5 desafíos de los Recursos Humanos ante la transformación digital

5_desafios_transformacion

Venimos años anunciándolo y ya es algo insoslayable: el imperativo de transformar digitalmente las organizaciones y, por extensión lógica, esta necesidad también se traslada al área de Recursos Humanos.

Un nuevo modelo económico se ha impuesto durante la pandemia. Lo que antes parecía un objetivo sin plazo determinado ahora ha pasado a primer plano y, más allá de eso, en este momento constituye un verdadero salvavidas para las empresas.

Este nuevo modelo abarca comprehensivamente todos y cada uno de los elementos que componen una empresa, desde su estrategia, productos, organización, gestión y planificación hasta su evaluación.

Ante esta realidad algunas empresas se encuentran con que la cultura de la organización es uno de los mayores obstáculos para lograr estos cambios. Cuando se habla de transformación digital el peso recae realmente en todos los elementos de la organización, y esto quiere decir personas a cargo: todas estas personas deberán formar parte del cambio y ser partícipe de él.

RR.HH. es una palanca impulsora de cambio y se vuelve imprescindible en ese cambio de mentalidad. Si las empresas quieren seguir siendo competitivas en este ecosistema, deberán elaborar implementar nuevas tecnologías y entornos digitales.

5 desafíos de la transformación digital

1. Involucramiento y compromiso de todo el equipo

Los colaboradores se convierten en el eje central de esta estrategia. Para flexibilizar las formas de trabajo y digitalizarlas es importante que el cambio cultural también se lleve a cabo en la mente de los trabajadores.

No hay posibilidad de implementar cambios si la plantilla no está de parte del proceso. Es importante que este cambio sea bien informado y cuente con una escucha activa de las sugerencias del equipo.

Como se trata de un cambio organizacional, quienes conforman la organización deben formar parte activa de ello. Recuerda que los colaboradores se convierten en la voz de la empresa y pueden influir en los resultados y la atracción de talento.

2. Comunicación horizontal dentro de la empresa

Este aspecto es aún bastante problemático en algunas organizaciones. Muchas se encargan de comunicar a sus colaboradores las decisiones de la organización, pero no establecen líneas para que el equipo pueda mantenerse comunicado y en contacto. Esta comunicación vertical es, precisamente, uno de los lastres que los cambios deben eliminar.

Una red social corporativa puede ser una buena manera de fomentar un diálogo abierto y horizontal entre todos los que conforman la empresa. La comunicación permite crear lazos de confianza y le da a la empresa una buena reputación.

Es necesario fomentar una comunicación colaborativa e interna.

3. Aceptación

No sólo dentro del equipo de gestores de talento debe haber consenso. Toda la organización debe aceptar el plan.

Si hay reticencias, que siempre suele haber, es importante hablarlo y responder a todas las dudas. Esta transparencia hará que los colaboradores que no confían o teman perder su trabajo, lo hagan y formen parte del cambio.

4. Evaluación de la implementación

Otro de los grandes desafíos que el equipo de Recursos Humanos debe enfrentar al momento de trabajar en el cambio es conocer cómo se va implementando y que resultados está dando.

Toda estrategia se debe medir por KPIs y este caso no es distinto. Para averiguar qué tal funcionan las nuevas medidas se debe evaluar la productividad, pero también la motivación del equipo.

Los colaboradores motivados son mucho más felices, productivos y atienden mejor a los clientes. Por ningún motivo dejes de lado este potente factor y tenlo en cuenta a la hora de evaluar qué tal va la estrategia.

5. Retener el talento

Ante los cambios, muchos colaboradores se sienten perdidos, poco valorados y deciden marcharse. Uno de los retos, independiente de la transformación digital, es retener el talento y mantenerlo dentro de la organización para que esta siga creciendo.

La situación del mundo es distinta y la respuesta de las empresas debe ser permitir la conciliación laboral, tener en cuenta las circunstancias personales y digitalizar sus tareas para poder mantener de forma conjunta toda la información dentro de la organización.

¿Y cómo hacerlo en el área de Recursos Humanos?

Para nuestra área también se abre un gran desafío interno. Seguir la evolución de los cambios y mantener al equipo supone un esfuerzo extra que también debe ser digitalizado.

Han llegado nuevas herramientas para gestionar el talento dentro de la organización. Ahora existen softwares para la gestión de personal que facilitan las tareas diarias y burocráticas de los Talent Manager.

Estas herramientas digitales permiten implementar la comunicación horizontal, lanzando encuestas de clima para practicar la escucha activa de los colaboradores.

Estas soluciones tienen incorporadas varias funcionalidades como la gestión de nóminas, el control horario o una red social corporativa, Esto apoya directamente a RR.HH. en tener en una sola herramienta toda la información necesaria para asistir al equipo.

People Analytics es una funcionalidad pensada para obtener datos y compararlos con la finalidad de mejorar la satisfacción de la plantilla y mantenerla dentro de la organización.

Hay otros programas y plataformas que también pueden ser de ayuda en las tareas de Gestión del Talento. Operar en la nube, mantener los datos compartidos o trabajar de forma colaborativa pueden ser estrategias para implementar la transformación digital, aun cuando el área no cuente con recursos extra.

Ahora o nunca para convertirse en brazo estratégico de la organización

Es cierto que la pandemia ha traído muchas cosas negativas. Sin embargo, de lo que sí podemos hacernos cargo es de mantener lo positivo que nos ha enseñado esta contingencia. Sin ir más lejos, durante estos meses nos ha quedado demostrado que la digitalización y la flexibilidad son elementos primordiales para las organizaciones.

Ahora, y no después, es el momento de implantar esta transformación que llevaba tanto tiempo anunciándose. De paso, además, es el momento indicado para que Recursos Humanos lidere la transformación y demuestre que es un brazo estratégico dentro de la empresa.

Ya nos queda claro que las tareas de nuestra área van bastante más allá de controlar horarios y gestionar nóminas: su objetivo es retener, motivar y atraer al mejor talento para que la organización siga siendo competitiva en el mundo laboral de hoy en día.

Parece inevitable pensar que su forma de trabajar también cambiará, pero los cambios son positivos y, con las nuevas herramientas, más trabajo significa trabajo distinto, eliminar las no trabajo repetitivo.

El tiempo que se gana con la digitalización puede destinarse a tareas o estrategias más beneficiosas para el futuro de las organizaciones. ¿Realmente nos gustaba pasarnos los días enredados en planillas Excel contradictorias, parchadas, haciendo calzar horarios y vacaciones? ¿No será mejor valorarnos como Gestores de Talento y centrarnos en mejorar la experiencia de los trabajadores? El futuro cercano puede volverse muy interesante. Liderémoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *