Los colaboradores en el centro de la estrategia de RR.HH.

Experiencia empleado

El 83% de los líderes de Recursos Humanos se están centrando en la “Experiencia de colaborador”. Pero estar consciente de esta nueva tendencia no basta: solo el 22%, según el informe de Deloitte, cree que la estrategia está bien desarrollada y cumple con su función.

Una encuesta realizada por Gallup afirma que solo el 27% de los colaboradores en Latinoamérica están comprometidos con su trabajo.

Las empresas se han dado cuenta que los empleados son una pieza clave y central en su estrategia de crecimiento. Para ello, el área de Recursos Humanos debe jugar un papel fundamental.

La experiencia de colaborador no consiste solo en tratar a los empleados como clientes ni tampoco en crear mejores programas de beneficios.

La experiencia de colaborador es garantizar la experiencia positiva de cada trabajador al relacionarse con la empresa, en cada paso que den: desde la primera interacción hasta el día que abandonan la compañía.

Esta estrategia ayuda a los colaboradores a conectarse con el propósito de la compañía, a crear lazos de pertenencia gracias las oportunidades de crecimiento que recibe durante su ciclo de vida.

Por algo, en CompuTrabajo nos preocupamos de llamar “colaborador” a la persona que trabaja con una empresa. Y por eso decimos “con”, no “para”.

Fundamentos del Employee Centricity

1. Focalizar el liderazgo del colaborador

2. Fomentar la participación

3. Medir y compartir logros individuales y grupales

4. Procesos orientados a entender las necesidades y expectativas del colaborador

5. Diseñar experiencias de socialización durante todo el ciclo del colaborador

6. Atender y escuchar los comentarios del equipo

Nuevas metodologías

El área de gestión de talento se abre al uso de nuevas metodologías que permitan desarrollar estrategias centradas en el colaborador.

El uso de nuevas disciplinas como marketing y comunicación requieren que los profesionales de esta área se actualicen y se reinventen. El objetivo es elaborar materiales pensados para favorecer la sensación de bienestar y el alineamiento entre las personas y las organizaciones para las que trabajan.

En este nuevo escenario también impacta de forma significativa el uso de software y herramientas específicas para esta área. Estos elementos inciden en la posibilidad de personalizar las políticas de talento y los planes de acción.

  • Metodología Agile: nueva forma de trabajar por proyectos. El trabajo diario está enfocado a un objetivo final.
  • Design Thinking: resolución de problemas y diseño de productos pensados para fomentar la innovación y la productividad en beneficio de los empleados.
  • Enamorar al empleado. La compañía debe generar propuestas de valor que cubran las necesidades de los empleados, para que estos se conviertan en promotores de los objetivos organizacionales.
  • Trabajo como recorrido: desarrollar mapas de las experiencias que el colaborador tendrá durante todo el ciclo de vida en la compañía.

Elementos para mejorar la experiencia del colaborador

La experiencia del colaborador se basa en:

  • Escuchar activamente a tus colaboradores
  • Jefaturas que aseguren una buena experiencia
  • Planes de talento personalizados y adaptados a cada profesional
  • Fomentar la innovación

Para que esos puntos se lleven a cabo la empresa debe:

1. Propiciar un buen ambiente laboral

No consiste necesariamente en oficinas con grandes vistas o espacios abiertos. Menos todavía en series monumentales e impersonales de cubículos. El ambiente se consigue creando una atmósfera cálida y confortable, donde el colaborador pueda relajarse, tener privacidad y también un lugar donde poder realizar su tarea con tranquilidad.

¿Tu empresa fomenta la diversidad y las nuevas ideas? Si no es así, no dispones de un buen ambiente laboral. Debes promover el bienestar del trabajador, no sólo físicamente si no también emocionalmente.

Los líderes juegan un rol importante. Las gerencias de los equipos deben conseguir que sus colaboradores confíen en su liderazgo y tengan la libertad de hablar, aportar ideas y pensar en mejoras.

2. Facilitar las herramientas necesarias

Es necesario que los colaboradores dispongan de todas las herramientas necesarias para poder sacar adelante su trabajo. El equipamiento físico y los programas informáticos participan activamente en la experiencia del empleado.

Imagina que es tu primer día y cuando llegas no tienes computador para trabajar, o bien que necesitas entregar un informe, pero el programa es anterior al que tiene el resto del equipo. Todos esos detalles influyen en la experiencia y valoración del colaborador.

Computadores inadecuados, software obsoleto, mala conexión de red, mobiliario poco ergonómico… todos estos factores inciden negativamente en la experiencia de un colaborador, por no mencionar su productividad e incluso su salud física y mental.

3. Fomentar una potente cultura de la organización

La cultura de una empresa es su corazón. Bien trabajados, estos 6 puntos convierten a tu organización en una empresa irresistible: propósito, oportunidad, reconocimiento, apreciación, bienestar y liderazgo.

Tanto Recursos Humanos como el resto de las áreas de la empresa deben promover esos puntos y trabajar para que se conviertan en parte esencial de la cultura de la organización.

4. Organizar encuestas regularmente

Es imposible tener en cuenta la opinión de tus colaboradores si no se la pides directamente. Las encuestas mensuales o anuales pueden ayudar a las distintas áreas y a RR.HH. a desarrollar estrategias enfocadas en las necesidades reales de sus colaboradores.

Es posible que actualmente pienses que tus planes de acción son geniales, pero puede que eso no es lo que quieran los trabajadores, lo que termina por generar una pérdida de recursos.

La tendencia es establecer beneficios personalizados a cada uno de los colaboradores de la empresa. No todos queremos lo mismo: por eso, preguntar y escuchar son dos acciones muy importantes en la elaboración de la Employee Centricity.

5. Perder el miedo al error

Si tu empresa quiere ser innovadora debe despenalizar el error. Actualmente triunfa la cultura del éxito, pero para obtenerlo es necesario pasar por la etapa de ensayo y error.

No es productivo castigar los errores. El miedo al castigo solo produce que las personas se limiten a repetir instrucciones y se desinteresen por los fines de su tarea. Es necesario crear un ambiente donde errar sea tolerado por el resto y estimule a buscar una nueva solución. Trabajar hasta conseguir lo que se ha propuesto.

Este es uno de los puntos más difíciles, ya que muchas empresas creen que eso es aceptar y potenciar que los colaboradores se equivoquen. Pero en realidad es distinto, es quitarle el peso a los errores para que los equipos puedan testear y probar cosas nuevas.

La innovación no se consigue a la primera.

Beneficios de la experiencia de empleado

  • Aumenta el compromiso de los colaboradores y aumenta la productividad y la eficacia de estos en el trabajo.
  • Crece la felicidad del empleado y también la del cliente.
  • Mejora la percepción de marca de la empresa y el Employer Branding. Los colaboradores se convierten en embajadores de la empresa, y esto es óptimo comunicacionalmente, ya que cuentan con mayor credibilidad que una campaña dirigida.
  • Aumento de capital humano: formación y salud son las inversiones más importantes.
  • Se reduce el síndrome de burnout y la tasa de ausentismo.
  • Se reducen los costos derivados de la desmotivación, la alta rotación y el ausentismo laboral.

Si tu empresa aún no cuenta con una estrategia basada en la experiencia del colaborador, ha llegado el momento de implantarla. La tecnología puede ayudarte. Los nuevos software de gestión de talento incluyen funcionalidades para realizar encuestas de satisfacción, programas de reconocimiento y elaborar planes de beneficios adaptados a cada uno de los miembros de la empresa.

Las personas aportan mayor valor cuando trabajan “con” una organización, no “para” una organización. Es imprescindible tener esto en cuenta cuando queda poco para la puesta en marcha de la semana laboral de 40 horas y las palabras claves sean, más que nunca, Productividad e Innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *