Motivación 4.0

motivacion

La motivación es la fuerza que impulsa a realizar una actividad o a lograr una meta. Sin motivación solo hay motivos, como por ejemplo satisfacer necesidades básicas. Movidos por la necesidad podemos cumplir con tareas y alcanzar objetivos; sin embargo, difícilmente iremos más allá y, se entiende, el camino recorrido no será el más feliz.

Como organizaciones, el ideal es conseguir que nuestros colaboradores estén alineados con el logro de objetivos, con los valores de la compañía y con el trabajo que realizan. Ser parte de la empresa debe ser un camino alegre: es la manera en que lograremos garantizar el compromiso y la actitud consciente  de cada uno de ellos.

Durante los últimos años hemos llegado a entender que las remuneraciones no son todo en cuanto a las retribuciones que esperan los candidatos. Existe una serie de factores casi igual de relevantes, y lo que corresponde es identificarlos, hacerlos propios y aplicarlos. Hacia allá debemos apuntar.

Compañías con propósito + atractivas

Desde las áreas de recursos humanos y gracias a la cultura de las organizaciones, podemos crear propuestas de valor para los empleados que nos hagan sobresalir por encima de nuestra competencia. Dentro de ellas, es fundamental incluir el propósito de nuestra empresa, es decir, lo que va más allá de qué hacemos y por qué. El propósito debe responder a la pregunta de para qué lo hacemos. Ahora bien, ¿por qué esto es tan importante?

Está claro que para los millenials, por ejemplo, la automotivación va directamente ligada a la importancia de sentirse identificados con la empresa. Este grupo demográfico, que según un estudio de Deloitte ocupará el 75% del mercado laboral para 2025, es el que, por sus características inherentes, buscan un lugar donde, a través de su trabajo, puedan hacer un aporte al mundo y sumar a la sociedad.

La pregunta es cómo construimos ese propósito. La empresa debe tener un “ADN” claro, que le dará identidad y propósito bien establecidos, y estos e consigue integrando de manera coherente los siguientes elementos:

Misión. Es el objetivo primordial de la compañía. Los candidatos evaluarán este objetivo para decidir si desean aportar con su talento al logro de esa meta. Lo que quiere ser y hacer en su profesión, ¿está alineado con la razón de ser de nuestra compañía?

Visión. Es la proyección a futuro de las aspiraciones de la empresa, basadas en su misión. ¿El candidato se sueña caminando de la mano con la compañía para lograr esa visión? ¿Nuestra visión es lo bastante relevante para el desarrollo de la sociedad como para resultar atractiva?

Valores. Aquí nos referimos a la propuesta de valor de nuestro negocio, a su esencia. Los valores son los que definen las características propias de nuestra empresa y nos hacen destacar. ¿Nos ven los candidatos como una organización única y especial con la que se sienten identificados?

Liderazgo. Este varía dependiendo de la circunstancia. Sin embargo es importante que, sea cual sea el liderazgo que exista en una empresa, se tenga en cuenta que primen la comunicación, el respeto y la humanidad. Nos hemos de preguntar si el liderazgo que transmitimos ayuda e inspira a los colaboradores tanto a nivel personal como profesional. Recuerda que la mayoría de las personas no renuncia a un trabajo sino más bien a su jefe. El buen liderazgo aporta no solo a la retención, también a la motivación.

Empoderamiento. Para una persona es indispensable saber que la empresa le brinda espacios de participación, que sus opiniones son escuchadas y que además se le permite tomar decisiones. La empresa que ofrezca estas instancias no solo resultará más atractiva, sino que fomentará el compromiso. Las empresas donde los colaboradores se ponen sinceramente la camiseta son las empresas con colaboradores empoderados:

  • Los empleados comprometidos aportan un 20% más de ingresos que los empleados menos comprometidos
  • Los empleados satisfechos son 40% más productivos que los no satisfechos
  • Los empleados comprometidos son un 44% más productivos que sus pares satisfechos
  • Los empleados inspirados son 125% más productivos que sus pares satisfechos

Datos obtenidos de Customer Think, artículo de 2018.

Motivación de equipos

Hoy el reto que tenemos es aún más fuerte, ya que nos corresponde guiar y seguir motivando a nuestros equipos desde la distancia. Preocupémonos por ellos de verdad. La prioridad es que cada figura de liderazgo al interior de la organización logre una experiencia valiosa para los miembros de sus equipos, de manera en la que se les permita opinar, desarrollar sus habilidades, proponer y sentirse cómodo tanto realizando su trabajo como siendo la persona que es. Importante: No olvidar reconocer el buen trabajo cuando así sea. Aplaudir esa milla extra.

¿Cuál es el rol de los líderes?

Los líderes son las personas dentro de cada equipo que poseen las habilidades y competencias necesarias para dirigir, coordinar y guiar a los participantes en sus labores. Al margen del tema laboral, esta figura también representa los valores necesarios para mantener el bienestar al interior del grupo bajo su cargo.

Los líderes inspiran, enseñan, corrigen, escuchan y también orientan en el sentido de la automotivación .  Definimos automotivación como la capacidad de tener claro a dónde queremos llegar, qué requerimos para lograrlo y de obtener espontáneamente la determinación y la disciplina para lograrlo.

El rol de los líderes, sobre todo en esta situación de pandemia, es ser capaz de identificar qué ocurre con cada una de las personas que integran su equipo. Para ello este rol requiere:

a) Capacidad para conocer al equipo

Esta persona genera respeto y da la confianza para que su equipo pueda acercarse a ella. Los buenos líderes generan un vínculo de fiabilidad que permite que el equipo mantenga una comunicación abierta y que los miembros del grupo puedan comunicar no solo el seguimiento de sus tareas, sino que también logren expresarse en cuanto a sentimientos y emociones se refiere.

b) Visión, tanto en los buenos como en los malos momentos

Los líderes son visionarios. Su capacidad de discernimiento le ayuda a prever y visualizar las mejores estrategias para llevar su equipo al éxito. Cuando algo no va bien poseen la apertura para buscar y consultar cuál puede ser la mejor decisión o camino para superar las dificultades. Escuchan, aprenden, comparten y deciden.

c) Aprovechar el potencial y las habilidades de tus colaboradores

Teniendo claras las capacidades, habilidades, conocimientos y diferentes personalidades de los miembros de su equipo, los líderes saben cómo potenciar a las personas haciendo que se desarrollen en lo profesional, abriendo al mismo tiempo espacio para su crecimiento personal. La dirección desde lo humano es altamente requerida para saber “sacar provecho” de lo mejor de cada cual y permitir el desarrollo de los individuos.

d) Partir de un principio básico, la equidad

Todos somos humanos y aun en la diferencia podemos ser iguales para lo mejor. La inspiración no es exclusiva de los líderes, es una obligación para ellos. Pero los colaboradores también tienen la capacidad de inspirar a su entorno para motivar al equipo y esto es importante en este momento en que los cambios se suceden a mayor velocidad de lo que podemos asumir individualmente: el liderazgo se vuelve más horizontal, más equitativo, y la tarea es moderar esta equidad sobre la base del respeto hacia los demás. Todos somos líderes.

Estrategias y acciones de motivación laboral a distancia y presencial

1.- Encuestas de clima

Las encuestas de clima laboral nos permiten medir el ambiente en la compañía, el sentir de nuestros colaboradores.

2.- Premia los logros en el trabajo: incentivo, reconocimiento y agradecimiento

No cabe duda de que el compromiso de los colaboradores aumenta cuando se les reconoce el esfuerzo extra y sobresaliente que hacen en el trabajo. No se trata de premiar cada tanto las labores que les corresponden realizar, sino más bien de reconocer y agradecer la proactividad que va más allá de las funciones.

Es muy motivador para los colaboradores recibir algún tipo de incentivo merecido por el plus que entrega. No hay que hacer grandes inversiones para el reconocimiento. Se pueden, por ejemplo, generar comunicaciones en las que se destaque y celebre el alto rendimiento y desempeño de quienes estén “dejándose el pellejo” por la empresa. Es una buena manera de hacerles saber que valoramos lo que hacen.

3.- Facilita la formación

Promover e incentivar el aprendizaje constante no solo ayuda a nuestra marca empleadora, realmente nos hace una empresa más competitiva y contribuye al desarrollo de los colaboradores.

Es importante abrir y permitir espacios en que nuestros trabajadores descubran nuevos conocimientos, y estos no solo relacionados con el trabajo sino también con la vida cotidiana o el ocio. Siempre es un aporte realizar capacitaciones internas, crear conferencias con expertos en un tema que sea de interés para los empleados y fomentar curiosidad en ellos, para que desarrollen destrezas y nuevas habilidades.

4.- Impulso de retos y desafíos. Desarrollo de talento

Para el mejor talento, algo que resulta definitivamente motivador son los nuevos desafíos. Si bien los retos pueden generar frustración en quienes prefieren la zona de confort, funcionan como una carga de energía en las personas que les gusta probarse y demostrarse que son capaces de llegar a lo más alto.

Tengamos en cuenta el caso de Michael Phelps quien, considerado el atleta más importante de la historia de los juegos olímpicos con 23 medallas de oro, desarrolló su gran talento teniendo siempre en su mente la meta. Para ello, se dedicó a potenciar sus habilidades y a dedicarse con disciplina a ser uno de los mejores en la historia deportiva mundial.

5.- Planes de carrera y/o ascensos

Hay ocasiones en que para mejorar el valor de la empresa no es estrictamente necesario contratar nuevos talentos. El talento con el que cuentas al interior de la compañía está capacitado, conoce la empresa y estará dispuesto a aprender para seguir escalando con el trabajo bien hecho.

Generar la posibilidad de crecer dentro de la compañía es motivador. La suma de la experiencia y el deseo de superación es un ingrediente clave en la receta para construir planes de carrera exitosos al interior de las empresas.

Para materializar estas claves de motivación para los empleados es primordial partir de una base fundamental, la comunicación. Esta debe ser transparente, abierta, en doble vía y ligada a la cultura corporativa. Desde esas cuatro premisas se definirá nuestra narrativa empresarial.

La invitación es a que conozcamos las necesidades, pensamientos y emociones de los trabajadores. Es la manera de ser más eficientes y efectivos en la toma de decisiones y en la creación de estrategias. Y más aún, considerando la coyuntura, este enfoque es el más productivo cuando el objetivo es disponer de una plantilla altamente motivada y lo suficientemente comprometida con ayudar a la empresa a superar el momento.  Y pensando en el futuro, las estrategias de motivación transformarán nuestras empresas, volviéndolas más resilientes y mejorando su valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *