¿Tienes “eso” que están buscando todos los reclutadores?

Trabajo en equipo y soft skills

¿Estás buscando otro trabajo? Si es así, ¿seguro que estás mostrando todas tus habilidades? Hay atributos importantes que son cruciales en esta época, pero que no son obvios. Te recordamos cuáles son y cómo dárselos a conocer a tus posibles empleadores.

Lo que buscan todos los reclutadores

La educación, los títulos y la certificación son importantes para acceder a una entrevista, pero la formación y la experiencia no lo son todo en un mundo donde la competencia por un puesto suele ser estrecha. Existen una serie de habilidades llamadas “blandas”, que los reclutadores buscan para complementar el conocimiento y que van desde la capacidad de comunicarse bien hasta ser organizado. Son cualidades intangibles, difíciles de medir, pero que inciden directamente y de manera feroz en la capacidad de producción de un equipo u organización.

Las Soft skills o habilidades blandas marcan la diferencia entre un candidato u otro, sobre todo si su perfil profesional y su experiencia son similares. Esto se da a todo nivel, tanto si es tu primer trabajo como si estás optando a un cargo directivo.

Uno de cada tres profesionales de reclutamiento cree que las habilidades blandas de los candidatos han empeorado en los últimos cinco años. Esto es desafortunado para ellos pero puedes hacerlo jugar a tu favor. Todos somos poseedores de alguna habilidad blanda, del tipo que sea. El desafío, a la hora de buscar empleo, es saber cuáles predominan sobre las otras y saberlo explicar, en el currículum y en la entrevista. Para ello es importante que sepamos, según el rol al que optamos, cuáles son las más valoradas. Y es que las empresas pueden capacitar a los empleados en habilidades técnicas, pero las blandas, son más difíciles de adquirir si no se tienen de manera innata.

Repasa este Top 6 de habilidades blandas que están buscando los reclutadores:

   1. Solucionador de problemas
¿Buscas problemas o los solucionas? Ponte en el lugar del equipo de trabajo: si tuvieras que irte de viaje a la selva, ¿preferirías irte con alguien que sabe enfrentar y salirse de las dificultades o con alguien que de todo hace un problema? Y tú, ¿cuál de las dos personas eres? Párate a pensar en tus intervenciones o en las futuras para constatar, realmente, si solucionas o solo encuentras problemas. Esta habilidad se valora en cualquier posición, pero sobre todo en trabajos administrativos. Recuerda: a pesar de todo, no todas las soluciones se encuentran en Google 😊.

   2. Adaptabilidad
Vivimos en un mundo en continua y vertiginosa evolución, en todos los ámbitos, tanto social como económico y tecnológico. No es fácil adaptarse a todo y además con éxito. Todas las compañías están en plena transformación digital. Las que empezaron antes se han dado cuenta de que no hay un destino final ya que la transformación es un viaje constante. ¿Estás preparado?

   3. Aprendizaje continuo
Esta capacidad está muy ligada con la de tu Adaptabilidad. En esta época de tanto cambio, una de las maneras de adaptarnos es la de evitar que nuestras habilidades duras se queden obsoletas.  De hecho, esta es una habilidad de las que LinkedIn destaca como más reclamada por los reclutadores. 

   4. Gestión del tiempo
El tiempo es lo más valioso que tiene el ser humano y a menudo nuestras frustraciones son resultado de no tener tiempo para todo. Hay técnicas que te pueden ayudar a “alcanzar a hacer todo”, sobre todo si eres de los que, por norma, siempre llegan tarde (primera evidencia de que no sabes gestionar tu tiempo). Esta habilidad es clave, sobre todo, en empresas más pequeñas, donde a menudo una misma persona tiene que realizar diferentes roles.

   5. Organización

Si una persona es organizada o no es algo que se ve rápidamente durante una entrevista: por cómo ha llegado, si anota sus impresiones, si lleva preguntas preparadas, si se ha preocupado de conocer a la empresa que la está entrevistando, etc. Pero, sobre todo, llegar tarde, olvidarse de dar las gracias al entrevistador e incluso olvidar su nombre, son indicadores claros de que uno no es una persona organizada. No sirve la excusa de que “no, lo que pasa es que soy despistado”.

   6. Comunicación Verbal
No siempre es necesario que una persona sepa hablar en público. Pero sí es muy importante que dicha persona sepa ser clara y sencilla en lo que quiere exponer, a la hora de comunicarse con un interlocutor o con varios, en una reunión. Una mala comunicación puede llevar a malentendidos que dificultan o hasta hacen retroceder el avance de un proyecto.

Haz visibles tus habilidades

No es sencillo priorizar cuáles son más importantes, si las habilidades duras (el conocimiento) o las blandas (cómo se despliega ese conocimiento). Por poner un ejemplo, si tenemos un problema de salud queremos que nos atienda el mejor médico, pero si este carece de habilidades blandas (no se explica bien, es arisco o prepotente, nos hace esperar o se confunde de paciente), es probable que nos busquemos a otro.

¿Y cómo hacemos para evidenciarlas?

Algunos expertos opinan que no se pueden poner en el CV porque no hay “certificado” de que las poseamos, no son medibles. Sin embargo, otros opinan que es positivo indicar aparte, a modo informativo, cuáles son las 3 o 4 habilidades blandas que uno posee. Es un error poner más, ya que nadie las tiene todas y la persona encargada de selección desconfiará. Además, como son parte de ti, en la entrevista se notará si no son ciertas, y habrás perdido el tiempo.

Antes de la entrevista, revisa las habilidades blandas que posees y prepara un ejemplo específico de una situación en la que te hayas servido de ellas en tu lugar de trabajo. Describe cómo ayudaste a solucionar un malentendido gracias a tu capacidad de comunicación, o cómo le diste la vuelta a una situación negativa y la convertiste en positiva.

Un comentario en «¿Tienes “eso” que están buscando todos los reclutadores?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *