar y superar la segunda entrevista. Es muy optimista pensar que porque te han vuelto a llamar lo tienes todo hecho. Es que, precisamente, hay una segunda entrevista porque todavía tienen a varios otros candidatos, los mejores. Es el momento de dar lo mejor de ti, piensa que estás compitiendo contra ellos.

¿Por qué una segunda entrevista?

Cada empresa tiene políticas distintas en lo que se refiere a procesos de selección. Algunas empresas, por ejemplo, usan la segunda entrevista para que los candidatos hablen con el jefe del equipo o bien con las gerencias.

En otras, esta segunda entrevista está pensada para tratar en más profundidad ciertos temas relacionados con el cargo y con el perfil requerido.

No te preocupes, cuando recibas esa llamada seguramente te explicarán por qué y con quién te entrevistarás la segunda vez.

El formato de la segunda entrevista

En esa llamada te informarán de las personas que estarán presentes.Si la entrevista la harán varias personas, prepárate. No es lo mismo una entrevista con un solo interlocutor que con varios.

Es importante practicar y prestar atención al grupo. Seguramente hablarán en un orden predeterminado, pero puede que te hagan varias preguntas seguidas.

En esos casos responde por orden y lo más específico posible. No dudes, y si necesitas meditar la respuesta coméntalo en voz alta. Puedes decir, por ejemplo, “es una muy buena pregunta y necesito unos minutos para valorarla”.

Eso sí, no dejes que el tiempo corra, trata de mantener cierta rapidez y agilidad. Lo que se pretende con esto es medir qué capacidad de reacción tienes.

El día de la entrevista debes interactuar con todos los que están en la sala y no solo con los que hacen las preguntas.

Realiza contacto visual con todos ellos a la hora de responder y si es posible acuérdate de todos los nombres, para poder dirigirte a ellos. Un truco es anotarlos en una libreta, haciendo un diagrama del orden en que están sentados.

Puede que te parezca imposible impresionar a todo el grupo, pero si ensayas y pones en práctica nuestros consejos, seguro que lo consigues.

¿Qué quiere evaluar el entrevistador en esta segunda ronda?

Las diferencias principales entre la primera entrevista y la segunda se encuentran en los objetivos del entrevistador. Una vez confirmados los conocimientos de tu currículum, ahora desea ver cómo encajarías en el equipo.

Para ello te preguntará sobre:

1. Tu interés en el cargo y en la empresa

Si durante la primera parte del proceso ya debías conocer la empresa, en esta segunda ronda quiere asegurarse de que aún tienes interés en la oportunidad de formar parte de la organización.

Una forma de medir tu interés en la oferta es comprobar si entre la primera y la segunda entrevista has investigado más sobre la empresa y su actividad. Así que manos a la obra y ponte a investigar.

Y luego, en la entrevista, aprovecha la ocasión para preguntar todo lo que durante esta segunda investigación no te haya quedado claro.

2. Tus habilidades

En la primera entrevista los reclutadores ya se aseguraron de que tuvieras las habilidades que buscaban para el puesto. En la segunda los reclutadores o los jefes de equipo buscarán evidencias más detalladas de tus competencias y por eso, seguramente, te preguntarán sobre experiencias concretas pasadas.

En este punto pueden aparecer preguntas del tipo “cómo abordarías tal situación”, “cuándo fue la última vez que aprovechaste tal habilidad para el trabajo”, etcétera.

Nuestro consejo es que prepares entrevistas de competencias para poder practicar las respuestas. Usa esta instancia de forma ventajosa y aprovecha para indicarle al reclutador qué mejoras implementarías si formaras parte de la empresa.

3. Encaje con la cultura empresarial

Sí, de nuevo. Es de vital importancia para los gestores no equivocarse en este punto. Puede que como profesional tengas muchas competencias, pero si tus valores no encajan con los de la empresa, la relación difícilmente será exitosa.

En algunas empresas el candidato recorre las oficinas para conocer de primera mano el ambiente y el lugar, en otras presentan al equipo y en algunas te piden que te describas.

A veces el reclutador quiere conocer tus aficiones, cómo eres fuera del trabajo: es decir, cómo te describirían tus amigos y cómo sueles preferir trabajar.

Habla siempre con honestidad y responde realmente qué es lo que te gusta. Puedes preguntar más sobre la empresa para verificar si es un buen lugar para ti.

Recuerda también que en CompuTrabajo puedes tener acceso a las evaluaciones de colaboradores y ex colaboradores. En nuestra web podrás ver las puntuaciones relacionadas con el ambiente laboral; las oportunidades de carrera; las prestaciones y beneficios y el liderazgo.

4. Disponibilidad y expectativas salariales

La segunda entrevista sirve también para que los entrevistadores conozcan tu disponibilidad de incorporación y tus expectativas salariales. En algunas empresas este tema ya queda claro en las vacantes o en el primer contacto, pero suelen usar esa segunda interacción para verificar que todo se ha entendido perfectamente y que ambas partes están de acuerdo con el salario.

Si necesitas negociar el salario en esta etapa, tenemos un artículo en nuestro blog que te ayudará a  salir con éxito de la situación. Lo importante es jugar con un rango de cifras y saber cuál es el mínimo que tienes disposición de aceptar.

Consejos para superar la segunda entrevista de trabajo

Hay actitudes clave que te servirán para todas las entrevistas. Repasémoslos:

  • El lenguaje: es fundamental hablar con claridad y concisión. Medita bien tus respuestas y ten en cuenta que no solo comunica el lenguaje verbal, también lo hace el no verbal. Si hay temas que son delicados, ensaya las respuestas delante de un espejo.

Los reclutadores quieren ver como te desenvuelves, así que habla con decisión y escucha bien las preguntas que te hacen. Es importante que entiendas correctamente qué es lo que te están preguntando.

Si tu cargo requiere de ciertos conocimientos técnicos, usa los tecnicismos cuando sean necesarios. Pero si en la entrevista están presentes los reclutadores o alguien que no forme parte del área, intenta que puedan entender todo lo que cuentas aunque uses palabras específicas. Es una actitud que corresponderá a situaciones reales y que puede ayudarte a posicionar mejor tu candidatura.

  • La actitud es importante durante todo el proceso, no solo en la entrevista. Sin embargo, en la segunda entrevista preséntate con mayor confianza profesional, siempre sin rozar la prepotencia.

Tener confianza en ti te ayudará a superar la entrevista. Muestra la pasión que tienes por tu trabajo y habla con ganas sobre lo que este nuevo reto supone para ti y para tu plan de carrera.

Si eres una persona tímida practica delante de un grupo de gente para ir ganando confianza. ¡Invítalos a algo si te va bien!

  • Demuestra interés por el cargo y por la empresa. Ya lo comentamos cuando hablábamos sobre las primeras entrevistas. Si los reclutadores no ve interés y entusiasmo lo más seguro es que te descarten del proceso.

Piensa que si durante la entrevista no demuestras interés, peor será cuando empieces el trabajo diario.

Haz preguntas durante la entrevista para demostrar que eres realmente la persona que buscan.

  • La presentación personal sigue siendo un elemento fundamental para superar con éxito un proceso de selección. En esta segunda entrevista ya tienes mayor conocimiento cobre las personas con quienes estarás tratando, así que vístete en consonancia.

Aunque estos consejos pueden ayudarte, deberás demostrar con mayor profundidad qué clase de profesional eres.

Seguramente querrán que detalles más tus funciones diarias en anteriores cargos, para evaluar de este modo tu capacidad para enfrentar desafíos.

Como siempre, da ejemplos concretos de casos pasados y usa los conocimientos adquiridos por la experiencia para comentar los temas que tus entrevistadores pongan sobre la mesa.

Una segunda entrevista significa estar más cerca, mucho más cerca, del trabajo que estabas buscando. ¡Ya sabes cómo aprovecharla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *