Nuevas prácticas en RR.HH. para 2021

nuevas_practicas_rrhh

Empezamos 2021 con muchas expectativas, pero debemos trabajar en ellas e implementar las nuevas prácticas para el área de Recursos Humanos este 2021.

Comencemos diciendo que la transformación del mundo que supuso la pandemia llevó a nuestras áreas de RR.HH. a encontrarse frente a un cambio de paradigma. Esto afecto tanto en la manera de buscar empleo como en la manera de reclutar el talento.

¿Específicamente, qué se transformó?

1 Información.  Las personas que buscan empleo están cada vez más y mejor informadas. Tienen fácil acceso a información sobre nuestras empresas y también a cómo se trabaja en ellas.

2. Candidatos. Las prioridades de los candidatos también están en constante evolución. Debemos brindarles lo que necesitan para que se decidan a sumar su talento a nuestros equipos.

3. Virtualidad. El proceso de transformación digital de las empresas se ha visto acelerado definitivamente.

4. Trabajo remoto. La virtualidad del trabajo podrá ser parcial o total, según las empresas, pero desde luego no va a ser algo pasajero.

5. Tecnología. Nos proporciona una serie de herramientas que nos permiten no solo realizar nuestro trabajo en remoto sino acortar tiempos y lograr mayor eficacia.

6. Reclutamiento. La digitalización de los procesos de reclutamiento, así como la necesidad de que este sea total o parcialmente en remoto, ha modificado la forma de reclutar.

Predicciones sobre el futuro de la contratación

La realidad ha cambiado en todos los ámbitos y nuestro sector no es la excepción. En términos de contratación es muy probable que tengamos que hacer ciertas modificaciones.

Estas predicciones que nos presenta LinkedIn son el resultado de una encuesta aplicada a más de 1.500 profesionales del sector y a varias entrevistas en profundidad con líderes de RR.HH. de todo el mundo.

  • Recursos Internos

La pandemia ha facilitado la movilidad interna y 1 de cada 3 profesionales de reclutamiento espera que se reduzca su presupuesto de contratación.

Esto hace que la empresa recurra a sus propios recursos y esté atenta a sus colaboradores para dar soporte a los objetivos de este año.

  • Diversidad

El 77% de los profesionales de talento afirman que la diversidad será muy importante en el futuro del reclutamiento. De hecho, gracias a los perfiles sénior y a su experiencia muchas empresas han podido seguir adelante durante la pandemia.

  • Reclutamiento remoto

El 81% de los profesionales de talento están de acuerdo con que el reclutamiento virtual continuará tras la crisis sanitaria.

En las etapas iniciales de la crisis las empresas tuvieron que hacer uso de herramientas como las videoentrevistas o test virtuales, y esto fue el primer paso para la reinvención de los procesos de selección y reclutamiento en general. Con el paso del tiempo, estos se irán perfeccionando al mismo ritmo que lo hace la tecnología.

  • Líderes del cambio

Desde el área de RR.HH. se debe comunicar las decisiones y dar respuesta a todas las inquietudes que pueda tener la plantilla para abordarlas oportunamente.

Sobre esta perspectiva, debemos tener en cuenta la planificación y creación de manuales para  trabajo en remoto acorde con las funciones de cada cargo.

  • Employer Branding

Para este año, el 63% de los gestores de talento esperan que su presupuesto para Employer Branding aumente o se mantenga igual.

  • Compromiso de los colaboradores

En esta perspectiva, los colaboradores están más comprometidos con la empresa cuando esta les informa sobre los eventos y decisiones.

Es necesario realizar acciones para generar esa empatía. Esto se puede lograr, por ejemplo, a través de alianzas con asociaciones sin fines de lucro u ofreciendo planes de asistencia para colaboradores y otras actividades de teambulding, y mostrándoles a los talentos del mercado laboral que son acciones que hacen atractiva nuestra empresa.

  • Nuevas habilidades

Para afrontar este cambio en la realidad de las organizaciones, son necesarias nuevas habilidades como resiliencia, adaptación, mente abierta, comprensión, perseverancia, reaprendizaje, transformación y transversalidad.

Liderazgo en tiempos de cambio

Desde una posición de liderazgo, la coyuntura hace necesario diseñar rutinas casi idénticas a las de la oficina. Claro está, hay que ser flexibles en algunos casos y en determinadas situaciones.

Analiza las barreras y modifica y optimiza los protocolos. La comunicación constante nos permite conocer las necesidades de los colaboradores. El bienestar es importante a nivel personal, pero en el teletrabajo se debe priorizar también el cumplimiento de objetivos.

Capacita a tus empleados. Las empresas que invierten en capacitar a sus colaboradores los hacen sentir más satisfechos con sus puestos de trabajo. Así se inhibe la rotación de personal, los motiva a hacer su trabajo, y evita pérdidas de tiempo y recursos económicos.

Inspira, no vigiles. Es válido monitorear el progreso, pero no realizar microliderazgo. Es un hecho que las relaciones basadas en la confianza inspiran a los empleados a desarrollar mejor sus actividades.

Aprende de quienes te rodean. Un buen liderazgo tiene la capacidad de observar para aprender y de escuchar para reconocer. Los mejores líderes no es los que lo saben todo, sino los que se rodean de personas competentes.

Mantén activa la cultura organizacional de tu empresa. Construye una fuerte cultura de equipo a través de la contratación adecuada de los colaboradores, y luego crea rituales y tradiciones que los mantengan unidos. Esto fomenta un sentido de responsabilidad en cada persona para que su trabajo encaje en el contexto del plan estratégico de la empresa.

Pon foco en la Employee Experience. Conoce a fondo a tu plantilla, diseña una propuesta de experiencia personalizada, mide el resultado y, por supuesto, apóyate en la tecnología.

Y como siempre: celebra y reconoce el trabajo bien hecho.

Reskilling y upskilling de los colaboradores

Las empresas han experimentado grandes cambios internos en los últimos años, renovando su cultura empresarial, digitalizándose y promoviendo la creatividad y la innovación entre sus empleados. Estos últimos, por su parte, se han visto obligados a abrazar el aprendizaje continuo para no quedarse descolgados del mercado laboral.

El reskilling, también conocido como reciclaje profesional, busca formar a una persona para que pueda adaptarse a un nuevo cargo dentro la empresa o a una nueva manera de hacer las cosas. En líneas generales, se dice que el reskilling ayuda a crecer a los trabajadores, ya que los dota de mayor versatilidad.

El upskilling enseña a los trabajadores nuevas competencias para optimizar su desempeño. Estas pueden ser herramientas que ayuden a su productividad, que mejoren sus habilidades sociales, o los pongan al día sobre las últimas tendencias en TI, haciéndolos crecer hacia un perfil más especializado.

Los principales beneficios de esta formación son:

  • Genera una cultura de aprendizaje
  • Ofrece oportunidades a los colaboradores
  • Brinda motivación
  • Disminuye los costos de incorporación y capacitación de nuevos talentos.

Para poder llevarlo a cabo los gestores deberán identificar las habilidades que son necesarias, preparar un programa pedagógico o asesorarse para ello, elaborar el material y distribuir el programa de formación entre los equipos.

Las habilidades de los gestores de talento

Este 2021 los gestores deberán desarrollar estas 6 habilidades imprescindibles:

  • Empatía
  • Capacidad de aprendizaje
  • Capacidad de análisis
  • Trabajo colaborativo
  • Liderazgo en la distancia
  • Digitalización

A este aprendizaje de habilidades se añadirá la tecnología necesaria para gestionar las personas y las nuevas contrataciones.

Un estudio de KPGM, titulado The Future of Human Resources, afirma que solo el 40% de los responsables de Recursos Humanos contaba con un plan de transformación digital, a pesar de que el 70% reconocía que era un cambio necesario.

A raíz de la pandemia, los planes de digitalización del reclutamiento, que estaban pensados para 2 a 4 años, se tuvieron que implementar en 2 meses. Y eso quiere decir que si tú no lo has hecho y tu competencia sí, estás en franca desventaja si necesitas que el mejor talento trabaje para tu empresa.

Los principales procesos con los que la tecnología nos puede ayudar en el reclutamiento son:

  • Posteo de la vacante en diferentes canales a la vez.
  • Control de todos los canales desde una misma herramienta.
  • BB.DD. unificada y sin duplicidades.
  • Diseño de las etapas y creación del funnel de reclutamiento según vacante.
  • Test y psicometrías.
  • Videoentrevistas.
  • Comunicación automatizada con los candidatos.
  • Mejora del trabajo colaborativo.
  • Toma de decisiones según los resultados de los KPI.

El beneficio es una reducción del trabajo operativo, la posibilidad de crear estrategias de valor, mayor orden y centralización de la información y reducción de la rotación de personal.

La (R)evolución de los RR.HH. en el 2021

Estos son los elementos que se requieren para (r)evolucionar nuestros departamentos de RR.HH.:

1. Metodología para el cambio

La transformación continua es la clave para la supervivencia. En 2021, una clara tendencia será la implantación de una metodología integral para la gestión sistemática del cambio. Esta contempla un plan detallado paso a paso para prever y evaluar cómo el cambio impacta en los diferentes procesos de la organización, y luego realizar las sucesivas acciones para conseguir los objetivos.

2. Comunicación bidireccional: escuchar y hablar

En el nuevo entorno será vital contar con herramientas tecnológicas que garanticen la colaboración y la comunicación en los equipos de trabajo. Entre ellas destacará el uso de redes sociales internas, que se afianzarán como una plataforma clave para la colaboración profesional entre los empleados, más allá de su papel inicial prioritario como canal de comunicación.

3. Digitalización de los procesos de RR.HH.

De ser inicialmente una necesidad debida a los confinamientos, la digitalización ha pasado a convertirse en una revolución que contribuirá a mejorar la experiencia en el “viaje” de los trabajadores. Las soluciones de tecnología de RR.HH. se evaluarán en función de esta experiencia. Se realizarán mapeos del viaje digital de los empleados, con el trazado visual de los puntos de contacto (touch point) de todo su recorrido por la organización, con el objetivo de identificar áreas de mejora y explorar iniciativas para optimizar esta experiencia.

4. Creación de una cultura de carrera interna

En 2021 se acelerarán las iniciativas para la actualización profesional de los empleados (definida en inglés como reskilling o upskilling). Las empresas potenciarán iniciativas para el desarrollo como los portales interactivos internos de desarrollo de carrera, los consejeros internos especializados para orientar en los próximos pasos, la rotación de puestos o las asignaciones temporales.

5. Bienestar emocional

Las iniciativas para fortalecer la salud mental de los empleados, que hasta hace poco eran un tabú en las empresas, están adquiriendo un gran protagonismo. Garantizar su equilibrio emocional será sin duda uno de los grandes retos de la próxima década. Viviremos la consolidación de actuaciones muy diversas en este ámbito, como las líneas de atención a los empleados disponibles 24/7, la práctica del mindfulness, los cursos de gestión del estrés o los programas anti bullying, entre muchas otras. Cuidar de las personas es la prioridad ahora.

6. Garantizar la desconexión digital

También cabe destacar, como tendencia emergente, los programas para garantizar la desconexión digital. Se consolidarán además otras buenas prácticas relacionadas con la conciliación como acotar los horarios en que se pueden organizar las reuniones.

7. Modelos de trabajo híbrido

Uno de los aspectos más visibles vividos en el mundo del trabajo con la llegada de la pandemia fue la implantación urgente del teletrabajo. La flexibilidad y el trabajo en remoto han llegado para quedarse, con diversos grados de intensidad. Empoderar a los empleados para que gestionen con flexibilidad sus horas de trabajo y su ubicación será la ventaja competitiva más potente de la propuesta de valor al empleado.

Hoja de ruta

Debemos diseñar una estrategia y para ello debemos tener muy claro nuestro punto de partida, para así dar seguimiento a la incuestionable evolución de la empresa.

  • Realizar un diagnóstico y aceptación de la nueva realidad.
  • Abrir y/o consolidar canales de comunicación efectivos (para todos los stakeholders).
  • Buscar, encontrar, contratar y mantener el talento adecuado, con habilidades digitales.
  • Detectar las personas que deban adaptar y/o mejorar sus habilidades para los nuevos tiempos, poniendo énfasis especial en el liderazgo a distancia.
  • Reclutar en remoto para dar agilidad a los procesos.
  • Fortalecer con creatividad el Employer Branding.

Para lograr todo esto es clave la observación, la comunicación, el análisis y una mentalidad abierta. Adelántate al cambio y conviértete en líder de la (r)evolución de los RR.HH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *