Salud mental en el trabajo garantía de productividad y éxito para la empresa

salud_mental_en_el_trabajo

Es un hecho que el trabajo es una parte fundamental en la vida de las personas.  No sólo representa una fuente de ingresos, sino también la culminación de metas y proyectos en términos profesionales y personales: la responsabilidad gratifica. Sin embargo, precisamente esas responsabilidades asociadas con el cargo representan una de las principales fuentes de estrés de los colaboradores.

Esta es una buena oportunidad para que nos enfoquemos en la “Salud Mental”. Como empresas empleadoras, este concepto se refiere al estado de bienestar que debemos promover al interior de nuestras organizaciones, con el objetivo de que las personas sean capaces de hacerle frente al estrés de la vida diaria, tanto en el trabajo como en la comunidad en general.

Porque ¿qué pasa cuando las responsabilidades empiezan a sobrepasar las capacidades de nuestros colaboradores y repercuten en su salud mental?Esto ¿de qué forma impacta a mi empresa?

De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada cinco trabajadores alrededor del mundo tiene un padecimiento relacionado con la Salud Mental y tan solo uno de cada 10 de ellos reciben atención especializada.

En el caso específico de Chile, alrededor de un tercio de la población entre 18 y 65 años ha sufrido al menos un trastorno o enfermedad mental, con 17% de la población enfrentada a cuadros depresivos y la segunda tasa de suicidio dentro de los países de la OCDE. Entre las causas de licencia médica las enfermedades mentales ocupan el primer lugar, con 27% de los días totales autorizados y el 30% del gasto total.

Salud mental deficiente: consecuencias para la empresa

Es un hecho que los episodios relacionados con la salud mental de nuestros colaboradores traen consecuencias en su desempeño laboral. A nivel organizacional, el impacto se verifica de las siguientes maneras:

1.- Ausentismo Laboral.

Según las cifras de la Super intendencia de Seguridad Social (SUSESO), el ausentismo laboral asociado a padecimientos psicológicos puede representar una pérdida en promedio de 14,7 días de trabajo, con 929.736 licencias autorizadas en 2015 solo por esta causa. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS), alertó recientemente que la principal enfermedad que afecta el rendimiento es la depresión, al contabilizar más de 300 millones de casos a nivel global.

Dado que el número de días promedio para una licencia por salud mental no llega al mes, pocas empresas disponen de personal para cubrir los puestos temporalmente vacantes por dicha causa. Esto representa, para los demás colaboradores, un aumento directo en la carga de trabajo que, a su vez, puede ir en detrimento de su productividad al aumentar los niveles de estrés. Tal situación tiene lugar si no hay una planeación adecuada por parte de quienes asumen las responsabilidades de los ausentes.

2.- Bajas de desempeño e incumplimiento de tareas 

De acuerdo con la APAL, Asociación Psiquiátrica de América Latina, “tanto la depresión como los trastornos de ansiedad representan un costo para los empleados y los empleadores, pues los factores que pueden afectar la salud mental son: exigencias laborales excesivas, la insatisfacción respecto a las actividades realizadas, cambios organizacionales, inseguridad respecto a continuar contratado y el nivel laboral que se tiene”.

En nuestro país la realidad no es distinta y los factores mencionados impactan directamente en la seguridad de nuestros colaboradores, que pueden llegar a no cumplir con sus objetivos.

3.- Rotación continua de personal.

Actualmente, la depresión y la ansiedad se encuentran entre las 10 enfermedades más discapacitantes. Si no se promueve un espacio de trabajo que contribuya a la tranquilidad del colaborador que tiene un padecimiento relacionado con la salud mental, este puede llegar abandonar su puesto dentro de su empresa empleadora. Al respecto, el Dr. Sigifredo Rangel, director médico de GlaxoSmithKline puntualizó que “las vivencias en el trabajo son factores que determinan nuestro bienestar general, porque durante la vida adulta es donde pasamos gran parte de nuestro tiempo”.

Pensada en término de presupuesto, esta rotación continua puede repercutir significativamente en la empresa ante la fuga de capital intelectual, ya que los costos por concepto de reemplazo de un cargo, pueden representar del 50 al 60 % del sueldo anual.

¿Cómo puedo ayudar a mis colaboradores?

Debido a la gran irrupción de casos de enfermedades laborales de origen mental, la Organización Mundial de la Salud emprendió un Plan de acción sobre saludmental (2013-2020). Aquí hace especial hincapié en la necesidad de promover la salud mental en el lugar de trabajo mediante actividades que reduzcan la estigmatización y discriminación.

Son cada vez más las empresas que intensifican sus acciones con el objetivo de garantizar que sus colaboradores estén en óptimas condiciones dentro de su espacio laboral. En primera instancia, estas acciones de mejoramiento promueven el balance de vida a través de programas de deporte y recreación, atención psicológica presencial y telefónica, principios de convivencia para propiciar un ambiente armonioso dentro de los equipos de trabajo y bonos especiales para prestaciones médicas. Con todo esto, contribuyen a que cada miembro de la organización pueda desarrollarse profesionalmente y logre un equilibrio que le permita tener estabilidad.

El ejemplo mexicano

Desde 2015, la Secretaría del trabajo y previsión social (STPS) del gobierno de México implantó el Programa nacional de bienestar emocional y desarrollo humano en el trabajo (Pronabet), en el que se busca mejorar la condición integral de los empleados en sus espacios laborales. A la fecha más de 200 empresas se han sumado a esta estrategia federal que fomenta el bienestar emocional de los trabajadores: entre ellas destacan Grupo Salinas (70.000 empleados, Banco Azteca, TV Azteca, Grupo Elektra) con Programas de Activación Física y Atención Psicológica personalizada; Unilever México a través de su “Programa de Equidad en el lugar de trabajo” y Femsa (170.000 empleados, Oxxo, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Farmacias Cruz Verde) con su “Programa de Desarrollo Integral y Calidad de vida”.

Esta iniciativadel gobierno federal mexicano incluye recomendaciones y acciones relacionadas a la correcta nutrición, reactivación física del trabajador e involucramiento en actividades culturales. Con ello se le abre la posibilidad al colaborador de lograr un descanso apropiado, de modo que se encuentre en condiciones de desempeñar satisfactoriamente su actividad laboral.

A la vez, este programa ofrece la posibilidad de vincular a las empresas con instituciones de salud que brindan atención a personas con trastornos mentales y adicciones y establece enlaces con organismos empresariales, sindicatos, comunidades académicas y gremios de profesionales para impulsar el bienestar emocional de todos los que trabajan día a día.

El correcto funcionamiento de una empresa está directamente relacionado, siempre tengámoslo en cuenta, con el bienestar de sus trabajadores. Asegurar, pues, un clima laboral donde cada uno de los miembros de la organización pueda gozar de estabilidad psicológica, no hará sino mejorar la salud de la empresa en su conjunto. En cuanto a sus efectos colaterales, los programas de bienestar mejoran la comunicación, preservan las relaciones humanas y garantizan la productividad. Y tú ¿qué estás haciendo para cuidar la salud mental de tus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *