Tips de un reclutador: encontrar empleo en tiempo récord

confesiones de un reclutador

Actualmente, encontrar un empleo adecuado para cada perfil es un reto en sí mismo. La tecnología nos permite el acceso a un sinfín de ofertas de trabajo; tantas que nos encontramos con una gran dificultad: identificar las que verdaderamente pueden despertar interés en nosotros, donde podamos calzar y conseguir una buena contratación. ¿En qué plazo? Para ayer, ojalá.

Ahora bien, pongámonos en los zapatos de nuestra contraparte en esta búsqueda, es decir, los profesionales de Recursos Humanos de las empresas. Ellos reciben una gran cantidad de perfiles que, para empezar, prometen ser poseedores de todas las competencias y habilidades que las empresas están buscando. Y como las vacantes disponibles son pocas, la manera de filtrar entre una serie de candidatos “perfectos” es subiendo la vara y poniendo nuevas exigencias.

Sí, nos estamos enfrentando a un mercado laboral “hipercompetitivo” y súper cambiante,  donde hay nuevas exigencias por parte tanto de los reclutadores como de los candidatos. Esto da lugar a nuevos modelos de reclutamiento, lo que pareciera una nueva oportunidad para algunos… pero también una gran dificultad para otros tantos que se encuentran buscando un puesto laboral.

En esta ocasión queremos compartir con ustedes una entrevista con dos profesionales mexicanos del área de RR.HH., especializados en reclutamiento. Se trata de Yoloxochitl Ortiz, y Alejandra Sánchez. El primero, desde la perspectiva de más de 20 años de experiencia en el sector, nos entrega la visión de un reclutador en el momento en que alguien toca la puerta de una empresa para pedir empleo, La segunda, profesional de reclutamiento con 12 años de experiencia, actualmente se encuentra en búsqueda de una oportunidad laboral.

“El hecho de hablar de la palabra desempleo, para mí conlleva dos posibles sentidos opuestos, uno pudiera ser frustrante, al no encontrar empleo y sobre todo uno que te guste y el otro sentido pudiera ser un desempleo voluntario, cuando todas las condiciones te lo permiten. Eso puede aplicar al reclutador o a cualquier otra persona”, comenta Ortiz.

Es que buscar o cambiar de empleo es una ardua labor, sea cual sea el perfil. Sin embargo, hay muchos profesionales de Recursos Humanos que están conscientes de los cambios producidos en el mercado laboral y han actualizado sus métodos y conocimientos para conseguir una mejor posición dentro de su rubro. Recordemos que un reclutador también es un profesional que necesita negociar y mejorar su talento, es decir, desarrollar técnicas para optimizar el equipo de colaboradores de una empresa. Al conocer esas técnicas, quienes no pertenecemos a este universo, podemos aplicarlas para obtener el trabajo que tanto deseamos.

Las Fortalezas del Sector RR.HH.

Los profesionales del área de Recursos Humanos ejercen un gran poder dentro del organigrama de las empresas, ya que cargan con una de las responsabilidades clave para las organizaciones: encontrar al talento de valor que pueda sumar a los objetivos que se persiguen. Son ellos quienes deciden si una persona tiene aptitud o no para ejercer un cargo y hacen de sus conocimientos su mejor arma a la hora de conformar el equipo de colaboradores que mayor valor aporte a la empresa.

  • Capacidad para construir relaciones. En el sector de RR.HH. el Networking, es una actividad obligada. A través de este medio, puede haber un intercambio de impresiones entre los profesionales que ejercen esta labor en las empresas y a la hora de buscar empleo, la red de contactos puede llegar a ser muy efectiva para lograr conseguir el trabajo deseado. Alejandra Sánchez asegura: “en este sector los contactos son valiosísimos y tus resultados son tu principal carta de presentación. Cuando tú ejerces un buen papel en las empresas que te emplean, es muy probable que se te abran muchas puertas y puedas colocarte en menor tiempo que el resto de los sectores”.
  • Habilidades tecnológicas.  En esta Era Digital, los reclutadores tienen pleno conocimiento sobre cómo funcionan las distintas plataformas a las que los candidatos recurren para buscar empleo, por lo que pueden aplicar las técnicas aprendidas durante el quehacer de sus funciones. Al respecto Sánchez comenta: “es importante identificar la fuente y medio que más me funciona de acuerdo a mi experiencia, hago indicadores por zonas para poder empezar a postular a las vacantes y saber qué es lo que está funcionando mejor”.
  • Recepción de mensajes de valor. Un reclutador se caracteriza por ser el gran oyente por excelencia, ya que es a través de la conversación que tienen con sus candidatos donde detectan las habilidades, los talentos y las áreas de mejora que estos poseen. Cuando son ellos los que se sientan en la silla de quienes buscan empleo, pueden ser capaces de crear un discurso lo suficientemente convincente para quien los recluta. Ortiz nos entrega una “papita” al respecto:
    La relajación es fundamental y esto se puede adquirir simplemente respirando profundamente; es decir, que el aire llegue hasta abajo del ombligo, retenerlo un instante y soltar el aire sacando todo el estrés y posiblemente el nerviosismo. Otra técnica muy buena es el rapport, que consiste en sutilmente igualar la respiración del reclutador y sus movimientos; esto genera de manera inconsciente una identidad y confianza. Otra técnica que pudiera ayudar es no ponerse frente a frente con su reclutador, si es posible ladear el cuerpo de tal forma que las energías no se enfrenten”.
  • Capacidad de negociación. Si hay alguien que posee habilidad para convencer a las personas de que el trabajo siempre es la mejor opción, es el reclutador. Una de sus misiones es venderle la idea a sus candidatos de que su empresa es un buen lugar para trabajar. De cara a sus reclutadores, el reto es convencerlos de que ellos son esos candidatos ideales que tanto estaban buscando y Alejandra Sánchez nos dice cómo podemos lograrlo: “Las habilidades las demuestro en el momento de la entrevista por competencias, que le permiten al reclutador ver si esa persona puede ser la ideal para la vacante. Investigo a la empresa, estudio su historia para que cuando ellos me hablen eso yo pueda tener pleno conocimiento. Hoy es muy importante para las empresas que sus candidatos vayan muy bien informados a las entrevistas, eso siempre es un plus”.

¿La imagen importa?

Hoy por hoy, ser competitivos consiste en demostrar que tan habilidosos y sabios podemos llegar a ser para sobresalir entre la gran cantidad de candidatos que pelean por un lugar en el mercado laboral. Sin embargo, muchas veces perdemos de vista algunas competencias básicas que son esenciales en la mayoría de los puestos y que los reclutadores pueden percibir desde la primer toma de contacto.

  • Puntualidad y orden. Tener la capacidad de lidiar con los compromisos y los horarios permite demostrar nuestro nivel de eficiencia. Ser puntuales se convierte en una señal que podemos mandarle al reclutador sobre el amplio sentido de responsabilidad que tenemos cuando de alcanzar objetivos se trata. “Creo que para un reclutador o cualquier otra persona es muy importante aprender a relajarse y aun mejor sentirse seguro y denotar seguridad. ¿Cómo se logra eso? ensayando y mentalizando previamente cómo pudiera ser la entrevista y todas las posibles respuestas que daría. También considero que la imagen personal higiénica, pulcra y ordenada, tanto de su persona como de los documentos que entrega, pudiera ayudar”,  puntualiza Yoloxochitl Ortiz.
  • Curriculum Vitae conciso. Para un reclutador, la información curricular es la carta de presentación principal, por lo que es sumamente importante aportar información de valor en una o dos cuartillas “El currículum te da una pista de la estabilidad o inestabilidad del candidato y también te permite detectar los rasgos de personalidad del mismo candidato y te da armas para poder realizar una entrevista” , expresa Alejandra Sánchez
  • Comunicación verbal y no verbal. Las formas de expresión y el lenguaje no verbal dicen mucho sobre nuestra personalidad. La clave está en la autenticidad, en la capacidad de demostrar quiénes somos en realidad y qué sabemos hacer, dejando de un lado la pretensión. Ortiz aconseja al respecto: “En mi experiencia al reclutar, una actitud fingida de tratar de agradar, en vez de ser beneficiosa puede ser perjudicial: entregar un CV con muchísimas hojas tratando de impresionar, describiendo detalladamente las funciones más muchas copias de certificados, constancias, etcétera, no sirve; en mi caso me da flojera ver tanta información”.

La búsqueda de empleo es toda una experiencia, qué duda cabe, y ya que vamos a pasar por ella hagámosla jugar a favor nuestro. Para empezar, es cuestión de seguir los consejos de quienes conocen a la perfección cómo funciona el sector. Como leíste con atención este artículo, ya cuentas con varias de las herramientas que te ayudarán a conseguir el trabajo que tanto deseas. Puede que no para ayer, pero sí para mañana temprano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *