¿Tienes en cuenta a los candidatos búmerang? Los empleados que vuelven

candidatos_bumeran

Cuando realizamos un proceso de selección, es típico que nos damos cuenta de un fenómeno: hay caras conocidas, currículos que a la vez nos interesan y nos dan sensación de déjà vu. ¿Dónde hemos visto a esta persona? Pues en la misma empresa. Son colaboradores que formaban parte de la organización y ahora quieren volver a ella. Candidatos búmerang, los llamamos.

Hasta hace pocos años esta práctica estaba mal vista: habían abandonado la organización y por tanto no había opción de volver, como si hubieran sido expulsados del Jardín del Edén. Pero siendo serios, ¿por qué habrían de constituir un problema? El enfoque más racional y actual nos dice que volvemos a tener en nuestras manos a profesionales valorados, cotizados y que sabemos cómo trabajan.

El fenómeno de los candidatos búmerang ha crecido en los últimos 2 años. Lo constata Brendan Browne, vicepresidente de adquisición de talentos de LinkedIn.

¿Es seguro volver a contratarlos?

Muchas empresas consideran que cuando alguien abandona sus filas está cometiendo una especie de traición y tienen miedo de volver a contar con esa persona por si vuelve a hacer lo mismo.

Como área de Recursos Humanos debemos tener en cuenta que muchos profesionales no tienen posibilidad de crecer dentro de la organización. La empresa les queda chica, no los ayuda a alcanzar su máximo potencial y necesitan  salir al exterior si quieren seguir creciendo.

Resulta, pues, que en otras empresas sí pueden crecer profesionalmente, aprender y capacitarse. Pero ocurre que una vez que se convierten en profesionales de más valía, la empresa originaria podría darles la opción de un puesto mucho mejor.

Esta escapada no dice mucho a favor de las empresas que no dan la oportunidad de crecimiento laboral, pero no es la primera vez que se oye la frase “nadie es profeta en su propia tierra”.

Es decir, a veces hace falta ver otras formas de trabajar, crecer en otros ámbitos y sectores y así convertirse en el candidato ideal para la “empresa madre”.

Son cambios en la mentalidad tanto del colaborador como de la empresa. Esto se debe a que los saltos de un trabajo a otro ya no son vistos con tanta reticencia.

Comunicación con tu base de datos

Llevamos tiempo comentando que una buena organización es la que destina recursos y tiempo a crear una buena Talent Pool. Este “pozo de talento” también debe contar con ex colaboradores.

Algunas empresas, las que siempre se adelantan, crean grupos en redes sociales y profesionales para mantener el contacto con antiguos empleados e interactuar con ellos de forma asidua.

Esta comunicación es un incentivo a impulsar la reincorporación de los candidatos búmerang. Además, este es un método para dar a conocer la cultura de la organización y las novedades de la empresa, ayudando así a que si se incorporan de nuevo no necesiten tanta capacitación ni orientación.

Es una forma de minimizar el coste del Onboarding. Primero porque ya conocen como se trabaja en esa empresa, y segundo porque han ido manteniendo el contacto y saben el tejemaneje de las oficinas.

El perfil de los búmerang, ya lo sabemos, ha pasado de rechazado a tolerado, y aun cada vez más apreciados. Volver se considera un nuevo valor profesional.

La tendencia, por parte de las empresas, es asesorar, mantener la comunicación e interactuar con los candidatos y posibles empleados, aunque sean rechazados en los procesos de selección. Esto incluye, por supuesto, a los “perfiles pródigos”

De esta nueva relación, las empresas pueden obtener información valiosa para mejorar sus estrategias y crear una amplia red de contactos que siempre puede ser de gran utilidad en el futuro.

Experiencia de los colaboradores

Este aumento significativo de la tendencia aún no tiene una explicación clara. Hay muchas hipótesis al respecto: puede que el regreso de esos profesionales se deba a que buscan mejores salarios o beneficios o a una economía cada vez más ajustada, que en el fondo permite menos aventuras.

El mercado es muy competitivo y a veces, si a una persona gusta un sector con pocos jugadores, necesita volver al origen para mantenerse vigente.

Pero otro de los motivos por los que los colaboradores pueden volver es que durante su tiempo en la empresa vivieron una excelente experiencia laboral.

Estos colaboradores han pasado por todas las fases, desde la bienvenida, la capacitación y crecimiento hasta la entrevista de despedida. Puede que su experiencia en otras organizaciones los haya hecho darse cuenta del buen trato que recibieron en la empresa.

Sin embargo, lo que principalmente motiva retorno es saber que tanto las gerencias como Recursos Humanos les están tendiendo una mano y que no ven con malos ojos que vuelva a postular a una vacante en la empresa.

Sal, conoce el mundo, experimenta, compara y luego vuelve“. Esta es la mentalidad de las empresas que vuelven a aceptar a estos colaboradores. Estas organizaciones dan la sensación de que saben que están haciendo bien las cosas.

Beneficios del profesional búmerang

Las dificultades crecientes para atraer y retener el talento, o bien para cubrir puestos muy especializados, han hecho que estos profesionales se hayan visto reclamados y arropados por las empresas.

Si el profesional no se fue a la competencia directa, falta de lealtad grave para la mayoría, muchos directivos ven con buenos ojos esa reincorporación.

¿Por qué?

  • Tienen conocimiento de la empresa y sus formas de trabajar
  • Tienen contactos tanto dentro como fuera de la organización
  • Ahorro de costos de la bienvenida y formación inicial
  • Rápida adaptación a la cultura de la empresa
  • Traen consigo conocimiento de otras empresas y su forma de actuar
  • Tienen conocimientos actualizados y más habilidades profesionales
  • Dan buena imagen a la empresa que los recibe de nuevo

En definitiva, en sectores donde hay una cruenta guerra por el talento, desarrollar una fuerte marca empleadora dando nuevas oportunidades, puede ser una manera positiva de retener el talento, aunque este haya estado fuera unos años.

Hay que tener en mente que el mundo laboral ha cambiado y ya no volverá a ser como antes. Casi nadie pasará toda su vida laboral en la misma empresa y la secuencia no será estudiar- trabajar-retirarse. Como la formación será continua, así como los cambios sociales y tecnológicos, se irán combinando las etapas durante todo el trayecto profesional.

Eso sin contar que también hay nuevas fórmulas de trabajo y que todas ellas deben ser contempladas por el área de RR.HH. para mantener a la empresa a flote.

No todo es de color de rosa

Aunque esta práctica sea cada vez más habitual, hay que tener en cuenta que no es positivo implementar la creencia que para crecer es necesario salir de la empresa.

Es importante que esas experiencias pasadas sirvan para desarrollar planes efectivos de desarrollo de carrera dentro de la propia organización.

Aunque no se considere una falta de lealtad grave, abandonar la empresa supone un costo para la propia organización, sumado al riesgo que supone que los colaboradores se lleven conocimiento interno.

Esto no quiere decir que no puedan crecer, conocer otras empresas y volver, pero no es lo más ideal en cargos estratégicos o directivos. Sin embargo, es cierto que cuando los profesional se ven estancados en un puesto lo más seguro es que vuelen a otros aires.

En estos casos lo importante es prevenir, ir midiendo la motivación y las aspiraciones de la plantilla y así evitar una alta rotación voluntaria.

Asumir con naturalidad la vuelta de estos profesionales es una muestra de inteligencia organizativa, pero tampoco hay que convertirlo en una práctica habitual. Cada caso deberá ser estudiado con detenimiento, pensando siempre si esa persona sigue siendo el perfil profesional idóneo para el cargo y la organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *