Inclusión laboral: un paso más hacia el éxito de tu empresa

inclusion_laboral

Para las empresas, en este momento, resulta crucial  promover la dignificación de las relaciones laborales y el respeto incondicional que todo individuo merece. La palabra es: inclusión.

Sin ir más lejos, desde el 1 de abril de este año la Ley 21.015 sobre inclusión laboral se aplica a las empresas que emplean a más de 100 trabajadores. Pero más allá de lo legal, ¿a qué nos referimos con este término y por qué es tan importante promoverlo dentro de nuestras empresas?

La realidad es que nos estamos enfrentando a una sociedad diversa y en constante transformación. Hoy en día el cambio es una constante y llega hasta lo más profundo de nuestras empresas. Por ello, la inclusión laboral debe existir y ser tomada en cuenta en toda organización, ya que es un factor importantísimo para el crecimiento.

Factores en la Inclusión Laboral

Actualmente, el trabajo ocupa un lugar preponderante en nuestra sociedad, pues no solo representa un elemento crucial para el desarrollo de todo individuo, sino también una oportunidad para que este desarrolle un sentido de pertenencia social. Ninguna empresa, por su parte, puede sustraerse al medio social donde se desarrolla, ya que puede quedar condenada a la irrelevancia: no le corresponde solo adaptarse a los cambios sino liderarlos.

Pero ¿cómo abordar la tarea de enfrentar estos nuevos imperativos?

A continuación te presentamos los 4 principales factores que no debes dejar fuera de tu estrategia.

1.- Género.  La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha emprendido una batalla para promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y el primer paso que debemos dar para logarlo es fortalecer la participación de las mujeres en la toma de decisiones de nuestras empresas. De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, no incluir a las mujeres en la vida laboral, genera pérdidas de ingresos de entre el 10 y el 37 por ciento del PIB para todas las regiones del mundo.

2.- Convivencia generacional.  El alargamiento de la vida laboral y la velocidad con la que afrontamos el cambio ha traído consigo este fenómeno nunca antes visto en el mercado laboral, con colaboradores de distintas edades compartiendo un tiempo y un espacio en el trabajo. La clave para que esto funcione está en conjugar la experiencia de los que están en etapas más avanzadas de su vida laboral con la creatividad de los que van empezando, bajo la premisa de que toda idea aporta valor.

3.- Personas con discapacidad.  Según el II Estudio Nacional de la Discapacidad del INE, el 20% de la población chilena adulta está en situación de discapacidad 8,3% en situación severa y 11,7% moderada, y la mitad de este grupo está constituido por personas de entre 18 y 60 años. La tasa de ocupación de la población adulta en situación de discapacidad laboral  es solo del 39%. Por medio de fondos concursables, el Ministerio de Desarrollo Social invirtió durante 2018 M$18.588.000 en 23 proyectos privados distribuidos a lo largo de todo el país, con el objetivo de cambiar paradigmas y conectar oportunidades laborales que permitan a estas personas ejercer su potencial humano dentro de las empresas.

4.- Orientación Sexual. Durante las últimas dos décadas, el colectivo LGTBI ha tomado fuerza para exigir que sean respetados sus derechos tanto en la sociedad en general como en el trabajo. Según el estudio Equidad CL, herramienta de Fundación Iguales en alianza con Human Rights Campaign, de 35 empresas investigadas 48% pudieron acreditarse como buenos lugares de trabajo para personas de la diversidad sexual y de género. Dichas empresas son Accenture, Bayer, Deloitte, SB, IBM, JP Morgan, McKinsey, Page, Procter & Gamble, SAP, Scotiabank, Sodexo, Boston Consulting, Uber y Walmart. El cuestionario de Equidad CL se basa en tres pilares: políticas de diversidad e inclusión, existencia de grupos de afinidad y vinculación con la comunidad LGBTI local.

¿ Cómo hago que mis ofertas de trabajo sean inclusivas?

Las competencias, los objetivos, la experiencia profesional, los conocimientos y las habilidades interpersonales son los elementos que a los reclutadores nos corresponde evaluar: estos y no otros. Por ello es muy importante que en el momento de redactar nuestra Job Description pongamos especial hincapié en todos los requisitos que vayan íntimamente relacionados a lo profesional y no a los atributos físicos, de género o de condición.

Lo que corresponde actualmente es promover la igualdad desde las bases de nuestras empresas. Sin ir más lejos, es lo que mandatan el Artículo 2º del Código del Trabajo y la Ley 20.609 que establece medidas contra la discriminación. Sin embargo, más allá de lo estrictamente legal, que el respeto, la tolerancia y la inclusión son valores que deben formar parte esencial de toda organización, derribando toda barrera que pueda existir entre los compañeros de trabajo.

En conclusión, los programas de inclusión laboral no sólo impulsan a los colaboradores a sentirse parte fundamental de la organización que los emplean, sino que también los motivan a ser más productivos y a obtener mejores resultados.

¿Por dónde empiezo?

Sin lugar a duda, hoy la tecnología se ha convertido en el aliado por excelencia de todo reclutador. Existen herramientas que apoyan al profesional de RR.HH. tanto a la hora de reclutar de manera inclusiva, como es el caso de Sherlock, u otros softwares para la gestión de personas. Esta tecnología no solo nos permite hacer más eficientes nuestros procesos, ahorrando costos y tiempo, sino también ser más inclusivos a la hora de analizar la información de nuestros candidatos.  Aquí te mostramos cómo esta herramienta puede ayudarte a lograr tu cometido.

1.- Filtraje automático de CVs. Es una realidad que cada vez recibimos más currículos luego publicar una vacante y que son muy pocos los perfiles que pueden llegar a adaptarse a lo que estamos buscando. A través del software de reclutamiento podremos obtener un filtro específico de nuestros candidatos, sin necesidad de que intervengan prejuicios a la hora de evaluarlos.

2.-  Criterios unificados. Con el Kit de entrevistas, tenemos la oportunidad de establecer las preguntas según la vacante y establecer los criterios unificados para que cada candidato responda a las mismas preguntas y sea evaluado por igual.

3.-  Seguimiento del estado de la candidatura. Un factor básico de la inclusión en el trabajo, sin duda, es la comunicación y, en los procesos de reclutamiento, es muy importante que los candidatos se mantengan informados sobre sus avances. Con Sherlock podemos establecer una comunicación automatizada con ellos para ofrecerles una mejor experiencia y evitar que se sientan abandonados durante su proceso.

4.- Data Driven. El análisis de datos es crucial para tomar decisiones en el ámbito de los Recursos Humanos. Sherlock nos permite visualizar toda la información que necesitamos saber desde el panel de control.

Ya sabemos que el talento no está determinado por el aspecto, origen ni preferencias personales. El talento se determina por la capacidad que puede tener un individuo para convertir una meta en una realidad viviente, y esto precisamente indica cuál es la verdadera misión de los profesionales de Recursos Humanos: detectar a todas las personas que puedan hacer del éxito una posibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *