Hacer y ser: el nuevo perfil del profesional en RR.HH.

nuevo_profesional_rrhh

Hoy día no hablaremos sobre cómo el mundo está cambiando, eso nos consta de manera sorprendente y a veces brutal. Lo que sí falta integrar a nuestro conocimiento es cómo se está transformando la manera de trabajar. Lo vivido los últimos meses, con el aislamiento, nos ha obligado a reinventarnos tanto en lo personal como en lo profesional.

Desconocemos mucho de lo que pueda pasar pero sí es un dato que el cambio es ahora más que nunca una constante… lo cual no nos dice demasiado. Sin embargo, dentro de este marco movedizo podemos diferenciar y destacar algunos de los aspectos que sufrirán una renovación. Nos centraremos, pues, en lo que atañe al perfil de los profesionales de recursos humanos y de gestión del talento, que desde ya deben ir preparándose y acoplándose a la inminente realidad que se nos avecina.

¿Cómo adaptarnos, desde RR.HH., a la nueva normalidad?

Te adelantamos 6 aspectos clave que debes abordar. Considerarlos te ayudará a enfrentar los retos que han llegado y que vendrán en el futuro cercano:

  1. Diagnóstico y aceptación de la nueva realidad. Sin duda, la coyuntura que nos ha traído el coronavirus ha hecho que el uso de nuevas herramientas, la adopción de nuevas estrategias y la virtualización del trabajo que venían insinuándose como tendencias obligadas de esta década se hayan tenido que implementar aceleradamente. Es importante que asimiles y analices los diferentes escenarios al interior y exterior de la empresa, y así tomar las mejores decisiones para tus colaboradores, tu empresa y para ti como profesional.
  • Apertura de canales de comunicación. Como lo hemos detallado en otros contenidos, la comunicación es la clave. Es necesario que empujes la generación de espacios de comunicación más directos y asertivos, que procuren la unidad de la organización y que además respondan a las necesidades reales de cada una de las áreas. Necesitas consolidar estos medios, así como participar en la definición de las pautas mínimas requeridas para garantizar su efectividad.
  • Búsqueda del talento adecuado. A veces puedes tener tropiezos cuando intentas encontrar al talento que se ajusta por completo al perfil deseado. Para evitar pérdidas de tiempo es importante crear estrategias digitales de atracción del talento basadas en la transparencia, la tecnología y una comunicación clara con los candidatos. Debes llegar a ellos y mostrarles por qué tu empresa es su mejor opción para desarrollar su carrera.
  • Inclusión de perfiles digitales. Trabajar de forma remota, sirviéndonos de la tecnología, no se va a quedar en una anécdota de la cuarentena: es parte de la nueva cotidianidad. Por eso es necesario listar cuáles labores requieren de conocimientos en el mundo digital y según ellas dedicarnos a la búsqueda de perfiles más digitales. Esto no aplica solo para áreas de IT, de desarrollo tecnológico o soporte: la digitalización de los perfiles profesionales es un deber ser y nos ayudará a garantizar un buen proceso de transformación digital en cada una de las áreas de nuestra organización.
  • Reclutamiento a distancia. A pesar de la catástrofe, las necesidades humanas seguirán siendo muchas y diversas, aunque distintas, lo que significa que la economía se reactivará. En este sentido es fundamental captar y contratar al mejor talento del nuevo mercado laboral. Debemos extraer los mejores aprendizajes derivados de esta cuarentena, entre ellos el reclutamiento a distancia, que nos ahorrará tiempo, nos evitará costos y desplazamientos no tan necesarios. Nuestra aliada en este caso volverá a ser la tecnología y, como seguramente ya habrás probado, usando herramientas del tipo software de reclutamiento puedes apuntar a los mejores candidatos y ser más eficientes en la gestión. Como ya sabrás, la mejor tecnología es la que te permite incorporar a tu trabajo funcionalidades como la video entrevista, la multipublicación, el test a medida o el trabajo colaborativo, entre otras, para localizar al candidato que mejor encaja en el menor tiempo posible. En breve, es la tecnología que ofrece SherlockHR.
  • Fortalecimiento del Employer Branding. Podría parecer que ahora que “habrá menos recursos” estas iniciativas podrían quedar un poco olvidadas. Sin embargo, es precisamente en los tiempos difíciles cuando una empresa se retrata a través del trato a sus colaboradores y eso es en lo que se van a fijar los candidatos cuando decidan trabajar en una u otra empresa. Por lo tanto, es el momento de redefinir esta estrategia empezando por escuchar las motivaciones de tus empleados (y también lo que los desmotiva, para hacer ajustes), ver qué dicen de nosotros como empresa en internet (¿es lo que queremos que digan?) y garantizar en cualquier caso buenas experiencias, tanto para candidatos como para nuestros actuales colaboradores.

Actitudes y aptitudes del reclutador 2021

De toda situación se derivan aprendizajes. Más aún cuando el cambio es una constante que afecta a todos a nivel mundial. Nuestras habilidades deben incrementarse y adaptarse al innegable momento de transformación acelerada que estamos viviendo. El pilar fundamental en este sentido es el desarrollo y fortalecimiento de habilidades y cualidades, algo que desde ya debemos estar procurando, y no solo para el beneficio de la compañía: también beneficiará al equipo y a nosotros mismos como trabajadores y como individuos.

En concreto. ¿cuáles son las habilidades que necesitamos aprehender e incorporar?

  • Resiliencia/adaptación. Es esa capacidad de saber aceptar los cambios y moverse de manera eficiente en ellos. Si una persona no es resiliente, es muy posible que le cueste más trabajo la adaptación. Siendo parte de un área tan transversal, debemos ser resilientes para lograr trasmitir esta cualidad a los líderes de los equipos y demás miembros de la empresa.
  • Mente abierta. Básicamente esto se traduce en ser receptivos. Escucha, entiende, juzga con objetividad y piensa con creatividad. Solo así generarás mayor unidad de los equipos y podrás analizar diferentes estrategias, tácticas y perspectivas que nos saquen de lo tradicional, que fracasó, y te permitan ser diferente y tomar caminos más acertados. Recuerda que esta habilidad te servirá tanto para la empresa como para la vida misma.
  • Comprensión/Compasión. En esta nueva cotidianidad debemos ser más humanos. Las realidades de cada uno de los colaboradores son diferentes, y si a esto sumamos los protocolos de salud que se implementarán, debemos ser comprensivos, atentos y cuidadosos para velar por la salud mental y física de nuestros prójimos compañeros de labores. Esa empatía será acogida positivamente, nos permitirá tener una mayor capacidad de reacción en caso de que algo ocurra y además nos ayudará a incrementar nuestro Employer Branding.
  • Perseverancia. Desde ya te advertimos que puedes toparte con una cierta resistencia al cambio. Es algo perfectamente normal y comprensible, pero tú eres quien debe “ponerle power”,ser perseverante y lograr esa “evangelización” hacia el cambio en toda la empresa. Si hay alguien que no puede bajar los brazos, eres tú: el ejemplo es motivador.
  • Re-aprendizaje. Como bien lo define la RAE, reaprender es el proceso de aprender nuevamente algo, ahora desde una perspectiva diferente a la original. En la actual coyuntura y por la manera en la que tendremos que conducirnos en nuestro trabajo, sin duda se seguirá haciendo muchas de las cosas que ya estábamos haciendo, pero ahora de una nueva forma. Aquí se verán reflejados los demás aspectos que hemos mencionado. Este debe ser un proceso integral.
  • Transformación y transversalidad. Estas son actitudes. La disposición a la transformación nos permitirá disfrutar de este nuevo y futuro presente a cada paso. La transversalidad se refiere a la capacidad de ser multiplicadores, aun en ámbitos diferentes al nuestro y, claro está, siempre en positivo.

El cambio que viene lo debemos hacer entre todos. El impacto que logremos será, sin duda muy positivo en nuestra gestión, en nuestros colaboradores y en los objetivos de la empresa. Pero piensa más allá de eso: considera que es un proceso que te ayudará a crecer como persona.

A nivel individual, tienes un llamado que cumplir: ser agente de cambio. Por ello debes cultivar la mejor versión de tu persona. Reconstruirte, reinventarte y renovarte son clave en estos momentos que la vida nos pone por delante. Si lo logramos con éxito podremos dar más de nosotros mismos a quienes lo necesitan. Aplica estos consejos porque lo que buscas en este futuro que ya llegó

es, nada más ni nada menos, la consolidación de la inteligencia emocional y la construcción de tu ser integral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *