Trabajar desde la casa: consejos para el home office o teletrabajo

teletrabajo

Estos días estamos viviendo una situación excepcional. Lo más importante es prevenir el contagio del Coronavirus y esto requiere medidas adecuadas. Las empresas, por su parte necesitan mantener el ritmo de sus negocios a la vez que cumplir con la responsabilidad para con la sociedad y sus mismos colaboradores. Una de las muchas soluciones es el home office o teletrabajo.

Hasta hace una semana, se hablaba del teletrabajo como una tendencia futura, sin plazos, que solo se hacía realidad en el caso de algunos freelancers o como beneficio para personas con problemas de movilidad. Ahora, de golpe y porrazo, esta será la realidad normal, por lo menos mientras dure el estado de catástrofe.

En Chile, por ejemplo, solo el 1% de los colaboradores tenía esta opción, y hasta el momento el trabajo a distancia ni siquiera está incorporado dentro del Código del Trabajo. Ahora más del 80% de las empresas lo instaurará para poder seguir con sus actividades.

Lo más seguro es que para ti, que normalmente vas a una oficina y cumples horario, se abran muchos interrogantes. Cuando de un día para otro te das cuenta de que no vas a tener que sufrir el transporte público ni los tacos, trabajar desde la casa parece fácil. Pero tu productividad puede decaer, y como queremos evitar que esto pase es necesario implementar ciertas medidas y tomar en cuenta algunos consejos. Síguelos para sacarle correcto provecho a la cuarentena.

Consejos para el home office o Smart Working

El lado negativo de trabajar desde la casa es que el estrés, el agobio o las circunstancias podrían influir en tu concentración y productividad. Como expertos, te recomendamos las siguientes prácticas:

1. Crea un lugar de trabajo dentro de tu casa

Cualquier sitio no es idóneo para trabajar cómodamente. Es necesario que delimites un espacio donde desarrollar tus tareas.

Evita el sillón o la cama, es mejor que cuentes con una mesa y una silla cómodas pero que te permitan trabajar en una posición adecuada. Piensa en tu espalda.

Si tienes espacio suficiente, es mejor que tu lugar de trabajo esté aislado del resto; así será más fácil desconectarte cuando termine la jornada.

Si no es tu caso, simplemente busca un rincón donde tengas buena luz, acceso a internet y un espacio lo bastante grande para poder instalar tus dispositivos. Trata de que en esta nueva estación de trabajo solo haya elementos útiles.

Hay condiciones del espacio que debes tener en cuenta. Por ejemplo, debe estar bien iluminado: evita trabajar con poca luz, para no dañar tu vista.

La silla debe ser cómoda, pero es necesario que puedas sentarte con la espalda recta y los pies tocando el suelo. Como la idea no es salir a comprar, una silla de comedor es adecuada.

En general, el espacio debe ser adecuado y parecerse a lo que tienes en la oficina.

En cuanto a tu cuerpo, que a fin de cuentas es tu principal espacio de trabajo, ponlo en modo “horario laboral”. Antes de empezar báñate, lávate los dientes, vístete como si fueras a andar en la calle. Ordena el lugar, no tengas a la vista platos sucios ni camas deshechas. Esto creará una barrera psicológica entre tu yo que se queda en su casa y tu yo que va a una oficina y hace vida pública.

2. Delimita un horario

Una de las ventajas de trabajar a distancia es que podemos conectarnos con facilidad a las tareas. Pero ¿cómo lo hacemos para desconectarnos?

Para que nuestro cuerpo y cerebro descansen, es necesario especificar un horario para concentrar tu energía en esas horas y delimitar tus objetivos diarios.

Es importante que una vez termines de trabajar no vuelvas a pensar en el asunto. El confinamiento y la demasiada cercanía con tu oficina puede perjudicar tu descanso. La idea no es que termines usando tus horas de ocio para seguir conectado con el trabajo.

Mantén las rutinas. Esto puede ayudarte a sobrellevar mejor la situación y te dará, tanto a ti como para el resto de tu familia, una sensación de normalidad.

3. Haz descansos programados

Si el horario es importante, los descansos también lo son. Los expertos en productividad recomiendan darse un recreo de 5 minutos cada 20 minutos de trabajo.

Además, luego de dos horas de concentración, lo óptimo es descansar 20 minutos. También puedes plantearte tus pausas cuando termines alguna tarea importante.

Estos recreos programados permiten que nuestro cerebro se recupere y pueda volver a concentrarse mejor a la vuelta.

El descanso también ayuda a nivel físico. Levántate de la silla, estira las piernas, toma harta agua. Una concentración excesiva puede hacer que al cabo de 3 horas estemos exhaustos. Esto es perjudicial, porque durante el resto de la jornada no podremos seguir cumpliendo con nuestros objetivos.

Un truco útil son las colaciones. En tu escritorio ten café, té o mate a la mano, pero nada de platos de comida o sanguchitos. Deja las cosas de comer en la cocina y cómetelas allá. Así cambias de ambiente cada vez que hagas tu pausa.

Vigilad con las visitas constantes a la nevera por aburrimiento, es mejor beber primero agua o preguntarte si realmente tienes hambre.

4. Define tareas y metas

Al no tener a nadie de la empresa cerca es posible que se difuminen las metas por las cuales estás trabajando.

Nadie más que tú puede definir diariamente tus tareas, así que anota las metas que quieras conseguir. Esta planificación del trabajo te ayudará a seguir con tus rutinas laborales y a cumplir, además, con el horario previsto.

En un ambiente donde no es habitual trabajar es posible que cueste un poco más ir cerrando temas, pero una buena planificación siempre ayuda a mantener el ritmo y la productividad.

5. Las distracciones, bien lejos

Aunque este punto también es parte de la vida de oficina, en la casa se hace más evidente que nunca: debemos evitar las distracciones todo lo posible.

Por ejemplo, si no necesitamos el teléfono para trabajar, dejémoslo un poco lejos de nuestra mesa.

Redes sociales, juegos, mirar por la ventana o el chat interno con compañeros: dejemos todo esto para los recreos.

Con respecto al chat interno, son muchos los canales de comunicación con el resto de los compañeros y con los jefes. Por eso, mientras estés trabajando a distancia y necesites una mayor concentración, cambia el estatus de tu disponibilidad para que sepan que no puedes hablar en ese instante.

6. Mantener las reuniones

Trabajar desde casa no debe suponer una suspensión total de las reuniones. Se pueden realizar vía digital y así mantener el contacto con el resto e ir tomando las decisiones necesarias durante este periodo.

Lo bueno que tiene el Smart Working es que se magnifica la necesidad de comunicación. Al trabajar lejos unos de otros se hacen más patente que tenemos que seguir en contacto.

Aunque en el consejo anterior hemos dicho que a veces debemos cerrar o minimizar esos canales de comunicación para lograr una buena concentración, también es necesario que de forma consciente y estratégica los usemos para continuar con nuestras rutinas laborales.

La empresa establece los canales oficiales de comunicación y promueve herramientas para seguir en contacto, de forma segura, con el resto de los colaboradores.

Si tienes un equipo bajo tu responsabilidad es necesario que acuerdes con ellos cada cuánto se harán las reuniones y los temas que van a tratar. Para liderar no es imprescindible tu presencia física, lo importante son tus cualidades de organización.

Y una vez que termina el trabajo…

Esta situación de confinamiento terminará en pocas semanas y saldrás de ella con algo muy positivo: habrás adquirido buenas prácticas para teletrabajar de forma ocasional sin que suponga una baja en tu rendimiento. Los consejos de este artículo te habrán ayudado.

Otros consejos que te pueden ayudar a llevar mejor este periodo en casa es tener rutinas de ejercicios. ¡Mente sana en cuerpo sano!

Con respecto a esto mismo, lo que los psicólogos recomiendan es hablar con familiares y amigos para mantener el contacto. Como ahora no pierdes tiempo trasladándote, realiza actividades creativas que tenías ganas de hacer como, por ejemplo, pintar, escribir o leer. También hay muchos museos digitalizados y películas: cuando adquieres cultura no te aburres.

Finalmente, es necesario hablar de cómo nos sentimos y disponer de tiempo para nosotros. “Distanciamiento social”

La epidemia de Coronavirus, en el fondo, nos enseña que la normalidad puede ser diferente y que los cambios en la manera de hacer las cosas pueden ser positivos para nuestras vidas personales y nuestro entorno. Solo es cosa de aprovechar la situación, con calma y confianza.

2 comentarios sobre “Trabajar desde la casa: consejos para el home office o teletrabajo”

  1. Hola muy buenas tarde me encuentro con disponibilidad para trabajar y experiencias laborales soy licenciada en adm turismo y tengo varios cursos realizado me gustaría pertenecer a este rubro muchísimas gracias estaré atenta

    1. Hola, Ada Luz
      Como demandante de empleo nuestros servicios son totalmente gratuitos. Puede dar de alta su Hoja de Vida en nuestra base de datos para que cientos de empresas lo vean, y además suscribirse a nuestro servicio gratuito de envío de ofertas a su buzón. Le dejamos en enlace para hacerlo: https://persona.computrabajo.com.cl/Acceso/ Recuerde también que es importante leer la sección de Preguntas Frecuentes: https://candidato.computrabajo.com.cl/ayuda/ Para resolver cualquier otra duda le facilitamos el acceso a la guía de usuarios: http://i.computrabajo.com/ayuda/computrabajo_colombia_guia_candidatos.pdf Mucha suerte en su búsqueda de empleo 🙂 Saludos, Equipo CompuTrabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *