Teletrabajo, una opción laboral inclusiva

teletrabajo_opcion_incluyente

La ley de Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad puede ser una oportunidad para convertir a tu empresa en un lugar plural e integrador. El teletrabajo puede ser la solución para incluir estos perfiles a tu equipo.

El teletrabajo es una modalidad laboral que representa grandes beneficios para las empresas: ahorro en gastos asociados al mantenimiento de la planta física de la organización y equipos de oficina, reducción de la huella de carbono, aumento de la productividad, implementación de nuevos desarrollos tecnológicos y, especialmente, el mejoramiento de la calidad de vida de los colaboradores, el mayor beneficio de todos.

En ese sentido, el teletrabajo se constituye en una oportunidad de generación de ingresos para las personas en condición de discapacidad, además de ser una alternativa de inmersión laboral. En Chile, la Ley 21.015 incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral; el reglamento de dicha ley obliga a las empresas con más de 100 trabajadores a constituir el 1% de su planta con personal en condición de discapacidad.

Un hecho interesante del Reglamento de la Ley 21.015 consiste en que las empresas que por alguna razón no pueden contratar directamente personal en tal situación, están facultadas para adquirir servicios de otras empresas que sí cuentan con espacios de inclusión.

Con ello, se abre a las empresas una invitación a convertirse en organizaciones más inclusivas.

Beneficios mutuos del teletrabajo como opción incluyente

Los beneficios de contar con personal en situación de discapacidad se pueden entender, según el portal Empresa Inclusiva, en 4 frentes:

  • Para la persona con discapacidad y su familia: Puede mejorar su calidad de vida al igual que sus ingresos, lo que incidirá directamente en su estado de ánimo, generando un sentido de independencia, autonomía y libertad.
  • Para la empresa: La productividad de la compañía tendrá un incremento, considerando que el rendimiento de las personas será alto y la rotación será baja, al igual que el ausentismo.
  • Para motivar a los colaboradores: De manera en la que se mejora el clima organizacional además de generar mayor valor a la diversidad y la tolerancia.
  • Para aumentar nuestra reputación: Al tener políticas incluyentes y generar empleo para las personas en condición de discapacidad, aumentará nuestra reputación como marca empleadora (Employer Branding)

Además de los beneficios mencionados, no podemos olvidar que el teletrabajo significa un ahorro para la empresa, pero también para el colaborador, tanto en dinero como en tiempo, en la medida en que este evitará incurrir en gastos de transporte y desplazamientos que, como sabemos, en grandes ciudades pueden ser engorrosos.

En resumen, el teletrabajo es bienestar.

Buenos ejemplos desde Colombia

A diferencia de nuestro país, en Colombia existen incentivos legales y gubernamentales orientados específicamente al concepto de teletrabajo. En dicho país esta modalidad laboral concentra a 122.278 teletrabajadores, casi 27 mil personas más que en 2016.

En ese sentido, han surgido diversas iniciativas impulsadas por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTic) y el Ministerio del Trabajo que desde 2012 han promovido la implementación del teletrabajo. Una de las iniciativas más destacadas es el Pacto por el Teletrabajo que reúne alrededor de 500 compañías firmantes y que se constituye como una alianza pública – privada en pro de generar un marco de cooperación para impulsar y masificar el teletrabajo en el país.

Al alero de esta iniciativa, son numerosas las organizaciones que han implementado el teletrabajo. Entre ellas se encuentran Alcaldía de Bogotá, Acueducto de Bogotá, Fondo Nacional del Ahorro, Avianca, Bayer, Google, Compensar y, por supuesto, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, entre muchas otras.

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (MinTic) ha hecho seguimiento y recopilación de las experiencias de diversas grandes empresas con respecto al teletrabajo. A continuación conoceremos los casos de Famisanar y Cámara de Comercio de Bogotá:

FAMISANAR

Diego Andrés Corredor, Jefe de Desarrollo Humano de EPS Famisanar, afirma que desde 2011 aplicaron este modelo, siendo una de las empresas pioneras en ese sentido. Ya en el año 2012 y apoyados por MinTic culminaron el proceso de implementación y a la fecha cuentan ya con 255 teletrabajadores en su plantilla.

“El principal beneficio de implementar teletrabajo para Famisanar es la fidelización de sus colaboradores y el aumento de la productividad en un 35% aproximadamente”, indicó Corredor.

Para Diego Andrés Corredor, afrontar el cambio cultural para Famisanar frente a la modalidad de teletrabajo fue uno de los retos más importantes y más gratificantes que han tenido. “Redefinir el concepto de liderazgo y de control de esta modalidad presencial, a tener a los colaboradores todo el tiempo en la oficina, a partir de un ejercicio de confianza donde sabemos qué es lo que están haciendo y lo pueden desarrollar desde su casa, fue uno de los beneficios más importantes que hemos obtenido con este proceso”, concluye Corredor.

CÁMARA DE COMERCIO DE BOGOTÁ

Por otra parte, la Cámara de Comercio de Bogotá ha implementado el teletrabajo como iniciativa dentro de su programa “Balance Vida Trabajo, Vive Bien Vive Feliz”. Esto, como se explica en el documento Teletrabajo en CCB, en función de lograr los objetivos laborales y mejorar la calidad de vida de los colaboradores realizando el trabajo desde casa en la modalidad de teletrabajo suplementario (2 – 3 días semanales).

El desarrollo de este programa tuvo varias etapas para llevar a cabo una implementación efectiva del teletrabajo en la entidad. En primer lugar, se establecieron las etapas de compromiso institucional y planeación. Allí se configuró el equipo de trabajo, cuyos miembros estuvieron encargados de desarrollar el autodiagnóstico para lograr una sensibilización efectiva del proyecto y, a su vez, obtener la aprobación del comité de presidencia.

En estos procesos, que iniciaron en octubre de 2013 y terminaron en abril de 2014, se formalizó el acompañamiento con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y desde allí, en cuanto a la planeación, se definieron los formatos de verificación de condiciones del trabajo, del perfil del candidato y la programación de visitas. Luego, al final de esta etapa, fueron seleccionados los participantes.

En una segunda instancia, se desarrolló la etapa de pilotaje que consistió en hacer la sensibilización a toda la entidad, la capacitación de los participantes, la preparación jurídica y tecnológica, así como la entrevista a jefes y la ejecución y evaluación piloto. Este proceso tuvo una duración de un año, desde 2014 a 2015.

Al finalizar la etapa de pilotaje, se llegó a la etapa de apropiación, del año 2015 al 2016, en la que se promocionó la iniciativa y se hizo un profundo seguimiento en el que se evidenciaron excelentes resultados y en el que cada vez más áreas fueron impactadas positivamente por la iniciativa.

Y es así como desde 2016 hasta la actualidad la iniciativa llegó a su total consolidación. En esta etapa se han visto los siguientes resultados:

  • Incremento del número de teletrabajadores
  • Impacto en el 94% de las áreas de la organización
  • Mejores índices de felicidad y productividad
  • Disminución del ausentismo laboral
  • La Cámara de Comercio de Bogotá se convirtió en un referente en la práctica del teletrabajo en el país.

Actualmente, la CCB cuenta con un total de 157 teletrabajadores: este es un crecimiento significativo si se tiene en cuenta que se inició en el 2015 con 47 personas.

Son varios los retos que ha tenido que afrontar la Cámara de Comercio de Bogotá en la implementación del teletrabajo y son varios los retos venideros. Entre ellos, la CCB busca ser referente en prácticas de teletrabajo, consolidar aún más la confianza entre el jefe y el teletrabajador, hacer que se utilicen más las herramientas de teleconferencia, incrementar el impacto y productividad y lograr la participación del 100 % de las áreas de la organización.

Vale la pena comenzar ya

Sumando todos estos esfuerzos, el teletrabajo se convierte en un agente transformador de las organizaciones, optimizando sus procesos y mejorando su reputación como empleadores, siendo a la vez un relevante factor de inclusión social. Todos ganamos cuando se camina hacia una verdadera política de inclusión laboral.

En CompuTrabajo puedes publicar todas tus vacantes de teletrabajo: adelántate a los cambios y comienza a adoptar esta verdadera herramienta de mejora de la productividad a través de la tecnología y de la inclusión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *