“Generación NET”: el nuevo reto del sector de RR.HH.

generacion_net

Algunas cifras sobre empleo en América Latina, en 2016: 19 % de jóvenes en situación de desempleo; 50 % de ellos trabajando de manera informal; 114 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan. Son datos de la OIT.

A primera vista se trata de un panorama siniestro. Sin embargo, existe un fenómeno de trabajo en auge, que se está desarrollando con mayor intensidad y que es el resultado del surgimiento de una nueva generación de jóvenes: los Millennials.

En esta oportunidad, desde CompuTrabajo, queremos que conozcas la situación del empleo joven actual y el rol trascendental que ocupan estos millones de jóvenes dentro del contexto de la fuerza laboral activa del país.

La realidad de los jóvenes en el mercado laboral

En Chile, según la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), el mercado laboral estaría restringido para los jóvenes entre 18 y 25 años, ya que solamente el 28 % de ellos trabaja. Además, en nuestro país, el 85 % de jóvenes de entre 25-34 años con un título universitario o terciario tiene más probabilidades de emplearse; a diferencia del 60%, que posee solamente estudios secundarios. Así, lo afirma el informe “Panorama de la Educación”, realizado en 2016, por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), sobre 40 de sus países integrantes.

¿Hacia dónde vamos con todo esto? Sin duda, al compromiso que como empresas debemos construir para con nuestros colaboradores: necesitamos tomar consciencia de nuestra responsabilidad de acoger a estas nuevas generaciones, a quienes les tocó enfrentarse a un mercado laboral que, en muchas ocasiones, es excluyente.

Actualmente, de acuerdo con el Censo 2017, hay 5 millones de Millennials quienes representan alrededor del 30 % de la fuerza laboral en Chile. A su vez, para el año 2020 Deloitte, agencia que brinda servicios de auditoría y consultoría, prevé que la población Millennial integre el 50 % de la población laboral activa. Porcentaje que, para el 2030, se espera que alcance el 70 %. Las empresas deben acondicionar sus puestos de trabajo para esta generación, de la que dependerá el éxito y la productividad organizacional en Chile y en el mundo.

Se trata de un reto complejo para los teams de Recursos Humanos, pues como empresas nos obliga a estudiar estos nuevos comportamientos y a buscar soluciones para hacer frente a esta transformación y a derrocar las brechas generacionales.

De acuerdo con Deloitte, a través de la “Encuesta a la generación Millennial 2018”,

el 70 % de los encuestados piensa que la empresa para la que trabaja se preocupa exclusivamente de los resultados financieros y no del impacto social que tiene”.

Debemos tener la capacidad de ofrecerles a estos jóvenes oportunidades decentes de trabajo. Y es que el crecimiento depende, nada más ni nada menos, de que construyamos un mundo mejor que el de nuestro presente, marcado por muchas carencias. No podemos permitir que esas carencias terminen haciendo que nos perdamos las inimaginables dotes creativas y emprendedoras de esa generación.

Las ventajas de trabajar con los Millennials

La generación de los Millennials es polémica por naturaleza, sobre todo cuando de trabajar se trata. Para empezar, ellos no están en búsqueda de un puesto de por vida, sino de posiciones que les permitan desarrollar sus capacidades, su potencial humano. Conciben su desarrollo profesional con ciertas pausas. “Somos los que buscamos tener la libertad de realizar nuestros propios proyectos, ser independientes”, es su frase.

Los Millennials colocan la satisfacción por encima de la responsabilidad en el sentido tradicional. Prefieren desarrollar competencias antes que esclavizarse a un trabajo estático. Todo gira en torno a sus intereses, son activistas de la red. Estos jóvenes visionarios no pueden quedarse fuera de nuestras empresas, a continuación les por qué:

1.- Estrategas Digitales. Estos jóvenes se caracterizan por su independencia, son digitales. Su valor agregado es haber nacido en una generación en la que la tecnología se convirtió en una herramienta más para desarrollar su potencial humano. Conocen a la perfección el potencial de las redes sociales, y un Millennial orgulloso de su organización no dudará en promover su empresa empleadora: con ello, por añadidura, se fortalece nuestro Employer Branding.

2.- Son partidarios de los retos. Es una generación optimista: son creativos y siempre intentan probar cosas nuevas. Según el “Estudio en Capital Humano 2018: los Millennials, una mirada desde las organizaciones”, llevado a cabo por la Fundación Chile Unido, optan por instancias de creación a partir de ideas innovadoras (41 %), así como de oportunidades de becas de perfeccionamiento continuo (35 %). Son creativos, investigadores y estrategas natos, por lo que son capaces de aportar ideas frescas al interior de nuestras empresas.

3.- Autodidactas. Parte del talento de esta generación es su autogestión y su autoformación. En muchos casos, aprenden por ellos mismos, por lo que se mantienen actualizados. Su amplia red de información contribuye a la construcción de proyectos visionarios dentro de las organizaciones donde trabajan.

4.- Flexibles. Estos jóvenes enfrentaron una transformación propiciada por la evolución de la tecnología, por lo que no se resisten al cambio y luchan constantemente por no estancarse en el mismo puesto de trabajo. Son visionarios y tienen ambiciones profesionales muy claras.

Operación Millennial: atraer y retener el talento de valor

Ya conocemos todas las ventajas de esta generación. Ahora nos falta implementar estrategias de retención de talento dentro de nuestras empresas. Para ello es importante conocer sus necesidades, sus deseos más fervientes, sus ideales. Tal cual, desde un concepto muy romántico y humanizado: porque debemos ver a la persona, antes que al colaborador, para conocer el terreno que estamos pisando. Tenemos tres pilares para lograr nuestro cometido.

  • Comunicación. Sin duda, una buena comunicación es primordial desde el momento en el que la empresa publica una vacante. La información debe ser clara y concisa. Edson Basteri, Director de Soluciones de Talento en LinkedIn, asegura que “si la comunicación no está bien hecha, cuando la persona se incorpora al empleo, la primera cosa que percibe es que no era lo que habían dicho y eso incrementa el porcentaje de rotación de personal en la compañía”.
  • Paquete de beneficios. Para esta generación, la oferta salarial no es suficiente. Ellos valoran los beneficios adicionales, que les permitan complementar su vida en el ámbito personal, que incluyen la flexibilidad de horario hasta la promoción de actividades lúdicas. La ausencia de estos elementos dentro de un contrato suele provocar que la generación del milenio renuncie a su empleo.
  • Desarrollo y capacitación. Invertir en cursos y talleres es una tarea que toda organización debe ejercer para mantener a sus colaboradores en capacitación constante, entregándoles herramientas para hacer frente a los cambios que surgen dentro de los diferentes sectores. Ellos agradecen y valoran el conocimiento.

Lo que viene…

Para qué dudarlo: adaptar a la Generación del Milenio en nuestras empresas no ha sido tarea sencilla. Sin embargo, debemos estar preparados para lo que sigue, porque la denominada “Generación Z” ya se está incorporando al mercado laboral y es la más tecnológica de todas. Ellos ya estarán más preparados para enfrentar nuestro mundo globalizado.

Ya está tocando la puerta de nuestras empresas la “Generación Digital Nativa”, los exploradores máximos de la tecnología que está presente en cada uno de los ámbitos de sus vidas. El día de mañana el trabajo a distancia puede pasar de ser una utopía a una realidad.

Colegas de Recursos Humanos, tomemos nota: la Generación Millennial debe ser nuestro principio fundamental en la construcción de estrategias efectivas para atraer y retener talento. ¿Por qué? Porque hoy la clave del éxito está en la innovación, y esta generación es naturalmente innovadora.

Y como dice el Doctor en Psicología por la Universidad de Chile, Carlos Díaz: “Han puesto en tensión a las organizaciones, que se encuentran con una respuesta de esta generación que no estaba planeada”. Y aquí está, en el fondo, el gran nuevo reto para las áreas de RR.HH. de las empresas: adaptarse a sus cambios y saber aprovecharlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *