Técnicas de “Fidelicidación”: la felicidad en el trabajo, el mayor beneficio para la empresa

fidelicidad

Una de las aspiraciones inconscientes de los colaboradores de las empresas es la de ir contento a trabajar y que esa felicidad se mantenga durante todo el día; sin embargo, muchas veces eso no pasa de ser un deseo.

No es por nada que tengamos al 37% de los chilenos con intenciones de cambiarse de trabajo antes de fin de año. Urge que las áreas de Recursos Humanos comiencen a considerarse gestoras de talento y que desarrollen estrategias y acciones para retenerlo.

La felicidad aporta fidelicidad. Es el nuevo término que comenta Joaquín Viñas en su blog, que quiere decir lo que seguramente estás intuyendo: que cuando un colaborador está feliz resulta más fiel al proyecto de la empresa; su motivación y su rendimiento, por tanto, serán superiores a los de una persona que no está cómoda.

El concepto de fidelicidad nos puede ayudar a atraer y fidelizar el talento. Esta es una estrategia que se engloba dentro del Employer Branding y que no solo sirve para captar contrataciones cuyo valor vaya más allá de la nómina, sino también para retener a las que ya pertenecen a la empresa.

¿Cómo instalar la felicidad en la empresa?

Una empresa está formada por personas. Por lo tanto, para que una organización sea feliz deben serlo las personas que trabajan en ella.

La felicidad en el trabajo se define como la sensación de bienestar que se consigue a través de un buen clima laboral, motivación, desarrollo personal y el reconocimiento del trabajo hacia cada colaborador por parte de la empresa y de sus compañeros.

Un artículo de la Universidad de Harvard entrega 3 claves para conseguir la felicidad en el mundo laboral:

  1. Sentirse parte del grupo y sentirse apreciado.
  2. Conocer la visión de futuro de la compañía.
  3. Construir un buen equipo en el que poder manifestar opiniones y sentimientos sin sentirse juzgado.

“Las personas pueden ser muy inteligentes y tener habilidades que son directamente aplicables a algo, pero si no creen realmente en lo que hacen, no van a trabajar con las suficientes ganas”. – Mark Zuckerberg

Beneficios de la felicidad en el trabajo para la empresa

Implementar la felicidad como condición laboral no se trata solamente de ver caras sonrientes los lunes en la mañana. Los beneficios para la empresa son directos, y te los enumeramos aquí:

  • Mejora la salud de las personas
  • Reduce el absentismo laboral y las largas bajas por enfermedad
  • Mejora el Employer Branding
  • Aumenta la motivación y la productividad en casi un 12%.
  • Retiene el talento y atrae a los candidatos que encajan con los valores de la organización
  • Facilita la integración de los equipos y la lucha colectiva por la consecución de objetivos
  • Aumenta los índices de productividad

Y como la felicidad es contagiosa, tener personas contentas supone conseguir clientes contentos. Ten en cuenta que el colaborador es el embajador de la marca con respecto a los clientes. Si esa persona está feliz y motivada con su puesto de trabajo, tendrá muchas más herramientas y capacidades emocionales para atender al cliente y ofrecerle un mejor servicio.

Uno puede entender esto último a través de la propia experiencia: no es lo mismo cuando a uno lo atienden con una sonrisa y ganas de ayudarte, que cuando te empiezan a apurar o a tratarte como si se quisieran deshacer de ti; seguro que tu predisposición hacia esa empresa será muy distinta según el caso.

Estrategias para implementar la felicidad como un factor clave

Hay una base de la que debemos partir: la felicidad es una decisión personal, es decir, cada uno toma la determinación si al llegar al trabajo quiere o no pasarlo bien. Es verdad que a veces surgen imprevistos que dificultan esa decisión, pero aun así es una decisión que toma uno mismo.

Sin embargo, como gestionadores de talento podemos recurrir a varias estrategias para crear un ambiente cálido y distendido en la empresa y favorecer así esa ansiada felicidad laboral. Por ejemplo:

  1. Proporcionar fruta para mejorar la salud de las personas que forman parte de la organización. Encontrarás todos los beneficios de este programa en este artículo: Beneficios de la fruta en el trabajo: aumento de la productividad y retención del talento.
  2. Fomentar la formación, aunque no sea en un ámbito relacionado con el trabajo diario. Aprender y dedicar tiempo a algo que realmente le guste a la persona, puede fomentar el desarrollo de otras aptitudes que terminen favoreciendo su desempeño.
  3. Crear algún equipo deportivo para afianzar los lazos de confianza entre los miembros y competir con otras empresas o entidades. Las estadísticas dicen que cuando se tienen amigos en el trabajo, la productividad aumenta.
  4. Compartir la información para que todos se sientan parte de la consecución de los objetivos globales de la empresa. Los nuevos perfiles transformadores incrementan esa necesidad de conocer el esquema general de la empresa para aportar ideas útiles en todos los ámbitos.
  5. Fomentar la participación y escuchar las peticiones. Crear encuestas, buzones de sugerencias o bien plantear un problema real y crear grupos para encontrar la posible solución. Los equipos multiárea pueden ser una buena opción: en el día a día se irán relacionando, creándose sinergías positivas para los resultados empresariales.
  6. Horarios flexibles y conciliación entre vida laboral y familiar. Este es un punto clave para cualquiera que forma parte de la organización. El trabajo forma parte de la vida pero no debe ser el único motor. Facilitar la conciliación para poder hacer más cosas durante la semana supone un punto de inflexión decisivo a la hora de atraer y retener talento.

Perfiles que entorpecen el buen funcionamiento del equipo

Ya tenemos pues, en el área de Recursos Humanos, a nuestros gestionadores de talento implementando programas para lograr un clima feliz en la empresa. Pero ¿qué pasa cuando hay ciertos perfiles que entorpecen la labor?

Un mal jefe hace que las personas abandonen la organización. De hecho, es una de las razones principales que los colaboradores alegan cuando se van.

Un buen líder es el que permite que su equipo desarrolle su trabajo dejándole libertad y a la vez asesorándolo para conseguir los objetivos planteados. El exceso de control o la falta de este hacen que trabajar con ellos se convierta en una rutina sin rumbo, de la que cualquiera desea escapar.

Por otro lado, también encontramos a los “aserruchadores de piso”: los compañeros que quieren trepar sin importar a qué costo, y que le harán la zancadilla a cualquiera con tal de conseguir lo que se proponen.

Este también es un perfil altamente perjudicial porque hace que se rompa la confianza entre el equipo y que todos los participantes terminen jugando “por la suya”, individualmente. ¿Hará falta poner aquí ejemplos del fútbol?

En el fondo, siempre tengamos en mente que nuestro objetivo como profesionales de Recursos Humanos, es decir como gestores de talento, es conseguir un equipo cohesionado, altamente productivo y orgulloso de sus resultados. La felicidad en el trabajo es uno de los mejores medios.

 

One Comment on “Técnicas de “Fidelicidación”: la felicidad en el trabajo, el mayor beneficio para la empresa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *