¿Te rechazaron? No tiene por qué volverte a pasar

te_han_rechazado

Tenías toda la ilusión del mundo cuando postulaste a una oferta de trabajo y resulta que tu CV quedó en visto. O pasaste por la entrevista y la respuesta que te dieron es que no encajas con el perfil que buscan.

Eso si es que te dieron una respuesta, porque a veces simplemente das por entendido que no te seleccionaron por una cuestión de tiempo, es decir que pasó un mes y nunca supiste nada.

¿Te ha pasado alguna vez? Respira hondo, tómate un vaso de agua helada y piensa qué puedes hacer para que no vuelvas a estar en esa situación.

Para una persona que busca empleo los procesos de selección suelen ser largos y difíciles, sobre todo si lleva cierto tiempo en situación de desempleo y ha sido rechazada varias veces.

Si bien es deprimente el rechazo es necesario que te sobrepongas. El hecho de que una empresa no te seleccione luego de una entrevista no tiene por qué ser motivo de desanimarse, ya que los motivos pueden ser muy variados.

¿Qué hacer cuando sucede?

Si una empresa ha decidido no contar contigo es importante pedir feedback y poder aprender de la experiencia.

  • Pregunta por qué te han rechazado. Es difícil y seguramente no quieras hacerlo, pero es importante saber las razones, por que es la manera de mejorar ciertos aspectos para tus próximas entrevistas de trabajo. Hay veces que la empresa, en principio, no te da esa posibilidad, pero ya te dijeron que no así que nada puede ser peor, aparte “en pedir no hay engaño”. Pregunta y acepta las críticas constructivas. Todo ayuda a mejorar.
  • No te lo tomes como algo personal. Los motivos pueden ser varios, por ejemplo que la gerencia de área ha cambiado de idea, que los gestores de RR.HH. creen que no eres lo que realmente quieren, etcétera. O que aunque no has sido la persona seleccionada, realmente estuvieron a punto de elegirte pero dudaron mucho antes de tomar la decisión frente a otro candidato y eso podría asegurarte una nueva llamada por parte de la empresa y eso significa que podrías encajar para otro cargo similar. El mercado laboral funciona así, en el fondo estás bien y es cosa de volver a intentarlo.
  • No te centres en el rechazo, analiza los motivos por los que tu candidatura no ha sido seleccionada. Piensa qué es lo que podrías haber hecho mejor, modifica lo que necesitas y sigue adelante.
  • El ánimo es importante. Como hemos indicado muchas veces, la actitud es lo que marca la diferencia. Sobreponte al rechazo, sal a caminar, respira hondo, toma muchos vasos de agua helada y junta ganas para volver a comenzar la búsqueda con las mismas ganas de antes.

Los motivos para que no te hayan elegido

Es la terrible gran pregunta: ¿por qué no?, ¿por qué mi candidatura no ha avanzado?

1. No cumples con los requisitos que pide la oferta. Puede que pienses que lo que te falta puedes aprenderlo mientras trabajas, pero la empresa considera indispensable que partas con esos conocimientos o experiencia de base.

2. Tienes demasiada experiencia. Puede parecer extraño, pero optar a un puesto para el que tienes sobrecalificación también puede ser motivo de rechazo. La empresa puede pensar que cuando tengas algo mejor te irás y que no merece la pena dedicar tanto tiempo y recursos en tu adaptación. Si realmente te interesa el empleo pero tus calificaciones son más altas que lo que se necesita encárgate de que los reclutadores sepan los motivos por los que te interesa ese puesto.

3. Currículum mal redactado o que no refleja tus conocimientos. Este es, probablemente, el caso más habitual. Resulta que hiciste tu CV hace mucho tiempo, no lo has actualizado ya no se ajusta a lo que pide el mercado laboral. Tu información está desorganizada, te faltan las palabras clave, no muestras a qué te dedicas o quién eres, etcétera. Todos estos puntos son claves en tu currículum y pueden marcar la diferencia entre pasar a la fase de la entrevista o que te descarten sin que la empresa haya visto tu CV detenidamente.

Piensa que los gestores dedican menos de un minuto en revisar CV y que algunos incluso usan programas automatizan esta tarea, por lo que es cada vez más importante optimizar ese documento para que muestre qué tipo de profesional eres.

4. Postular a una oferta sin rellenar todos los campos que se piden o sin adjuntar la documentación que requiere la empresa. Esto es un error enorme y totalmente evitable. Antes de postular asegúrate siempre de que cuentas con la documentación necesaria y date el tiempo necesario para subir toda la información que requiere la vacante. Si no, ¿para qué perder tiempo?

La carta de presentación también es importante y debe adaptarse a cada vacante. Si te la piden, adjúntala en el momento de postular, no lo dejes para más tarde porque se te puede olvidar.

5. No tienes los mismos valores que la empresa. Puede parecer un motivo banal o intrascendente, pero es importante que tanto el candidato como la empresa evalúen si tienen o no los mismos valores. Trabajar en una empresa que no encaja con tu filosofía o viceversa puede ser una de las peores experiencias laborales. Si la empresa ve que no compartes eso, es mejor buscar otro lugar dónde encajar.

¿Y ahora qué?

Ya es momento de que les pongas remedio a todas esas falencias. Ya estás en conocimiento de las fórmulas y es hora de que las apliques a tu currículum, de que agregues lo que le hace falta y de que crees un perfil en CompuTrabajo completándolo al 100%.

Cuando estás buscando trabajo no basta con que sepas que cuentas con todo lo que te piden, necesitas mostrarlo y captar la atención de los reclutadores.

Revisa tu CV y busca ideas para crear uno nuevo, pensado para encontrar empleo hoy en día. Si hace un año que no lo modificas o no le has agregado nada desde que lo redactaste, ese es un problema y ahora es el momento de ponerle solución.

Crea un extracto que haga brillar tu experiencia, revisa ofertas de empleo para analizar y sacar las palabras clave de tu perfil, modifica el formato y simplifícalo.

Actualmente hay formas muy visuales de añadir las habilidades, los idiomas e incluso las experiencias. Piensa que lo primordial es que los reclutadores puedan saber de un solo vistazo a qué te dedicas, así que si tu CV no lo muestra de forma clara estás perdiendo oportunidades.

En el blog tenemos artículos para ayudarte a dar esos primeros pasos. Revisa cómo hacer un buen currículum, qué es el extracto e cómo incluir las habilidades más demandadas en una entrevista de trabajo.

Cuando cuentas con la información y te preparas a consciencia para ello, enfrentar el reto de conseguir empleo resulta mucho más sencillo.

Y nunca te olvides de lo siguiente: cada contacto que tengas con una empresa es la manera que tienen ellos de conocerte y evaluarte. Toma consciencia de ello y no descuides ningún detalle.

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *