Comunicar en tiempos de confinamiento

comunicacion_pandemia

Son tiempos de crisis, de pandemia, de cambios, de resiliencia. Son tiempos en que la comunicación, más que nunca, es vital. De hecho, si tomamos todo este mes en el que prácticamente todos los países del mundo han coincidido, unos más y otros menos, en las medidas de confinamiento, y hacemos un mapa de calor sobre la palabra más pronunciada, escrita o escuchada, esta sería: comunicación.

¿Qué es comunicación en este momento? Videoconferencias, formaciones digitales, talleres a distancia, videoentrevistas, reclutamiento remoto, onboarding digital, actividades de team building.

Una vez que logremos conciliar trabajo y medidas sanitarias pasaremos a una segunda fase: el confinamiento selectivo. Los equipos no podrán estar completos presencialmente y se tendrán que turnar en las oficinas. Lo mismo sucederá con muchos de los clientes, con quienes las relaciones también serán, en la mayoría de los casos, semipresenciales. No será fácil hacer reuniones de equipo, como antes, ni visitas comerciales, ni entrevistas de reclutamiento, ni eventos corporativos ni, mucho menos, eventos con clientes. Es el momento de dar un paso más en la transformación digital y aprender de qué manera podemos seguir comunicándonos con efectividad, con todos nuestros públicos, sin caer en el trillado “evento virtual”

Ahora mismo es necesario que tengamos la vista fija en dos puntos:

  • adaptarnos al periodo inmediato, en el que seguirá habiendo restricciones físicas.
  • adelantarnos al cambio en los hábitos una vez que se logre “aplanar la curva”.

Llevamos muchos meses trabajando la planificación y la implementación de estrategias y acciones de Employer Branding, muchas de ellas basadas en la comunicación, la transparencia y la reunión de las personas que constituyen la empresa. Hemos visto que funcionan, que motivan y generan engagement con nuestros colaboradores. En este momento, en que cualquier acción se vuelve complicada, es cuando más necesitan de este tipo de acciones. Las circunstancias nos impelen a reinventarnos y a asumir las ventajas de la digitalización de eventos internos.

  • Flexibilidad: solo hace falta asegurarse de tener la plataforma y las herramientas adecuadas a su disposición.
  • Rentabilidad: ya no es necesario reservar presupuesto para el arriendo de espacios o producciones suntuosas. Para qué mencionar los ítems comida y la bebida, alojamiento y viático para los oradores y los seguros involucrados, entre otras cosas. Con eventos virtuales, esos costos desaparecen.
  • Escalabilidad: la mayoría de los lugares físicos tienen un aforo limitado. Con un evento virtual una empresa puede ampliar su alcance y promover el conocimiento de la marca.
  • Participación interactiva: el 70% de las personas tienen miedo de hablar en público, de dirigirse a los oradores delante del resto de la audiencia. Sin embargo, detrás de la pantalla la timidez deja de ser una enemiga. Los eventos virtuales ofrecen herramientas como encuestas, preguntas y respuestas, chat en vivo e incluso una sección de recursos descargables para que sus asistentes puedan interactuar plenamente con su contenido.
  • Fiabilidad: no es necesario cancelar un evento virtual debido al clima o incluso a una pandemia global.
  • Proporciona datos y estadísticas: ¿Cuántos asistentes vieron una presentación completa? ¿Cuántas y cuáles preguntas se hicieron? Conocer las estadísticas de visualización y participación de un evento virtual ayuda a ajustar su contenido y determinar qué funciona y qué no.
  • Menor inversión de tiempo: los eventos resultan forzosamente más acotados, ya que las personas están en sus casas y no pueden dedicar todo su tiempo cuando están con sus familias. Las personas, por su parte, también necesitan ocupar menos tiempo para asistir, al no tener que desplazarse.
  • Interés: si el contenido es bueno, crecerá naturalmente el interés del público en participar, sobre todo cuando es un aporte para salir de su monotonía o para conocer algún tema que le interese o, simplemente, por diversión.

Hay algo que ninguna cuarentena logra suspender: ¡la competencia! Tengamos en cuenta que el nuevo escenario no solo afecta a nuestras empresas, sino también a nuestros competidores, y el premio en esta carrera es nada más ni nada menos que continuar operando. Por un lado desaparecerán empresas que podían resultar atractivas para nuestros candidatos y clientes, pero también surgirán nuevas ideas disruptivas de los que no desaparezcan, que les harán diferenciarse del resto a la hora de conseguir el mejor talento. ¿Quiénes lograrán abrirse paso? Las empresas que sepan aplicar la tecnología en su día a día y hayan sabido aprovechar estos tiempos para comprender y acelerar su transformación digital. Partamos ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *